Jueves, 14 de Diciembre de 2017
21:00 CET.
Crisis Migratoria

Analista: Preocupaciones de los países centroamericanos dificultan la solución para los cubanos varados en Costa Rica

Este viernes, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, asistirá a la cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en El Salvador, y en donde volverá a poner sobre el tapete el tema de la crisis de los emigrantes cubanos varados en el país centroamericano.

De un anterior intento con este bloque, el canciller costarricense, Manuel González, salió con la promesa de ayuda de los otros miembros, que se desvaneció con los días, mientras que Nicaragua ratificó su negativa de no permitir el paso de los isleños por su territorio.

Para el abogado y doctor en Ciencias Políticas, Álvaro Montero Mejía, Costa Rica no puede perder más tiempo en este tema. "El primer deber del Gobierno debe ser insistir a los países del SICA, porque el problema fundamental de los cubanos en Costa Rica solo se puede resolver colectivamente", explica.

Y es que tras la primera reunión del bloque donde se estudió este tema, el Gobierno costarricense aseguró que contaba con el apoyo de 11 países para encontrar una salida pronta y segura para los miles de cubanos varados en su territorio. A pesar de ello, después se produjo la negativa de gobiernos como los de Belice, Guatemala, Honduras y México.

"Creo que esta respuesta de los gobiernos es por el temor de quedar en las mismas condiciones de Costa Rica, con un grupo de más de 5.000 personas en su territorio, y no saber qué hacer con ellas. Ellos pueden garantizar la entrada, pero no pueden garantizar la continuación o la salida, por eso es necesario un acuerdo colectivo", considera Montero.

Solís termimó una reciente visita a Cuba sin una respuesta satisfactoria de La Habana, únicamente con la ratificación del régimen de que abrirá sus puertas a los cubanos que quieran regresar a la Isla.

Este silencio sobre el tema también lo aplica Estados Unidos, uno de los países directamente involucrados en esta crisis humanitaria.

"El Gobierno de de (Barack) Obama no quiere enfrentarse a un nuevo Mariel, que podría provocar no solo un éxodo de cubanos, sino también de otros países de América Latina", afirma Montero refiriéndose al peligro de que migrantes de otras nacionalidades quieran aprovechar la coyuntura para ingresar a territorio estadounidense.

Como otra de las causas, el especialista considera que este año político "donde hay un candidato totalmente xenófobo" —haciendo alusión a Donald Trump—, también repercute para que la Administración Obama no quiera abordar el tema.

Ese silencio fue criticado por Solís durante su visita a Cuba. El mandatario costarricense dijo que Estados Unidos debería implicarse en una solución a la crisis migratoria de los cubanos que quedaron varados en Costa Rica.

"Estamos involucrados todos los países que de alguna manera tenemos algo que ver con esta migración, incluidos ciertamente los Estados Unidos", expresó Solís en La Habana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

El presidente Solis estaba de fiesta en su casa pero no daba invitaciones y la casa se le ha llenado, pero como es tan buena persona no saca a nadie aunque esta deseoso de que esos no invitados se marchen. No encuentra otra casa a la cual se trasladen los no invitados. Moraleja: Cuanda hagas fiesta en tu casa entrega invitaciones.