Jueves, 14 de Diciembre de 2017
15:56 CET.
Economía

Anda mal la planificación empresarial

Las economías basadas en la planificación centralizada adolecen de múltiples males debido a lo irracional de semejante práctica. En primer término porque una férrea planificación, por lo general, resulta incapaz de adecuarse a los frecuentes imponderables que depara la vida.

Otro gran problema se presenta cuando los ejecutores de una tarea no participan en la confección ni en la aprobación de los planes para llevar a cabo dicha tarea. En este caso es lógico que nunca se sientan dueños de lo que hacen. Eso sucede actualmente en las empresas y entidades cubanas, pues el protagonismo en la planificación no lo asumen esas unidades de base, sino las Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), especie de pequeños ministerios que agrupan a infinidad de empresas.

No obstante esas evidencias, las autoridades de la Isla se empecinan en enarbolar la planificación como el eje central de los cambios económicos que llevan a cabo. Entonces, como mal menor, esa planificación debería ser ágil, tanto en su confección y aprobación, como —y sobre todo— en la desagregación de esos planes a los eslabones inferiores que producirán o prestarán los servicios.

Sin embargo, ni en esto es eficiente el castrismo. En la edición del lunes 21 de marzo, el periódico oficialista Trabajadores da a conocer la lentitud del proceso asambleario en empresas y entidades de la provincia de Cienfuegos — tendencia que sería extensiva al resto del país— con vistas a presentarles a los colectivos laborales los planes correspondientes al actual año.

Según esa información, de un total de 2.782 asambleas previstas, solo se habían efectuado 718, lo que representa un escaso 25,8%. Y aunque son varias las razones que han motivado la posposición de muchas asambleas, sobresale el hecho de que buena parte de las empresas y entidades aún no han recibido de sus correspondientes OSDE las cifras del plan.

Cualquiera podría imaginar los perjuicios que afrontan aquellas entidades que, ya a punto de comenzar el cuarto mes del año, todavía no cuentan con las cifras del plan anual. En el caso de las empresas es difícil trabajar sin conocer la magnitud del encargo estatal que deberán cumplir. Eso provoca, además, que a los colectivos laborales les resulte arriesgado acometer producciones o servicios adicionales al referido encargo —lo que les daría mayores utilidades—, ante la incertidumbre de si les alcanzarán o no los recursos materiales.  

Por otra parte, el no saber cuáles serán los indicadores directivos que permitirán aplicar los estímulos salariales en el contexto de la Resolución 17 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, constituye un desestímulo para los trabajadores de esas entidades. Tal vez, en el afán de aplicar de todas maneras —y a toda carrera— dicha resolución, se cometan errores, y al final, como tantas veces se ha denunciado, el colectivo perciba menos ingresos que antes, o los jefes y administrativos ganen más que los obreros directos a la producción.

Y en el caso de las entidades presupuestadas, el no contar con la desagregación de su presupuesto podría ser también muy calamitoso. Imaginemos que al desconocer los recursos asignados para el pago anual de la energía eléctrica, se hayan excedido en ese gasto durante el primer trimestre. Entonces esa unidad presupuestada podría verse obligada a cerrar durante algún periodo del año, con el consiguiente daño para los receptores de esos servicios.

Son solo varios de los desajustes que, como el clásico efecto dominó, afectarían la economía de persistir las irregularidades en el mecanismo de la planificación. Una planificación que frena el desarrollo de las fuerzas productivas, y a la postre, aunque el discurso gubernamental afirme lo contrario, ralentiza el proceso de otorgar más autonomía a las empresas y entidades.

En vano el señor Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la oficialista Central de Trabajadores de Cuba (CTC),  recorre el país alentando a los trabajadores para que participen en las asambleas de desagregación de las cifras del plan. En la práctica su gestión se ve arruinada por el accionar de una burocracia que parece no ceder posiciones.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Ulises es tipo muy inteligente y con buen carisma... es uno de los que esperamos reaccione contra el socialismo...o... que los castro..le pasen la cuenta en cualquier momento.(INFILTRADO EN PUNTO CERO)