Jueves, 14 de Diciembre de 2017
22:57 CET.
Economía

El Ministerio de Industrias negocia inversiones para fabricar envases y tapas

El Ministerio de Industrias espera concretar al menos cinco proyectos con participación extranjera en los sectores de envases, embalaje y el transporte antes de que finalice 2016, dijo la directora de Gestión Industrial de ese organismo, Adriana Barceló, citada por EFE.

Entre estos proyectos, incluidos en la cartera de negocios lanzada por el Gobierno para intentar atraer capital foráneo, se incluyen dos de fabricación de envases de vidrio y aluminio por un valor superior a los 80 millones de dólares, que estarán ubicados en la Zona Especial de Desarrollo del puerto del Mariel, precisó Barceló.

La funcionaria señaló que para el Estado cubano es prioridad establecer una industria nacional de envases debido al "ahorro que reportará al país por concepto de sustitución de importaciones" y añadió que esperan presentar una propuesta completa antes de que acabe el primer semestre del año.

Además, la directora de Gestión Industrial anunció que también se negocian acuerdos para la fabricación de "todo tipo de tapas" y la reparación y ensamblaje de camiones y equipos ferroviarios de carga, estos últimos en colaboración con empresas de Rusia.

Barceló también mencionó que actualmente trabajan en un plan de manejo y aprovechamiento de desechos sólidos urbanos en cuatro grandes ciudades del país, en el que ya manejan unos 40 socios potenciales debido a la gran envergadura de la propuesta.

Aunque no se adelantó la nacionalidad de los inversores en el resto de los proyectos, por encontrarse "actualmente en fase de negociación", Barceló aclaró que estos empresarios participarán en la segunda convención y exposición internacional Cubaindustria 2016, que tendrá lugar del 20 al 24 de junio próximo en La Habana.

"Queremos que este congreso sea un reflejo de todo lo que se ha logrado y de cómo queremos que sea la industria cubana del futuro", dijo.

El evento, al que se espera que asistan más de 1.900 participantes, de ellos 500 empresarios de unos 30 países, estará dedicado a Rusia.

Barceló dijo en que Cubaindustria será una "vitrina" donde los socios potenciales podrán comprobar las "oportunidades que ofrece Cuba para la inversión" y afirmó que ya se han cursado invitaciones a unos 100 empresarios de Estados Unidos para que asistan a la cita.

"Nosotros tenemos la disposición de hacer negocios, la limitación la tienen los empresarios norteamericanos", dijo la funcionaria en referencia a las restricciones del embargo.

Prácticamente todos los sectores de la industria cubana sufren un severo atraso tras décadas sin inversiones.

Según datos oficiales, el país necesita recibir más de 2.000 millones de dólares anuales en inversiones extranjeras directas, aunque expertos estiman que la necesidad real sobrepasa ampliamente esa cifra.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

por favor Anónimo - 24 Feb 2016 - 1:18 pm. mas respeto, de que carne de res esta hablando usted? por favor que para la carne de res no son necesarios envases, si no hay carne para que envases? 

Imagen de Anónimo

Envases y tapas, que bien, ya tenemos nivel tecnologico de finales del siglo XVIII. 

Imagen de Anónimo

Y la Jama, y el  vasito de leche donde están...........? serán cínicos  Descarados. 

Imagen de Anónimo

No si en todos estos anos de revolucion.no han podido ni hacer envases.

Imagen de Anónimo

Me imajino que hagan tanques de basura tambien que tanta falta hacen

Imagen de Anónimo

¿envases y tapas? Esto da una idea del grado de postración de la economía diseñada por los Castro para hacer sufrir a los cubanos. Algo tan elemental como envasar los productos, en Cuba se tiene que importar. ¿Para qué?, se preguntará la bestia de Birán, si los plátanos se pueden llevar en las manos y la carne de res envuelta en papel de traza. Pues eso mismo, ¿para qué?