Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:37 CET.
Santiago de Cuba

'Parece que la naturaleza nos quiere muertos'

Los pobladores de Santiago de Cuba siguen en vilo. La normalidad que aparenta la ciudad durante el día desaparece al anochecer. El insomnio se apodera de muchos a la espera del próximo temblor.

Tras varios días de sismos la población especula, lo impredecible de los eventos contribuye a ello. Los rumores y mitos pululan por doquier. Que si el mar se retiró en la playa de Mar verde, que si la sequedad de la tierra hará que esta se abra o que el gran terremoto ocurrirá en la madrugada. La incertidumbre es el sentimiento que prima después de cada sismo perceptible, pues el terremoto es una especie de ruleta rusa.

Así se evidenció en el sismo ocurrido en la tarde del jueves. Fue el primero en horario laboral. El pánico se apoderó de los niños en las escuelas, de las cuales salieron atropelladamente. Las clases se suspendieron, padres y familiares corrían por las calles en busca de sus hijos, y las plazas y parques se abarrotaron.

"Esto parece que no se acabará nunca", le dice una anciana a una amiga sentadas en la Plaza de Marte. "Mi hija nos tiene durmiendo a todos en la sala de la casa desde el domingo y ya mi cuerpo no aguanta más, hoy me voy para mi cama y si me cae el techo arriba, mala suerte."

Es una situación que se repite en muchos hogares. La baja de las frecuencias sísmicas de los últimos días incidió en la disminución del número de quienes van a dormir a lugares públicos, pero se mantiene la suspicacia. Se duerme con una bolsa de supervivencia lista, en salas o lugares cercanos a las puertas de salida.

Los más reticentes a abandonar los espacios abiertos son los moradores de los edificios de 18 plantas, y su renuencia es comprensible. Los riesgos allí son mayores no solo por la altura, sino porque la mayoría no tienen habilitados los ascensores necesarios para una rápida evacuación.

"Estoy durmiendo en casa de mi mamá", comenta Barbarita, que vive en uno de los edificios de la avenida Garzón. "Paso un momento por el día para revisar el apartamento, pero tengo miedo dormir aquí".

La ola sísmica ha demostrado que la población necesita estar preparada para enfrentarse a estas situaciones de emergencia. Resulta inconcebible que solo ahora se implementen en escuelas y centros de trabajo simulacros de evacuación. No es de extrañarse que en medio de la práctica de uno de estos simulacros, en el seminternado Clodomira Acosta, el pasado jueves, los niños salieran gritando despavoridos de las aulas en lugar de esconderse bajo las mesas, como se les acababa de indicar.

Los santiagueros tienen el lógico temor por la posible pérdida de la vida y sus bienes, y también se quejan por la mala suerte que les trae la naturaleza. Lo resumió René, un profesor, en un parque de la Avenida Martí: "Primero Sandy, después la sequía y ahora esto, parece que la naturaleza quiere vernos muertos."

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

A ver, que NADIE LES QUIERE MUERTOS ¨ autora¨, a ver editores, ¿A quien se le ocurrio publicarle este artículo?.

Imagen de Anónimo

Que alguien le diga a la autora que cuando hay alerta sísmica nunca se deben utilizar los ascensore

Imagen de Anónimo

Anónimo, debes usar más el cerebro, se ve que no estás en esa situación ni tus familiares están ahi, el simulacro de evacuación de escuelas no se habia hecho pero hace años se viene enseñando al pueblo lo que se tiene que hacer.Los edificios altos les falta aseguramiento para evacuacion pero son los mas seguros. Si vvivieramos en Chile no se estuviera psicologicamente como ahora, pero nunca esa situación habia ocurrido en Cuba, se más sensible y usa más el cerebro que para eso madre natura te lo proporcionó

Imagen de Anónimo

Realmente no entiendo que tiene que ver,la politica,con algo que nadie puede controlar.Soy Santiaguera,no vivo en Cuba,mi familia si,y no entiendo como pueden algunas personas,utilizar un momento tan aguntioso para burlas,es simplemente infantil.La vida es asi,hoy nos toca a los Santiagueros sufrir y mañana?,Mañana solo dios,sabe a quien.

Imagen de Anónimo

Y todavia quedan santiagueros en Santiago de Cuba? Sorpresa !

Imagen de Anónimo

Una cosa es temerle a las fuerzas de la naturaleza y otra es armar la histeria esa que están armando, incluido el título de este artículo... hay que estar preparados, es todo. Ya los quisiera ver en Chile viviendo! El problema preocupante es que nadie puede asegurar que las malas condiciones constructivas después de años de pillaje no vaya a potenciar el.desastre. Al final, yo creo que los cubanos sabemos que hemos hecho una gran tumba si es que algún desastre ocurre, por pequeño que este sea.

Imagen de Anónimo

¿No recuerdan aquel relato de García Márquez, que decía "aquí va a pasar algo malo..."? Y hasta que pasó... Están igualitos en Santiago.

Imagen de Anónimo

MUDENSE DE SANTIAGO Y PUNTO, SE ACABO LA PESADILLA...

Imagen de Anónimo

Yo que ellos, sacaría en procesión una imagen de Raúl y otra de Fidel, las llevaría hasta la bahía de Santiago y allí en masa todo el pueblo santiaguero, tiraría ambas imágenes de ambos dictadores al mar, para así conjurar lo malo (vibraciones negativas y todo lo demás) que su estela como orientales dañinos ha dejado en aquella zona del país y en Cuba. De paso le pediría a la Virgen que haga finalmente el milagro que todos esperamos... Que todo influye caballero, además de permanecer todos alertas, por si acaso las imágenes salen del mar por cualquier lado... Por cierto, ¿les siguieron cobrando los tanques de agua a los pobres santiagueros? Ya ven que no son sólo los desastres naturales los que agudizan sus problemas, sino que los malos gobernantes tampoco contribuyen para ayudarles y proporcionarles tranquilidad; que por otra parte, los gobernantes si hubieran sido buenos como tales, ya hubiesen reconstruído Santiago del huracán hace rato y no les hubiesen cobrado las reparaciones ni los tanques.

Imagen de Anónimo

Pobre gente ojala el acomodo tectonico termine pronto, debe ser torturante vivir de esa manera