Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

Vista del interior del Palacio de la Revolución, La Habana, 21 de marzo, 2016

Podríamos estar en el salón de exhibiciones de la mueblería El Dorado, de la Calle Ocho, o en la gigantesca recámara de algún capo de Sinaloa. Tal vez en el estudio de la cadena Telemundo donde se grabó la telenovela Cañaveral de pasiones.

Hay algo mussolinesco, babilónico y tolteca en el gran salón del Palacio construido por Fulgencio Batista en vísperas del triunfo de la Revolución: Batista no llegó a inaugurarlo, y podría hablarse aquí de arquitectura de anticipación. El Palacio es el templo del sincretismo político.

La estética artesanal de mortero para machacar ajos presente en los podios, en los escudos cubanos tallados en jiquí, una madera extinta, sobretalada por tenientes coroneles que adoran los ambientes oficinescos empanelados. Con esto se pretende mantener viva la conexión histórica con el pasado taíno: José Cemí como decorador de interiores.

Porque el Palacio de la Revolución es la representación decorativa de la Cuba lezamiana, un bosque primordial y un Paradiso con arecas de vivero. Debían soltar tocororos y tomeguines entre los helechos, y convertirlo en un aviario.

El maderamen es asfixiante y antiestético, hunde en la oscuridad el modernismo batistiano. Onerosos paneles y divisiones de jiquí, biombos de quiebra hacha, despachos con celosías de majagua. Las butacas son de cedro patriótico, forradas con seda martiana, y el búcaro de girasoles, el modelo que la Casa Capó dejó en vidriera antes de partir al Exilio.

Estamos también dentro de una celda de interrogatorios. La luz fría hace las veces de reflector que da en la cara, aquí se viene a pedir indulgencia y hacer la confesión. El Palacio es un inmenso confesionario, una celda jesuita. Si se cerrara Guantánamo, los terroristas musulmanes deberían ser trasladados a esta mazmorra cruelmente iluminada.

La luz fría se refleja en los tenebrosos pisos de mármol y confunde los pasos. Estamos en el Salón de los Pasos Perdidos, de donde no hay escapatoria posible, ni hacia arriba ni hacia abajo. El interior del Palacio pretende producir náuseas. Un escalofrío baja por la nuca del visitante desprevenido. El salón parece estar hecho para que por él se pasee un solo Castro, y no para recibir comitivas. Es el Castillo Interior y el Castroleum.

La cuestión racial es inevitable cuando se trata de un gobierno de gallegos en pleno siglo XXI. Volvemos a encontrarla en la delegación de recibimiento, que encabezaba un negro anónimo, y otra vez en el regimiento de cadetes mulatos que recibió a Obama en el salón monumental. Cuando la ceremonia concluye y comienzan los apretones de mano, la jerarquía cubana está integrada casi exclusivamente por blancos españoles: los Castro Espín, los Malmierca Díaz, los Rodríguez Parrilla, los Vidal Ferreiro y los Machín Hoed de Beche. Los únicos negros auténticos vienen en la comisión norteamericana: Susan Rice, Michelle, Malia y Sasha Obama.

Raúl es el negociante gallego con modales de carretonero: es todavía el hijo de Ángel Castro, el gallego que saldaba las cuentas de la bodega del latifundio con un tiro en la nuca de los braceros haitianos. Los negros americanos son graduados de Princeton, Harvard y Occidental College.


Este artículo apareció en el blog NDDV. Se reproduce con autorización del autor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Juan

Muy bueno

Imagen de Anónimo

Batista fue el Juan Bautista del Castro Cristo.

Imagen de Anónimo

Me jode reconocerlo , pero no puedo evitarlo y eso que me jode ...felicitar al camarada autor de este articulo que esta muy bueno . Es una rareza , porque abunda poco el talento entra la pluma del exilio , pero me quito el sombrero . Disfrute leyendolo , no tanto como la madre de Gorki o el lobo estepario de Hesse pero se agracede . Yo nunca he estado en el Palacio de la Revolucion , pero si estuve en el lobby del Hsopital Almeijeriras , que dicen que fue contruido para humillar a los yankis . Tambien estuve en el Palacio de pioneros del parque Lenin , aunque de eso no me acuerdo muy bien , eran los 70's . Sin duda alguna Cuba tiene un patrimonio urbanistico impresionante . El Capitolio es uno de los 6 palacios mas importantes del mundo . Y eso que no han visto la casa de Kcho . En fin mis felicitaciones al camarada autor . 

Imagen de Anónimo

 la narración sobre el llamado palacio presencial está muy buena no hay duda, Sin embargo con el mayor respeto hacia el escritor quisiera hacer una aclaración  sobre el titulado palacio presidencial  asumiendo que así es como se llama actualmente . Por lo que conozco y mi  memoria alcanza  es que cuando el edificio se  construyó su destino era ser el palacio de justicia de la República .  De hecho fue utilizado como tal creo que a finales del año 58 y muy por seguro en el año 1959 Cierto que se construyó bajo el gobierno de Batista al igual que los fueron la mayoría de los edificios que hoy día se llama la plaza de la revolución.  O sea que Batista si lo huniera querido inaugural lo hubiera hecho como palacio de justicia y no como palacio de gobierno que ya teníamos uno Frente al litoral habanero.

Imagen de Anónimo

Bravo!. Excelente.Gracias,...,Rudy

Imagen de Anónimo

Te la comiste, Nestor. Un cubano de a pie al que le preguntaron en Cuba sobre el encuentro en la cumbre del lunes 21 dijo que el país debe de estar regido por un gobierno secreto, porque después de ver a Raúl "desenvolverse" junto a Obama, el gallego ese no lleva materia suficiente para dirigir un país. 

Imagen de Anónimo

Excelente...LaM

Imagen de Anónimo

Muchas felicidades al autor porque ha dado en el clavo no solamente en lo de la lectura estética de ese espacio, sino también la cuestión racial del final del artículo. Excelente.

Imagen de Anónimo

Jajaja, qué bueno está esto....

Imagen de Anónimo

Verdaderamente extraordinario.