Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
21:45 CET.
Economía

¿Por qué ha disminuido el número de cuentapropistas?

Resulta significativo que ahora, cuando se inicia la campaña de presentación de la Declaración Jurada de Ingresos Personales correspondientes al período fiscal 2015, haya una disminución en el número de trabajadores por cuenta propia. De acuerdo con cifras emitidas por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, si lo comparamos con mayo del año pasado, en este momento hay 8.200 personas menos ejerciendo esta modalidad de empleo no estatal.

La cifra, incluso, podría resultar engañosa y quedar por debajo de la cantidad real de cuentapropistas que realizan las ocupaciones tradicionales de esta actividad —entre ellas las de elaboradores-vendedores de alimentos, transportistas y arrendadores de viviendas y espacios—, y que decidieron renunciar a sus licencias. Lo anterior se explica porque las autoridades compensan esas bajas con las altas que representan los empleados de los establecimientos estatales que pasan a la modalidad de arrendamiento, los cuales son obligados a inscribirse como trabajadores por cuenta propia, pues de lo contrario serían echados a la calle.

No habría que ser muy perspicaz para relacionar esas bajas con el temor que se siente ante las referidas Declaraciones Juradas. Es verdad que los cuentapropistas, a medida que van causando baja, deben presentar una Declaración Jurada sobre los ingresos obtenidos. Pero esas presentaciones antes del término del período fiscal son, por lo general, un acto puramente formal que no conlleva la atención de los fiscalizadores de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

Durante la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, la ministra de Finanzas y Precios Lina Pedraza anunció ciertas "facilidades" para los cuentapropistas que deben confeccionar la Declaración Jurada en el actual período enero-abril de 2016. La más publicitada fue el aumento de un 10% en los gastos a reflejar en cada una de las actividades. Sin embargo, el entusiasmo se esfumó cuando el zar de la economía, Marino Murillo, reafirmó que, por ahora, no hay posibilidades de crear un mercado mayorista donde los trabajadores por cuenta propia adquieran sus insumos y materias primas.

Eso significa que los cuentapropistas deben seguir comprando en el mercado minorista, el que muy pocas veces les emite vales o facturas que justifiquen esas compras. Y de acuerdo con la Ley 113 del Sistema Tributario, aquel cuentapropista que no logre justificar al menos el 50% de sus compras de insumos, solo podrá reflejar en la Declaración Jurada la mitad de los gastos permitidos.

Por ejemplo, si a un elaborador-vendedor de alimentos se le acepta ahora, en teoría, reflejar en su Declaración Jurada hasta un 60% de gastos con respecto a los ingresos declarados, en la práctica muchos de ellos podrán acreditar únicamente un 30% de gastos. Y eso, lógicamente, aumentaría el posible impuesto a pagar.

Por otra parte, nada ha cambiado en las dos aristas más temidas de la Declaración Jurada: la escala progresiva, y la fiscalización que de ella realizan los funcionarios de la ONAT. En cuanto a la primera, se mantiene el leonino gravamen del 50% a pagar por los tramos de ingresos que superen los 50.000 pesos. La fiscalización, por su parte, se realiza casi siempre mediante números calculados en una oficina, sin una visita al lugar de los hechos que compruebe las particularidades de cada negocio. En ese contexto, infinidad de cuentapropistas han debido pagar multas exorbitantes al ser considerados "subdeclarantes" por las autoridades.

En la mencionada reunión parlamentaria, la ministra Lina Pedraza informó también que 17 actividades que tributaban por el régimen general —es decir, que presentaban Declaración Jurada— pasan ahora al régimen simplificado. O sea, que no se les exige presentar ese documento.

En realidad, no se trata de un alivio apreciable para los practicantes del trabajo por cuenta propia. Aún permanecen más de 70 actividades dentro del régimen general de tributación, lo que constituye un motivo adicional de preocupación para estos trabajadores no estatales.

Una auténtica gracia gubernamental sería limitar al mínimo el número de actividades obligadas a presentar las Declaraciones Juradas. Porque con los impuestos que se pagan de forma cotidiana: la cuota mensual, el 10% sobre las ventas o servicios prestados, el aporte a la seguridad social,  por el uso de la fuerza de trabajo, y por el empleo de vallas anunciadoras, ya es más que suficiente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Sencillamente permitieron algo que ya existia y lo muestran como un logro,robandole la vida a quienes quieren algo mejor, que un trabajo muy mal remunerado en el sector estatal. !Que estupidez pensar que los problemas estan fuera de cuba¡.El estado quiere quedarse con el rsfuerzo de todos,y,con susu recetas lo logra.

Imagen de Anónimo

realmente en cuba el cuentapropismo ha sido una medida temporal en un momento que la economia sufria mas que nunca el bloqueo, pero ahora que los planes de desarrollo empiezan a aplicarse, que los lineamientos ya se han aplicado en estos ultimos años al 27 porciento, que el puerto del mariel abrio sus puertas, que se reviso y se aplica una nueva ley de inversiones, ya no juega ningun papel el cuentapropismo, ademas ya los planes agricolas empiezan a sobrecumplir sus producciones a nivel de noticiero solo falta llevar los resultados al pueblo y eso es cuetion de unos años. no se necesita el cuentapropismo

Imagen de Anónimo

Si no fuera por el bloqueo , que impide que la tecnologia llegue a Cuba , la tecnologia y los servicios financieros pago con tarjeta , bitcoins , etc . Si no fuera por el maldito cambio climatico , el nino y la sequia . Si no fuera por la propaganda asustaviejas de los medios masivos de desinformacion de los Everglades que desprestigian a los negocios cubanos . Si no fuera por el robo de cerebros y de consumidores jovenes que son tentados con el caramelo de la Ley de Ajuste y son manipulados por el paquete que ofrece una vision idealista de Mayami . Si no fuera por los burocratas quintacolumnistas al servicio del Imperio que desde dentro boicotean las reformas del camarada Raul . Si no fuera por la falta de costumbre que tienen los cubanos de consumir cosas que no necesitan y luego tirarlas para consumir mas cosas que no necesitan . Si no fuera por todo eso y mas el cuentapropismo en Cuba seria un exito pero he aqui que se enfrenta a un complot de circunstancias . Los gusanos , en vez de ayudar a Cuba , mandando 200 $ en lugar de 100 miserables $ que no es nada que hacen ? Mandan el dinero a Costa Rica . Y claro , si no hay dinero en Cuba el cuentapropismo esta tocado de muerte porque el peso cubano es fuerte , pero no tanto como el dolar que tiene una calidad de papel y tinta mucho mejor . Yo creo , basandome en mi experiecia como corredor de permutas que en 5 anos el cuentapropismo estara firmemente arraigado .Ni el  cuentapropismo ni el PCC moriran 

Imagen de Anónimo

 por favor ,... no intentemos apagar el sol con un dedo,.. el cuentapropismo, es un truco del socialismo,...personas utilizadas por los castro para aparentar aperturas privadas,  pero en cuanto  aumenta la financiaicion externa al régimen, serán exterminados una vez mas por el  tramposo y anticubano sistema tributario o por la accion policial...si Obama les da  créditos a los castro, al otro dia no queda un cuentapropista....¡ABAJO EL SOCIALISMO!

Imagen de Anónimo

Si Cuba sigue a ese ritmo será una potencia económica en muy poco!!!!! Qué manera de potenciar el desarrollo caballero!!!!

Imagen de Anónimo

Eso es lo que da el exceso de control. El gobierno le tiene pavor a que surja una clase pudiente que luego les haga competencia. Alguien dirá que ya hay algunos de esos cuentapropistas que tienen mucho dinero y es cierto, pero no creo que sean tantos como para poner nerviosos a los mandamases, además tampoco están organizados, aún están en la fase de "hacer dinero", no pueden enfocarse en otra cosa. Por eso, con los controles lo que se intenta es desacelerar la creación de esa clase empresarial, que sean menos para poderlos extorsionar. Claro, entre los que han entregado sus licencias de operaciones como cuentapropistas casi seguro que hay muy, pero muy pocos hijos y nietos de la nomenclatura. Si alguno de ellos dejó su negocio es porque ya pensó en asentarse fuera de Cuba y en ese caso lo que hace es venderlo.

Imagen de Anónimo

 Y los Castro con su pandilla cuando haran declaracion jurada de ingresos y de gastos?...

Imagen de Anónimo

Otra de las razones por las que esta disminuyendo es porque todos esos jovenes que en algun momento abrieron un negocio por cuenta propia, lo hicieron con una clara idea: ahorrar un poco de dinero para costearse todos los gastos en su meta de largarse del pais que lo unico que les brinda es la del sobrevivir dia a dia sin un futuro alentador!

Imagen de Anónimo

La razón por la que disminuye el número de cuenta propistas es otra. Si hubiera mercado, poder de compra, capacidad de consumo y libertad de elección, los cuenta propistas pagarían los impuestos porque eso indicaría que ganan dinero y pueden salir adelante. El problema es que el régimen ha intentando crear esta figura absolutamente necesaria para dar una salida al caos, pero se resiste a eliminar las razones que están detrás de ese caos o bloqueo interno que ahoga a los cubanos. Libertad económica, mercado y derechos de propiedad es la receta. Lo mismo que en cualquier otro país del mundo y dejarse de estalinismos totalitarios vestidos de rosa. Ese modelo, el castrista, no sirve para nada. Bótenlo y abran puertas para entre aire fresco