Sábado, 16 de Diciembre de 2017
14:14 CET.
Opinión

Aquella legendaria manifestación

Al pie de mi último artículo publicado en este diario, un comentarista anónimo me sugirió, con cierta ironía, "que dedique mi próximo artículo a narrar mi mítica participación en la manifestación frente a la Embajada Checa en La Habana", a raíz de la invasión soviética a ese país socialista en 1968.

Para empezar, debo aclarar que no participé en la misma, por mucho que me hubiese gustado hoy haberlo hecho. Así que le agradezco al anónimo lector la participación que me atribuye, y trataré de complacerlo.

Checoeslovaquia era para los jóvenes de entonces el único país socialista abierto a la cultura occidental. Su cinematografía brillaba por sí misma, desde aquel Vals para un millón, acaso la única cinta socialista que motivó colas en los cines habaneros, hasta la comedia musical El amor se cosecha en verano y la movida parodia de los oestes Limonada Joe. Mantenía abierta en el corazón de la Rampa, su Casa de la Cultura Checa, que era un excelente centro cultural, con proyecciones de cine, y audiciones de música donde, sobre todo, se respiraba un aire de libertad precioso para nosotros. Allí el poeta Delfín Prats realizó una inolvidable lectura de su cuaderno Lenguaje de mudos.

Seguíamos con mucho interés las reformas emprendidas por los políticos checos, destinadas a darle al socialismo un "rostro humano". La prensa cubana no se manifestaba ni a favor ni en contra, pero sí divulgaba todas las informaciones al respecto.

La expectativa era mucha y los criterios estaban divididos. Los jóvenes esperábamos que Fidel criticase aquella intervención por su carácter imperialista. Por su parte, los mayores, sobre todo los viejos militantes del PSP, aprobaban la medida de fuerza y contaban con que Fidel aprovecharía la coyuntura para retornar al redil, más o menos arrepentido de su aventurerismo revolucionario. 

Aquella noche, en la bullente Rampa habanera, vi y escuché a algunos jóvenes convocando a sus amigos a presentarse frente a la Embajada Checa, en Nuevo Vedado, para expresar solidaridad con las víctimas y condenar la grosera acción de los "bolos". Uno de ellos era el joven pintor de Op Art Jaime Bellechasses, el discípulo predilecto de Loló Soldevilla, acompañado por Omar "El Indio" y, quizás por Rogelio Quintana, pero realmente ya la memoria me parpadea. Andaba yo con mis amigos, el poeta Israel Horta y el narrador Ismael Lorenzo, pero desgraciadamente ninguno de los tres mostramos disposición a tomar parte.

Puedo sospechar que participaran la fabulosa Mariela Fajardo, colgada del brazo de su amor imposible, un cinéfilo llamado Richard (no confundir con Ricardo Oteiza); el brillantísimo Raonel Mayarí; la bella Lorraine de Marianao, jefa de tribus hippies; mi genial amigo, el malogrado poeta Emilio Valentín López Alonso; Concha Bouza, la de Luyanó, que entonces deambulaba por el parque Fe del Valle con una cotorra en sus hombros.

En fin, no puedo determinar cuáles de aquellos poéticos seres participaron efectivamente. Sé que el rumor llegó al Preuniversitario de Marianao y que un grupo de ellos se acercó a la zona, pero fue disuadido por el cerco policial.

Reinaldo Arenas, menos politizado, ignoro si dejó algún testimonio al respecto. Tampoco sé si los futuros fundadores del Comité Cubano de Derechos Humanos participaron.

Es curioso que hoy, tantos años después, no contemos con los testimonios de aquellos precursores. Muchos de ellos aún viven y podrían colaborar en el establecimiento de la verdad, tan escurridiza siempre, sobre todo en el mal llamado socialismo.

En fin, sabemos que Fidel Castro dio su apoyo a la Unión Soviética y disolvió nuestras esperanzas de jóvenes antisoviéticos. Le agradezco al anónimo lector por darme pie para esta evocación. Si todos los jóvenes aquí mencionados hubiésemos tomado parte, seguramente nuestro país sería hoy mucho mejor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de manuel hernandez

Hola para asistir a un acto de ese tipo,ya sabias lo que te sucederia mañana o en seguida.No hacen falta mas comentarios.

Imagen de Anónimo

Siempre se ha hablado mås del mayo del 68 que de la primavera de Praga.Desgraciadamente en el 68 el dictador aún tenía mucho apoyo entre la población. 

Imagen de Anónimo

 Por esos días un compañero de estudios cuyos padres eran miembros de MININT, como pude comprobar unos meses después cuando la recogida de los hippies en la Rampa, me seguró que se había producido una manifestación en La Rampa , saliendo de la Casa de la Cultura Checa ; todos eran ciudadanos de Checoeslovaquia ( checos y eslovacos) tal vez se sumaron otros extranjeros del campo socialista…, pero bien algunos jóvenes cubanos trataron de incorporarse a la manifestación fueron rechazados por los policías y agentes que estaban allí evitando que aquello se saliera de control. La manifestación no fue más allá de L y 23.Blog de Medicina Cubana

Imagen de padre Ignacio

La linea de la revolucion y de su comandante en jefe fue siempre muy sinuosa.

Imagen de Anónimo

Estimado amigo Hurtado:Yo entre en la Embaja Checoeslovaca para repudiar la invasion del Tratado de Varsovia, era un adolecente, estudiaba en San Alejandro y me gustaba el cine Checo. Ese acontecimiento marco mi vida politica. Recuerdo un films antologico que gano premio en Cannes: Trenes rigurosamente vigilados.Alejandro Lorenzo.

Imagen de Anónimo

El apoyo de Fidel Castro a la invasión de Checoslovaquia en agosto de 1968 marcó mi definitiva ruptura con todo lo que la revolución fingía representar y de la que yo venía progresivamente separándome hacía por lo menos un año. Confieso que cuando me desperté esa mañana y vi los titulares de prensa (aún, además de Granma, existía El Mundo), pensé: "Sigue tu camino tú solo, hijo de la Gran P, métete en el culantro este país que ya no es el mío." Era la última oportunidad que le había dado (ingenua e inútilmente) de que actuara con dignidad. Y en un par de meses ya yo estaba cesante.   

Imagen de Anónimo

Aquella manifestacion frente a la Casa de la Cultura Checa en La Habana (Calle 23 esquina O) se produjo porque casi todos en Cuba creian que Fidel iba a condenar la brutal intervencion sovietica en Checoslovaquia. El articulista no dice que esa manifestacion se produjo antesde que Fidel hablara y se pronuniciara al respecto.En 1968 las relaciones entre Castro y Moscú estaban en su peor momento, muy tensas, por el guevarismo a ultranza de la dictadura castrista, que exportaba y financiaba descaradamente guerrillas comunistas por toda Latinoamerica.Y casi todos en la isla esperaban una ruptura con la URSS, que finalmente no se produjo porque el proxeneta Castro se dio cuenta de que si no lo mantenia la URSS se le acababa el tumbao. El discurso de Fidel apoyando la intervencion soviética realmente sorprendió a los cubanos. Me acuerdo perfectamente de eso.Anibal

Imagen de Anónimo

Me pregunto y hoy los Checos harían una manifestación en la embajada de Cuba en Checolovaquia , manifestándose en los atropellos de la maldita dictadura del hermanos Castro , ese dicador q disuadió la manifestación de aquellos muchachos cubanos apoyando a los Checo , y Fidel se puso a favor de los invasores sovieticos ..Antonio Bermúdez 

Imagen de Anónimo

Señor Amadeus - 24 Ene 2016 - 10:34 am: You have just hit the nail in the head. En efecto, el espíritu de sumisjón al regimen impuesto y la aceptación de sus arbitrariedades han calado genéticamente en el caracter de los cubanos de la isla, con honrosas excepciones que confirman la regla. En Cuba hay desastre para varias décadas más, porque las enmiendas que requiere el tejido social no se logran solo con mejoras económiicas. Saludos.

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 24 Ene 2016 - 6:33 pm.Usted tiene razón en parte en lo que dice, pero el autor por otra parte se lamenta de no haber sido más valiente y cívico, como muchos que no nos atrevimos. De alguna manera se hace cierta catársis cuando reconoce lo que se pudo haber hecho. Anyway, "aguas pasadas no mueven molinos".La generación actual, con las honrosas excepciones, son peores porque no han visto ni vivido otra cosas que el castrismo. Para resumir: con este elemento habrá castrismo 50 años más.