Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
15:47 CET.
Economía

La población no ve el crecimiento económico

El Consejo de Ministros acaba de anunciar que la economía cubana crece un 4% en el actual 2015. Sin embargo, ninguno de los economistas del Gobierno es capaz de ofrecer una explicación coherente acerca de por qué ese incremento en el Producto Interno Bruto (PIB) no se refleja en una mejoría del nivel de vida de la población.

Desde luego, son muchos los que opinan que todo no ha sido más que una manipulación de las cifras por parte del Gobierno. Una argumentación que posee mucha lógica, pues a las autoridades les conviene ofrecer la imagen de una economía próspera y estable con vistas a atraer la inversión extranjera, y también los créditos de las instituciones financieras internacionales. Esto último luego de que, según el anuncio oficialista, Cuba está en vías de normalizar las relaciones con sus acreedores.

Lo cierto es que el cubano de a pie se ve agobiado, entre otras cosas, por el bajo poder adquisitivo que le impide acceder regularmente a buena parte de los bienes y servicios que garantizan una existencia decorosa. En esas condiciones, los gobernantes tienen ante sí la siguiente disyuntiva: o aumentan los salarios, o se esfuerzan porque bajen los precios de esos bienes y servicios de consumo popular.

Por supuesto que en este momento la primera de estas opciones resulta inviable desde el punto de vista económico. No resulta atinado inyectar dinero en la circulación sin un adecuado respaldo productivo, ya que avivaría el proceso inflacionario. Entonces no queda más remedio que tratar de influir sobre los precios.

Durante los últimos tiempos la economía cubana ha experimentado cierta descentralización en la formación de precios. Lo anterior, unido al avance de nuevos actores como los trabajadores por cuenta propia, ha hecho que muchos de los precios respondan a la relación oferta-demanda. Y he ahí donde urge una política eficaz por parte de las autoridades —distinta a la actuación errónea que hoy exhiben—, que posibilite un aumento de la oferta, con la consiguiente disminución de los precios y tarifas que paga la población. Entre los varios ejemplos que podrían traerse a colación hemos decidido analizar los casos de la alimentación y el transporte.

Si se visitan los principales agromercados habaneros durante estos días finales del año, la situación que se aprecia es preocupante, a pesar de las declaraciones de Marino Murillo durante el Consejo de Ministros en el sentido de que hubo crecimientos productivos en el sector. Casi todos los precios han subido y se nota la escasez de productos que siempre acompañan a los consumidores por esta época. El ejemplo clásico es el tomate de ensalada. En el mes de diciembre casi siempre ha estado a cinco pesos la libra. Ahora, en cambio, pocas tarimas muestran un tomate de baja calidad, y a ¡15 pesos la libra! 

Evidentemente, la decisión gubernamental de obligar a los productores a vender buena parte de las cosechas a las empresas comercializadoras del Estado, y a los precios que estas fijen, constituye una desmotivación para los hombres que trabajan la tierra. Es preciso rectificar esa política, y permitir que los productores vendan a precios de oferta-demanda. Así todos ellos —lo mismo estatales, particulares, cooperativistas, que usufructuarios de tierras ociosas— producirán más, aumentarán la oferta, y por último tendrán que bajar los precios.

Esa sería una manera inteligente de tratar con los campesinos y demás trabajadores del sector agropecuario. Todo lo contrario a como se pronunció el segundo secretario del Partido José Ramón Machado Ventura durante la reciente asamblea de esa organización política en la provincia Granma. En esa ocasión, el segundo hombre de la nomenklatura  raulista amenazó con quitarles las tierras a los usufructuarios que no alcancen los niveles de producción que el Gobierno espera.

Con respecto a la actividad del transporte resalta el hecho de que, hasta el momento, las autoridades no acaban de comprender que la competencia es la mejor manera de hacer que los precios bajen. Así las cosas, el Estado retiró sus servicios de muchas localidades del interior del país, dejando a los transportistas privados como única opción de movimiento para los pobladores de esas zonas. En consecuencia, los usuarios deben pagar las tarifas que fijan los propietarios de esos vehículos, casi siempre consideradas altas por los primeros.

Sería conveniente que parte de los créditos frescos que el Gobierno espera recibir de sus acreedores se dedique a la compra de medios de transporte para esas localidades semiolvidadas, y así el Gobierno pueda competir con los cuentapropistas, en aras de que bajen las tarifas.

Como vemos, un cambio de actitud gubernamental podría hacer más por el bienestar de la población que esas cifras de dudoso crecimiento que casi nadie sabe de dónde salieron.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

no entiendo a los que escriben, ustedes son muy exigentes, ninguna economia se puede levantar en 60 años, ahora es que comenzaran a verse los logros del trabajo realizado en estos ultimos 60 años, no sean impacientes. 

Imagen de Anónimo

"Sería conveniente que parte de los créditos frescos que el Gobierno espera recibir de sus acreedores se dedique a la compra de medios de transporte para esas localidades semiolvidadas, y así el Gobierno pueda competir con los cuentapropistas, en aras de que bajen las tarifas."No se~or, con esos creditos frescos deben comprar calabazas, la gente no ve crecimiento economico por falta de vista. La calabaza es muy buena, los deja con 20/20. Mi abuelo tenia una puerca viejisima que ensartaba una aguja sin espejuelos.

Imagen de Anónimo

Como siempre la Revolucion Cubana mintiendole a su pueblo, que crecimiento de la economia?Año tras año se dice lo mismo y hace muchismos años los salarios siguen igual y los precios aun mas altos,hasta cuando hay que aguantar el socialismo en ese pais????!!!!!

Imagen de Anónimo

"La poblacion no ve el crecimiento economico". Ni jamas lo veran.

Imagen de Anónimo

"A mí me sobran los billetes! Y tanto es así que me voy unas semanas con mi escolta y unas mujeres a navegar con mi yate por el Mediterráneo! Es que aquí se ve mucha pobreza y eso me deprime!"Tony Castro, príncipe de Punto Cero

Imagen de Anónimo

Haciendo lo mismo no se pueden esperar resultados diferentes,pobre pais gobernado por incompetentes.