Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
CRISIS MIGRATORIA

Solís y Raúl Castro conversan en La Habana sobre la crisis migratoria

El general Raúl Castro recibió en la tarde del martes al presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, en un encuentro durante el cual hablaron de la crisis migratoria generada en Centroamérica por los casi 5.000 cubanos allí varados, pero según los reportes de medios oficiales como Granma, sin un anuncio de solución concreta.

La nota que replica la prensa cubana señala que ambos mandatarios intercambiaron, en un ambiente de cordialidad, "sobre el buen estado de las relaciones bilaterales y coincidieron en la voluntad de fortalecerlas", así como "dialogaron sobre diversos asuntos de la agenda internacional".

En referencia al tema de la crisis humanitaria que ha provocado la presencia masiva de emigrantes en Costa Rica, Castro reiteró que "la política de pies secos/pies mojados, del programa de Parole para el personal médico cubano en terceros países y la Ley de Ajuste Cubano alientan la emigración ilegal, ponen en peligro la integridad de los migrantes y son discriminatorios respecto a los demás países de la región".

Dijo que tales políticas generan serios problemas para las naciones y "los propios Estados Unidos", y culpó a los sucesivos gobiernos norteamericanos "de la situación creada".

El general Raúl Castro y Solís, señalan los medios estatales, "coincidieron en la necesidad de encontrar lo antes posible una solución adecuada que tome en cuenta el bienestar de los ciudadanos cubanos concernidos y contribuya a garantizar una migración legal, segura y ordenada".

Lo que se publica hoy sobre el diálogo en La Habana y la búsqueda de una solución posible a la crisis migratoria en Centroamérica no habla de una propuesta concreta del Gobierno cubano.

Sí refiere que los cubanos que se encuentran en Costa Rica y deseen regresar a la Isla "tienen todo el derecho de hacerlo, según establece la ley migratoria" y de acuerdo con las palabras de Castro.

En un discurso difundido anteriormente en Costa Rica, el presidente Solís había dicho que plantearía a Raúl Castro la imposibilidad de su país de poder seguir cuidando permanentemente a los miles de emigrantes, una crisis ya humanitaria que se ha extendido por un mes.

"Siendo un país pequeño, no podemos mantener indefinidamente esta tarea", dijo Solís del esfuerzo por parte de funcionarios nacionales y locales, iglesias y empresas privadas para apoyar a los cubanos, la mayoría de los cuales viven en refugios.

En un encuentro con la prensa extranjera el lunes después de impartir una conferencia sobre las relaciones históricas entre Costa Rica y Cuba, Solís declaró que estaban "haciendo todos los esfuerzos en el plano diplomático para lograr que el tránsito de migrantes cubanos continúe hacia su destino final".

Aunque la crisis migratoria ha marcado la primera visita oficial de Solís a Cuba, el objetivo fundamental es estrechar la cooperación y el intercambio comercial, y con ese fin el presidente viajó a la Isla acompañado de una delegación de 51 empresas. 

El lunes, Solís inauguró un foro empresarial en el que participaron las compañías visitantes y las autoridades cubanas, con el fin de explorar posibilidades de inversión y comercio, con especial interés en las áreas del turismo, la construcción y la agroalimentación.

El presidente costarricense, historiador de formación, recibió la condición de académico correspondiente extranjero de la Academia de la Historia de Cuba, y como es habitual en las visitas oficiales a La Habana, rindió honores a José Martí en la Plaza de la Revolución.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Mas de lo mismo.

Imagen de Anónimo

baba y mas baba.

Imagen de Anónimo

Buenos deseos, de boca pa fuera, lo únco que consiguió Solís de la humillante visita a Cuba colmada de "feos".Lo recibió un viceminnistro. No llevó flores a la raspadura en la Plaza sino al apartado Cacahual de Maceo con otro funcionario subalternísimo. Cuando hasta a los presdientes de Burundi o de Mali lo reciben al pie del avión con desfile militar y cuanto Dios crió.Y luego escueto comunicado de un "ojalá resuelvan el lío de esos desgraciados"  -cosa ajena- más o menos. El resto echarle la culpa de todo al totí de las 50 estrellas.  

Imagen de Anónimo

Oiga periodista de DDC, ¿ que usted esperaba que dijera el Granma? Yo nada, ya vió como Raúl se fue como siempre  a echarle la culpa a USA, y no va a hacer nada para resolver eso, ya esos cubanos no pueden regresar a Cuba pues todo lo vendieron y no tienen nada, como dijo Puerco 1, pa'trás ni pa' coger impulso. Para los Castros esos no son cubanos de Cuba, ya son traidores como Puig, Abreu y todos los peloteros y boxeadores.

Imagen de Anónimo

Rara combinacion esta de venir buscando inversiones y negocios a un pais donde al mismo tiempo 5000 subditos de ese pais le han creado una incomoda situacion migratoria en la tradicional estable Costa Rica.Por favor algun periodista que entreviste al Uruguayo Mujica a ver si con esa sabiduria que ha mostrado ultimamente sobre  el acontecer latinoamericano nos da una luz acerca de la solucion de esta situacion,porque por lo visto del encuentro de estos dos "ilustres" mandatarios en La Habana no se saca ninguna.