Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
NEGOCIOS

La elite empresarial cubanoamericana de Miami busca oportunidades de negocio en la Isla

Empresarios millonarios, hombres de negocio y de la política de Miami, cubanoamericanos todos, supuestamente de vacaciones de Semana Santa en la Isla, pasaron los siete días siguiéndole la pista al presidente Barack Obama y explorando oportunidades de inversión.

Según una publicación de El Nuevo Herald, el vestíbulo del Hotel Saratoga de La Habana parecía el de un country club habanero de antaño, donde se vieron el empresario tecnológico Manny Medina; Mike Fernández, el magnate de los servicios médicos y Jorge Pérez, el rey de los condominios.

También se vieron los abogados Pedro Freyre y Ralph Patino; Andrés Fanjul, el magnate azucarero; el empresario Carlos Saladrigas; el ex embajador estadounidense Paul Cejas; el exsecretario de Comercio durante la administración George W. Bush, Carlos Gutiérrez, o los empresarios Enrique Sosa y Ariel Pereda.

Joe Arriola, presidente del Fideicomiso de Salud de Miami-Dade, citado por el periódico miamense, también aquí, mencionó los lejanos regímenes comunistas de China y Vietnam. En Cuba, sostuvo, "las cosas van a cambiar mucho más rápido".

Algunos miembros de la elite empresarial cubanoamericana de Miami participaron en actividades oficiales de la Casa Blanca como parte de la estela dejada por Obama. Otros observaron desde la periferia, testigos de la historia, mientras trataban de descifrar cómo impulsar las nuevas políticas con el poder de sus billeteras, señala el diario.

"Yo estoy trabajando, no divirtiéndome", dijo Fernández, quien invitó a varios a viajar a La Habana en su avión privado, el día de la partida hacia la Florida. "Yo no bebo alcohol, y bailo muy mal, de manera que no vine a divertirme".

Invertir en la Isla: Lo que antes nunca habrían considerado

De acuerdo con El Nuevo Herald, hace unos cuantos años, muchos de estos empresarios —varios de ellos republicanos de toda la vida— se hubieran negado a poner el pie en La Habana, y mucho menos a invertir aquí. Pero ahora están entre los defensores más destacados del plan del actual presidente demócrata por impulsar la cooperación con el Gobierno cubano.

Varios de ellos se reunieron con Obama en la Casa Blanca la semana anterior al viaje del presidente y ofrecieron sus ideas de lo que pudiera decir en en la Isla. Y el mandatario aceptó muchas de esas ideas, manifestaron satisfechos los cubanoamericanos el martes, después de ver en persona la alocución del mandatario.

Y están bien acompañados. Entre los que viajaron a Cuba con Obama para un foro empresarial que Obama celebró el lunes en una antigua cervecería habanera, había varios presidentes de ejecutivos de compañías nacionales, como las cadenas hoteleras Marriott y Starwood, el sistema de pagos electrónicos PayPal, Xerox y Airbnb.

A los magnates se unió gente común y corriente de Miami, que también llegó en masa a La Habana en los últimos días, por el viaje de Obama, pero también para ver el juego de exhibición entre los Rays de Tampa Bay contra la selección nacional, o para asistir al concierto de los Rolling Stones, o sencillamente pasar el Viernes Santo en La Habana con amigos y familiares.

"Él decidió ir la misma semana que yo", dijo Carlos Delgado, de 51 años, quien se marchó de la Isla en 1985. Delgado planeó su viaje hace varios meses y estaba encantado de que coincidiera con el del Presidente —y los Rolling Stones: "¡Es una semana muy importante!"

El día más importante en el calendario político cubano de los últimos tiempos no hubiera sido igual sin la presencia de exiliados. Ver a parte de la vieja guardia cubanoamericana aquí —la misma que la televisión estatal cubana critica con tanta frecuencia— fue un choque.

"Tomar estas posiciones hace 10 o 15 años en Miami no era algo bien visto", dijo Patrick Hidalgo, de 37 años, quien trabajaba para el Gobierno de Obama. "Algunas personas me han increpado en discusiones que ahora parecerían muy benignas".

Hidalgo confesó que al principio tuvo "sentimientos encontrados" sobre el viaje de Obama a Cuba. Pero aceptó la invitación al discurso en La Habana, donde se quedó en casa de un primo. "Así es como mi familia y yo le tomamos el pulso a lo que piensa el pueblo cubano", y dijo que muchos conocidos del sur de la Florida esperaban viajar también a la Isla.

La mayoría de los empresarios de Miami tutean a los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Isla y de la embajada de Estados Unidos. Los invitan a reuniones privadas, señala el diario miamense.

Consideran que La Habana Vieja es una zona poco aprovechada —tanto para cubanos como extranjeros— para construir tiendas y apartamentos. E insisten en que los cambios políticos —la democracia— le seguirá, lo que molesta a los de línea dura en Miami, que primero quieren ver la liberación de los presos políticos y garantías para las libertades fundamentales.

Mientras tanto, los miembros del nuevo establishment cubanoamericano visitan galerías de arte o corren por el Malecón. Se congregan en el Saratoga, con sus servicios de lujo como masajes, piscina en la azotea y botellas de Freixenet y la ya tradicional presencia de agentes de la Seguridad del Estado. Y disfrutan de bufés que la mayoría de los cubanos no puede siquiera soñar.

"Y pensar que podemos comer de todo y ellos tienen la comida racionada. Sí, eso me molesta", dijo Ricky Arriola, comisionado de Miami Beach, quien hizo el viaje separado de su padre. "Pero a final de cuentas, al impulsar el cambio, estamos haciendo lo correcto".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 37 ]

Imagen de Anónimo

Que asco la historia.  Ya todo el mundo olvido los 46,000 desaparecidos y asesinados en los primeros 10 anos de la ROBOILUSION.  Eso nunca se investigara.  Todo el mundo los olvido.  Que triste es la historia de los pueblos.

Imagen de Anónimo

Comentarista de las 957 am, ya que usted menciona al mundo goyim, que cree usted de Cuba y castro, algo que decir de eso  de acuerdo a la torah?

Imagen de Anónimo

Anonimo 10:42 Que hace un no cubano en un Foro de cubanos ? dando la nota . Imagino sea usted de algun pais cuya cultura autoctona consistia en arrancarle el corazon ( asi , a lo bestia y sin anestecia ) a los pobres disidentes . Es normal que una cultura violenta haya engendrado una sociedad violenta , donde se glorifica el alcohol y la muerte . Por cierto se dice LA champagne , si se atreve a decirlo en frances , pero en castellano se dice EL champan , asi ...sin complicarse la vida . Me desea felices Pascuas sin preguntarme siquiera si creo yo en los cuentos chinos del falso mesias . Debio intuirlo , pero como el alcohol atrofia neuronas su capacidad de observacion es nula . Yo celebro Purim . Los que pertenecemos al pueblo elegido no limpiamos retretes . Esta escrito en la Tora . Yo quisiera , solo por disfrutar la experiencia de hacer algo nuevo , pero limpiar retretes no es kosher , que le vamos a hacer . Solo los estupidos se atreven a disfrutar de la vida . Como viven en la mas perpetua de las ignorancias creen que son felices y satizfacen su miserable ego tomando , comiendo , fornicando y gritando como primates que son . Yo no bebo ni bueno ni malo , no bebo . A usted le da panico perder , y no quiere discutir conmigo porque carece de intelecto para estar a mi altura intelectual . No le reprocho que se largue como un cobarde , el mundo goyim esta lleno de cobardes . Siga bebiendo para olvidar las penas , yo beberia si fuera igual que usted .

Imagen de Anónimo

No seguiré discutiendo con usted que mezcla garbanzos con habas. No sabe usted de lo que está hablando. No presumo, solo critiqué a los millonarios por su gusto pedrestre. ¿Qué tiene que ver el buen champaña con la drogadicción? ¿Qué tiene que ver el celebrar con la tristeza? No soy cubano, señor mío. El que mi familia haya vivido allá un tiempo tampoco nos hace originarios del Caribe. Bebo, y bueno siempre, cuando hay una razón social. Tampoco vivo en Miami, hermosa ciudad echada a perder por las últimas piaras de Hombres Nuevos que han recalado allí. Qué le vaya bonito. Imagino cuando baño tendrá que limpiar para poder tomarse un vino malojero. No me alegra. Espero que un día usted se supere y pueda disfrutar de lo lindo, y en grande, como lo hacemos en familia. Qué tenga una buena Pascua. Y el señor lo bendiga y haga que usted deje de herir a los demás, costumbre adquirida en Cuba, cuando la envidia hacia los que tienen no le permite ser feliz y ascender en la escala social. Límpiese de la Cuba que dejó atrás. Trabaje. Cultívese.

Imagen de Anónimo

camarada anonimo 6:59 . No soy especialista pero no hay que serlo para saber que Veuve Clicquot Ponsardin, Taittinger, Moët & Chandon, Besserat de Bellefon cuestan menos de 70 $ la botella . No mencione ni Don Perignon ni el Imperial porque yo no hago el ridiculo diciendo mentiras . Si usted es alcoholico es problema suyo . Yo no iria alardeando por ahi de mis vicios y de mi falta de voluntad por controlarlos . A fin de cuentas solo los debiles tienen adicciones . Me parece un despilfarro tener que beber para olvidar las penas . Porque el que bebe siempre tiene algo que olvidar . yo no bebo alcohol , soy abstemio por eleccion . Tampoco fumo ni tomo drogas . Precisamente porque tengo clase vivo fuera de Cuba , en Europa , en la ciudad con mas millonarios y aristocratas del mundo . Y en caso de vivir en Miami lo haria en Brickell , el unico lugar libre de cubanos , familias con ninos y etnias alcolicas del Sur de La Florida  

Imagen de Anónimo

Quienes ven por el ojo del culo del dinero al final pierden el culonpor causa del dinero.

Imagen de Anónimo

10:20 am. Le doy la razón, no tengo clase ni soy un aristócrata. Por lo demás, dos de los “vinos baratos” mencionados por usted, el especialista, son el Cristal: $ 452.62 y el  Dom Pérignon, entre $350 y $200, según la cosecha. En dólares, no pesos cubanos. Quizás usted, como experto, sea como muchos cubanos recién llegados, habla paja. O simplemente, un multimillonario. Y esos casi $500 no sean nada para usted. Se entiende que los que nacieron después del 59, cuando leen que uno bebe champagne francés, crean que no es verdad. Se acostumbraron tanto al Granma, que olvidaron que antes de 1959 en Cuba había mucha gente rica, millonaria, aristocrática, que emigró.  Aunque yo hice lo mío y hoy soy una persona educada en buenas universidades, le debo a mi familia, hasta donde se me pierde la memoria, el haber trabajado duro para alcanzar un lugar en la sociedad. Es decir, lo que tengo. Los que llegan ahora a Hialeah, solariegos, chabacanos, diciendo malas palabras, que solo piensan en robar y vivir de la seguridad social, no entienden de esto. Ni entenderán. Por lo que imagina de mí veo que usted es no sólo brillante, sino genio.

Imagen de Anónimo

“La$ Cla$e$ Viva$”, republicanas y demócratas, se aprestan a enarbolar la consigna “It’s the Money, stupid”. Y nosotros todavía, creyéndonos los cuentos de libertad, democracia y sólidos principios…

Imagen de Anónimo

Que se queden con Cuba completa . No la quiero . La Isla esta destruida , y lo que queda en pie se esta cayendo  . Y lo que no esta cayendo jamas lo disfrutare porque no soy ni de la mafia de alla , ni de aca . Lo mas lindo que habia en Cuba ya se fue . esta en Nueva York , en Paris y por supuesto en Mayami . En Cuba solo quedan las tinosas y las aranas peluas , las cocotimbas y lo peor . Lo mas bonito que queda usa panoleta . Cuba no es Cuba . Se acabo la amistad , el companerismo , la solidaridad , la familia . Es la jungla y el salvese quien pueda . Si pueden matarte para sacarte un ojo y venderlo para comprar una visa para Mexico te quedas tuerto . No hay moral , ni socialista ni gusana , simplemente no hay moral . Un pais asi no merece la pena salvarlo . Que se pudra . Mi patria es Boca Raton

Imagen de Anónimo

Traidores todos, sin excepción y además arrastraos. Que les den por c..., que es lo que se emrecen. Y creo que no me voy a equivocar. Ver, para creer...