Lunes, 11 de Diciembre de 2017
13:45 CET.
Periodismo

El periodista de DDC Joan Antoni Guerrero Vall publica 'Cuba-EEUU: La hora del deshielo'

La Editorial UOC acaba de publicar Cuba-EEUU: La hora del deshielo, del periodista Joan Antoni Guerrero Vall, miembro del equipo de DIARIO DE CUBA.

En el texto, Guerrero Vall analiza los acontecimientos previos y posteriores al 17 de diciembre de 2014, día en que el presidente estadounidense, Barack Obama, y Raúl Castro anunciaron negociaciones para restablecer relaciones diplomáticas.

El libro ya está disponible en la página de la Editorial UOC, de la Universidad Oberta de Catalunya, y llegará próximamente a las librerías.

Desde que se dio a conocer la noticia de un acuerdo para negociar el restablecimiento de relaciones "tuve la sensación que el mundo hablaba del final de una historia", dijo Guerrero Vall. "No solo un final, sino también de un 'happy end'. Creo que este final feliz es ilusorio y por eso me animé a dejar recogido en un libro los retos principales para el futuro de Cuba. Y hay un reto que los resume todos: libertad", añadió.

"Me refiero a todas las libertades de las que disfrutamos en la mayoría de los países de Europa, en Estados Unidos o en gran parte de países de América Latina", precisó. "Una libertad que abarca la de conciencia, la ideológica, la de adscripción política, de reunión, de movimiento, de religión".

"Es evidente que en estos puntos el post 17D no ha traído grandes novedades, no ha implicado una apertura política, y la elite castrista, en las diferentes tribunas internacionales, ha seguido insistiendo en un discurso invariable, repitiendo machaconamente que no va a mover ni un milímetro sus principios", advirtió. "Confunden aceptar el respeto a los derechos humanos con perder soberanía. Yo creo que los derechos humanos de cualquiera están por encima de la soberanía".

Interrogado sobre si está a favor o en contra del deshielo y el diálogo Washington-La Habana, Guerrero Vall consideró que se trata de una "pregunta trampa".

Ese es "un debate falso, que no conduce a nada. Por supuesto que alguien que crea en la democracia no puede negarse a la paz, al diálogo para lograr (y aquí parafraseo a Raúl Castro en un momento de hipocresía y cinismo durante el funeral de Mandela) 'la convivencia civilizada de los que piensan distinto'", dijo.

"Después de casi diez años interesándome en los temas cubanos he llegado a la conclusión de que la historia de la revolución es la historia de una magnífica hipocresía mantenida en el tiempo, una máscara perennemente sobrepuesta en el rostro de una Isla", explicó el periodista.

"Siempre me ha sorprendido que en Europa exista esa idealización de la revolución castrista. Creo que solo se ha querido ver la máscara. Con este libro animo también a explorar qué hay detrás, a contrastar con los cubanos que sufren ese Gobierno de casi 60 años de inmovilismo", añadió.

"Hay que escuchar a los cubanos, dentro y fuera de la Isla, pues son ellos los responsables del futuro de Cuba, una vez logren desprenderse de la losa castrista", opinó.

En cuanto a si existen condiciones para que la Isla pueda liberarse de esa "losa", Guerrero Vall alertó: "La aproximación entre Estados Unidos y el régimen sirve para tender puentes comerciales y está claro que los beneficiarios son aquellos que tienen el control de las principales industrias del país, sobre todo la turística".

"Puede haber muchas inversiones pero en un entorno de corrupción y, además, en un país donde no parece haber una política de remuneración que filtre todas esas ganancias económicas hacia los estratos inferiores de la sociedad. Da la sensación que las inversiones quedarán absorbidas por la elite, mientras que para la base de la pirámide quedarán las migajas", concluyó.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Pedro Benitez

Interesante.  La política del presidente Barack Obama compra estabilidad al precio de fortalecer el estado policial cubano desplazando los derechos fundamentales a un plano inferior, es cuestión de nosotros los cubanos reclamar estos derechos secuestrados, por eso es el momento, y ahora más que nunca cobran tracción los que marchan en las calles calientes de Cuba.