Sábado, 16 de Diciembre de 2017
06:07 CET.
Opinión

Diálogo, reconciliación y democratización

En el año 2012 la revista Espacio Laical otorgó el primer premio de ensayo a un trabajo titulado "Diálogo, reconciliación y democratización: caminos paralelos". En todo lo que he escrito después está la impronta de los conceptos allí vertidos.

Mientras más se aprende sobre los problemas generales y particulares que dominan los conflictos en las naciones, las regiones y el mundo en general, más se aprecia que la única salida sensata a todos ellos está en el diálogo, la reconciliación y la democratización.

Pero no escarmentamos. La soberbia o el desdén por los demás, que es lo mismo, se imponen muchas veces por el predominio del absurdo de creer que el individuo puede salvarse y progresar sin ayuda de otros, sin tener en cuenta a los demás, olvidando que el ser humano es por encima de todo un ser social, relacionado interdependientemente con los demás y la naturaleza toda.

Pasado el huracán político que fue la reciente visita del presidente de EEUU, Barack Obama, los cubanos todos, los que detentan el poder, los que lo desean para sí, los que lo quieren compartido o para que lo ejerza el pueblo democráticamente y los que le importa un comino, pero están sometidos al poder actual y al que venga, los de fuera y los de dentro, deberíamos recapitular y pensar un poco más, sin soberbia, en el futuro de todos nosotros como conglomerado social, en nuestra nación con sus seres humanos, su idiosincrasia, su cultura, su lengua, su tierra y tradiciones.

Se mantenga o no el bloqueo-embargo, los cubanos deberíamos ya comprender que nuestro futuro depende esencialmente de la forma en que seamos capaces de solucionar nuestros problemas y contradicciones internas. La vida nos enseña que las mejores soluciones para todo y para todos provienen del diálogo, del encuentro, de la reconciliación, la cooperación y de tener en cuenta los intereses de todos los involucrados en un conflicto.

Lo otro es seguir buscando la solución en la derrota, el aplastamiento del adversario que, de "enemigo", por medio del diálogo puede convertirse si no en aliado, al menos en un agente neutral o en activo partícipe en la búsqueda de soluciones a todos convenientes, sin que nadie tenga que perder su identidad. Es cuestión de aprender a respetar la diferencia y a aceptar que la democracia no está en aplastar las minorías sino en respetar sus derechos.

Quizás sea esa la experiencia fundamental que podríamos sacar hasta ahora del acercamiento entre Cuba y EEUU promovido por Obama y Raúl Castro.

Y aceptando que así sea, es hora de que todos los cubanos acabemos de comprender que los problemas y conflictos entre nosotros mismos, podrían comenzar a arreglarse por esa vía.

La simple iniciación formal y públicamente reconocida de un diálogo entre el gobierno-partido y la oposición y el pensamiento diferente, sería de hecho el comienzo de un proceso de reconciliación y democratización que como el aire o el agua, necesita la sociedad cubana para poder avanzar y encontrar soluciones a todos nuestros problemas en un espíritu de cooperación y solidaridad nacional. Sería también un golpe mortal a lo que queda de embargo-bloqueo.

Son muchas las capacidades y recursos dentro de la sociedad cubana y en su diáspora, que puestos de acuerdo para fines comunes, en medio de una establecida paz con el vecino del Norte, pudieran provocar un vuelco positivo y enorme en el desarrollo del país en unos pocos años.

No son los mega-consorcios los que mueven la economía moderna, sino las pequeñas y medianas empresas con tecnologías de punta. En los propios EEUU, más del 70 % del empleo es proporcionado por pequeñas y medianas empresas de capital privado o asociado.

El temor al diálogo solo es muestra de inseguridad. Mientras no seamos capaces de iniciarlo junto a un proceso de reconciliación, necesariamente vinculado a la democratización de la sociedad, los problemas actuales continuarán y hasta se agudizarán, quien sabe hasta dónde, y Cuba podría terminar en otro ciclo de violencia y desastres. Pero nadie quiere eso para sus hijos y nietos.

Solo necesitamos voluntad para el diálogo y la reconciliación. ¿Dónde encontrarla? En nosotros mismos. Quienes la tengamos, vamos a andar.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Un articulo cuidadosamente burocratico, un discurso expresivamente retorico. Una manera muy y bien calculada de abusar de la primera persona del plural, el mas grandes de los sacos: la saca, en lugar de poner enfasis en la precision para sacar de NOSOTROS a ELLOS, aislarlos y cantarles las Cuarenta, y, con entonacion clara y fina decir "quienes tienen trancao el domino politico en Cuba son ELLOS, los Castro". ?Porque pagar justos por pecadores solo a causa del miedo de los que aplican la justicia?

Imagen de Anónimo

Es el regimen el que no quiere dialogar. . Ni con la oposicion interna ni con la externa. Nada se pierde seguir convocando a un dialogo que el regimen no acepta. No se puede uno sentar a esperar  a que el regimen llame a un dialogo  voluntarimente para  democratizar. Ni si quiere lo grace centroid del PCC.Es imprescindible ejercer presion popular. De pueblo.  Es la unica manera y forma que se acepte la  soberania popular.Es necesario un Frente Amplio de Consenso por  la Pluralidad Democratica y el Progreso Economico. Donde participe tanto  la oposicion interna como la que reside en el exterior. Con pluralidad democratica es como se reconcilia la nacion cubana  en favor de la aceptacion de la diversidad y la tolerancia hacia quienes no piensan igual. El que  no quiere dialogar  es el regimen al cerrarle el el pun~o no solo a la oposicion sino al presidente de EEUU. Venir a decir frente a Barak Obama,  que  en Cuba no existen presos políticos es un ejemplo claro de pun~o cerrao. Y dojoBien Obama en el Teatro Nacional que esto no se arela solamente levantando el,embargo. Cubasuela no tine embargo y mira  como actua su gobierno ( diriguido desdecLa Habana). El embargo no es razon para dividir  a la  oposicion cubana tan to all interior como al exterior.  Dejen eso ya.Perucho, quien  se opone  al dialogo abierto con el regimen en la oposicion ? 

Imagen de Anónimo

Pedro, te aconsejo que cuides tu salud, y en el 2030, o 2040, escribas un articulo como este, quizas para esa fecha, lo tomen en cuenta.

Imagen de Anónimo

Que  bonito habla  Pedrito .Alguien  aqui  lo  conoce. Pero  cuando nadie sonaba con apertura  ya  Pedrito conocia  muy bien Europa.  pertenecia a la  cupula del  poder . Por  eso ahora se dice  y  se contradice.  todavia  piensa que   Raul  Castro  es un reconciliador. No me digas ,con  los dictadores no se negocia Obama  trata  de hacer lo mejor  que puede pero Raul  es un perro que tiene sus  colmilos  manchados de sangre. es una generacion aferrada al poder. de la  que  Pedrito formo  parte y ahora que no tiene nada esta molesto con ellos.Pedrito no  escribas mas ,  ve a la  Iglesia  y pide perdon por los males que le han hecho  a este pueblo.  Tu eras parte de eso.  arrepientete y si  llegaste  a la cima  pisando  a los demas paga por  ello

Imagen de Anónimo

Los castristas prestan oidos sordos a los cubanos que hablen de dialogo, llega Obama, les tiende la mano para olvidar lo pasado, reconciliarse y empezar, y ellos dicen que no, negro no te hagas el sueco. No existe posibilidades de reconciliacion con los castristas a menos que te conviertas en uno de ellos. Si la violencia no funciono, el dialoguismo tampoco ha hecho nada. Cualquier via es permitida, pero ya que hay tantos que llaman al dialogo como unica solucion, y parece obvio porque el pueblo no tiene armas, les pregunto: si el dialogo no funciona entonces que hay que hacer? Bueno, esta dicho, esperar a que se mueran los viejos Castros y que el heredero Castro Espin vaya soltando la mano poco a poco.   

Imagen de Anónimo

Seria muy buena la reconciliacion, yo me podria reconciliar con Antonio Castro si me invitara de vez en cuando a paseos en yate por el Mediterraneo.Me reconciliaria con Vilma Rodriguez Castro (nieta de Raul) si le regalara una de sus carteras Louis Vuttoin a mi hermana, me reconciliaria con Alex Castro, el casi fotografo, si me llevara a uno de los banquetes todo incluido donde se llena la panzona colesterolica que tiene.El Mongo

Imagen de Anónimo

En una Cuba postcastrista.ANEXION A USA lo unico viable

Imagen de Anónimo

Pedro predica reconciliacion y diálogo como si Cuba fuera un país democrático y libre. Pedro aquello es una dictadura y en una dictadurs como su nombre lo dice no hay chance para dialogos

Imagen de Anónimo

Pedro no te compliques mucho la vida. Eso que tu llamas diálogo, reconciliación y democratización vendrá simplemente cuando se mueran los dos Castro dejando en orfandad a todos aquellos que aún les creen, si es que queda alguien. Ha sucedido en otros regímenes totalitarios y autoritarios y nada nos debe llevar a pensar que en Cuba no será así. Los mismos que ahora salen en los actos de repudio se cambiarán de chaqueta y serán más demócratas que nadie. Es la ley de la supervivencia. No tardará. Por eso, no te compliques. Es un consejo de amigo

Imagen de Anónimo

  Pedro.. nuestro problema consiste en  paralizar la financiacion externa parasita a los castro...eso tienen que ser tarea principal de los demcocratas que luchan contra el socialismo....el problema de Cuba no puede depender de los cubanos mientras sean los comunistas los  que reciben todo el apoyo internacional...Maria (CENTRO DERECHA CUBANA)