Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Leyes

De la Constitución y lo constituido

El pasado miércoles 24 de febrero, la constitución vigente en Cuba cumplió 40 años. A propósito de ese acontecimiento la Unión Nacional de Juristas de Cuba organizó el evento "40 años de la promulgación de la Constitución de 1976, realidades y perspectivas", que se desarrolló durante tres días en el Memorial José Martí, en la plaza que el dictador que la construyó nombró "Cívica" y el que le sucedió "de la Revolución".

Ese miércoles, en la mañana, el periodista del programa televisivo "Buenos Días", Raúl Isidrón, entrevistó a Martha Prieto Valdés, doctora en Derecho Constitucional y profesora de la Universidad de la Habana, y a José Alexis Ginarte Gato, presidente de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, para indagar sobre la realización del evento académico.

Era la segunda vez que aparecía la profesora Martha Prieto en pocos días en nuestros medios de difusión. El lunes 22 de febrero lo hizo en el semanario Trabajadores en una entrevista que le realizaron las periodistas Alina Martínez y Felipa Suárez y que se titula: "La 'horma' necesaria para nuestro socialismo".

Centradas en la constitución actual, las periodistas de Trabajadores indagaron sobre las transformaciones más necesarias de nuestra Ley de leyes, y aunque quisieron enmarcar la respuesta en los cambios que puede requerir su texto a partir de lo que el Estado cubano ha denominado "actualización del modelo económico", la profesora se distanció del estrecho interés de las entrevistadoras para señalar los déficits más notables del funcionamiento constitucional cubano y afirmó: "La Constitución de 1976 tiene muchas cosas que yo quisiera conservar, sus derechos sociales y el carácter popular del Estado… pero no dejo de reconocer que debe adecuarse a las nuevas condiciones, que pudiera hacernos falta otra".

Tal afirmación en el diario Trabajadores permite a la profesora Martha Prieto referir uno de los mayores déficits del texto constitucional, y es que no es referencia ni marco de las políticas adoptadas por el Ejecutivo cubano. Así, dice la profesora que: "No se me ocurriría oponerme, por ejemplo, a la existencia de cooperativas no agropecuarias en el país para potenciar el desarrollo, porque no estén contenidas en la Constitución, porque sé que son necesarias". Con el mismo criterio evalúa "los Lineamientos del Partido y la Revolución, que no son normas de Derecho… Se discutieron con todo el pueblo y están dentro de lo legítimo, porque es para salir de la crisis, para potenciar desarrollo, aunque alguna medida no se corresponda con el marco constitucional".

Sin embargo, la forma positiva de referirse al actuar inconstitucional del Legislativo y el Ejecutivo cubanos, disminuye la responsabilidad que les cabe por emitir y hacer funcionales disposiciones que contrarían los dictados de nuestra Ley de leyes. La profesora Martha Prieto sabe que sí es legítimo oponerse a la implementación de lo que la Constitución no solo no regula, sino que lo prohíbe expresamente. Lo fraudulento en derecho es apelar a la "utilidad" o la "discusión con el pueblo" para validar la inconstitucionalidad de las determinaciones del poder político. La profesora Martha Prieto lo sabe perfectamente, pero también sabe que no tiene otro modo de referir la ilegalidad del proceder estatal en un medio oficial.

El mismo criterio difuso de "utilidad" o "discusión con el pueblo" ha permitido aprobar leyes impopulares y discriminadoras, además de inconstitucionales, como es el Decreto Ley 217 de 1997 que ha impedido a los cubanos, por casi 20 años, pasearse libremente por su nación; y que confina en celdas y deporta, fundamentalmente de La Habana, pero también de Varadero, Trinidad, y otras zonas que por su movimiento turístico y comercial atrae personas de todo el país, a quienes no residen allí y carecen de un permiso oficial para hacerlo.

La evidencia de que la profesora Martha Prieto lo sabe, es que en sus declaraciones en el semanario Trabajadores argumenta la necesidad de que el texto constitucional sea respetable y funcional, y para ello afirma que deben establecerse "límites mínimos y máximos…, porque si las definiciones o reglas son muy rígidas, el margen de maniobra es menor, tanto para el pueblo en el ejercicio de sus derechos, como para el aparato de poder en su actuación cotidiana".

Es la sabia afirmación de una especialista a la que solo habría que acotar que la inconstitucionalidad nunca es un ejercicio democrático en el que ese "margen menor de maniobra" obliga a incurrir de manera idéntica. En la violación de la ley quienes incurren son los poderes que pueden actuar con impunidad, pues quienes carecen de ella quedan en un espacio de ilegalidad susceptible de penas de prisión o "sanciones aleccionadoras". En el caso de Cuba, en la enumeración de inconstitucionalidades de la profesora Martha Prieto queda claro el sujeto impune en la relación Poder político-Ciudadanos. Ni los Lineamientos del Partido, ni la imprecisa implementación de cooperativas no agropecuarias, ni tampoco el Decreto Ley 217 que discrimina a los cubanos en su propio suelo, son iniciativas ciudadanas, sino novedades del poder político que puede ponerlas en funcionamiento sin ningún recato con el texto constitucional.

No es la primera vez que la profesora Martha Prieto alude a la relevancia de la Constitución en el funcionamiento político de un Estado. En su artículo "Cuba, 1901-1976: Criterios doctrinales acerca de la interpretación del Derecho", aparecido en el libro Historia del Derecho en Cuba (Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2009), pondera el juicio de Fernando Álvarez Tabío, importante magistrado del Tribunal Supremo que, según la autora, expresó la opinión prevaleciente en 1959 y que entonces "concibió la Constitución como el ordenamiento dentro del cual se vierten los principios básicos de la organización política; por tanto, si un acto legislativo era contrario a la Constitución, debía el Tribunal Supremo declarar la existencia de la antinomia y decidir en consecuencia".

También fue el respeto de la Constitución lo que inspiró sus palabras finales en la entrevista de que hablaba al principio de este artículo. Allí dijo: "La Asociación Nacional de Juristas de Cuba está abocada a un conjunto de actividades y tareas para llevar a la población los derechos y los deberes, no solo de la población, sino de todos, pensando que todos tenemos que respetar la Constitución.

La insistencia de la profesora Martha Prieto en la necesidad de respetar la Constitución se debe a que tal respeto es la razón de existir de cualquier especialista en Derecho. Algo parecido a lo que para un economista puede ser la necesidad de respetar el valor del dinero o para un poeta el valor de las palabras. Sin ello, sus objetos de estudios son papeles sin sentido, y ellos mismos unos inútiles.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 31 ]

Imagen de Anónimo

Esta "profesora doctora" la conozco bien, no es mas que otra comunistona que ha ido escalando posiciones en su puesto de trabajo (la universidad) a cambio de sus perrunas opiniones. No tiene valor como analista por su falta de imparcialidad y por sus escasos conocimientos, formada en una carrera totalmente politizada, hecha en el formato y a la medida de las exigencias de la dictadura, prestandose a cualquier payasada que venga dictada de "arriba", que clase de "academica" farsante! no entiendo como DdC le dedica un articulo.

Imagen de Anónimo

La constitucion de 1976 es una mas de las dictaduras comunistas de corte stalinistas.Eso no sirve para nada en terminos de pais democratico.pero lo mas que me llama la atencion es lo fea que  esta la Dra Prieto esta mas fea que Aurelio Alonso que es mucho decir.alberto F Alvarez

Imagen de Anónimo

Marta Prieto como todos los Comunistas tiene que decir lo que dice el guion, de lo contrario la espera el gulag del ostracismo incluido que no la inviten a eventos con comida pagada, jabitas de boberias y hasta algun que otro viajecito al extranjero.El Mongo

Imagen de Cubanón Regusanón

Marta Prieto es una comunista de extrema izquierda, si cabe. Por eso nunca   pude pasarla ni en la universidad ni después cuando ocasionalmente nos encontramos en la vida profesional. Cuando yo estaba en Cuba nunca veía TV porque ante un programa como ese lo que dan ganas es de meterle una patada a la pantalla. Entonces, para no encabronarme, no veia nada. Esta señora vive de su militancia y de justificar jurídicamente al sistema, se da sus viajecitos a cursos y conferencias donde habla loas de la Robolución. Esas son las migajas que caen para ella desde la mesa del poder. Ahora se da golpes de pecho diciendo que hay que introducir ciertos cambios en el bodrio constitucional vigente. Lo que hay que hacer es dinamitar aquel sistema con los gCaastro, su constitución y todos sus cachanchanes dentro, por los cuatro costados y salir de aquella asquerosidad de una vez por todas.

Imagen de Anónimo

Los exiliados le exigimos s la dictadura que respete sus propias reglas y que nos acaben de quitar la ciudadanía castrista. NO QUEREMOS ser ciudadanos de la Cuba actual, NI QUEREMOS NI NECESITAMOS el pasaporte castrista, ténganse respeto a ustedes mismos y quítennos este lastre de una vez !!!!! 

Imagen de Anónimo

Mira Marta, con la constitución del 76 y con las dos bestias de Birán lo que tenemos que hacer en Cuba es limpiarnos el c... ya me entiendes ¿no? Parece mentira que alguien que se supone que tiene estudios universitarios y capacidad para discernir y reflexionar, diga las cosas que dice esta mujer. El cerebro domesticado por la jabita, se te cae a pedazos como a todos los comunistas que tienen que pensar que deben ir cambiando porque Cuba necesita otro pensamiento y otra orientación. Ustedes ya tuvieron su oportunidad y miren el fracaso. Apártense para que otros hagan su trabajo, como en otras dictaduras totalitarias ha ocurrido en el pasado. Una de las cosas que se deben apartar es esa constitución de m... que empieza hablando de obreros, estudiantes, campesinos, ete etec como si no hubieran otros colectivos y grupos sociales. Una constitución excluyente y exclusivista no es válida.

Imagen de Cubanón Regusanón

Darle cobertura a esta profesora que, entre paréntesis, fue profesora mía en la universidad, es gastar espacio por gusto en este diario. Qué puede decir ella que no sea defender el engendro comunista del 76, copiada de la soviética en muchos  aspectos? Una constitución que aún con su orientación a defender al estado totalitario ni siquiera es respetada pr ese propio estado representado por la cúpula en el poder. PPor solo citar un ejemplo: adopto la ciudadanía de otro país y cundo voy a Cuba tengo que enrar con un pasaporte cubano a pesar que la constitución dice claramente que si adopto otra ciudadaná pierdo automáticamente la cubana. Pero como es más importante tumbarle a los nacidos en Cuba los casi 400 dólares que cuesta el pasaporte cubano, pues se limpian con  esa disposición constitucional. Todo es un descaro y una basura que solo terminará cuando erminen los castro o se los haga terminar.

Imagen de Anónimo

La constitucion de Cuba debe ser modificada en su totalidad.  Los principales puntos son:  El respeto a la propiedad privada, respeto a la libre expresion repeto a la libre asociacion y sobre todo crear un sistema parlamentario que permita la destitucion inmediata del presidente del pais si este no cumple con las funciones por las cuales fue elegido.  Un sistme judicial independiente donde los jueces sean publicamente elegidos y no nombrados por el presidente.

Imagen de Anónimo

Esta Sra. parece que tambien quiere que le pongan el titulo: "ni matandolos pagan el daño que han hecho". Ramaco Jones

Imagen de Anónimo

Y los delegados a la Asamblea vota por humanidad , solo una ves voto Mariela Castro encontra todos levantan la manos , tienen el mismo criterio y la misma fiebre , miedo también q le de por el trasero y perder los beneficios de dirigentes acomodados Antonio Bermudez