Martes, 12 de Diciembre de 2017
11:12 CET.
Crisis migratoria

Miami: ¿indolencia o inmunidad?

Algo sustancialmente distinto está sucediendo en el Miami profundo con la emigración masiva de cubanos a través de las fronteras centroamericanas. Mientras ciertos líderes comunitarios, periodistas y organizaciones caritativas del exilio comienzan a apelar a la solidaridad con los balseros terrestres, no acaba de constituirse una ola de donaciones y ofrecimientos de albergue para los miles de varados en Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador…

La pregunta se la están haciendo muchos, aunque casi nadie la discute: ¿cuando entren los cubanos a Estados Unidos, qué va a pasar? ¿Vendrán todos a Miami o serán repartidos por otros Estados? ¿Va a dar fondos especiales de asistencia el Gobierno o el dinero saldrá de los contribuyentes?

Es contraproducente el interés mostrado por algunas autoridades centroamericanas e instituciones del exilio por resolver este dilema humanitario, y la apatía de cientos de miles de cubanos de la ciudad a donde, se supone, quieren llegar la mayoría de los encallados. No hay una movilización masiva para ir levantando los albergues, los comedores, las clínicas y los servicios que necesitará la nueva migración si se decide que es en la "ciudad del sol" donde deben hacer escala o asentarse definitivamente.

Suponemos que los oficiales electos, además de luchar diariamente con las quejas del tráfico, la delincuencia, los salarios y las pensiones de policías y bomberos, tengan ya un plan contingente preparado.

Es un fenómeno curioso, diríase que casi singular, pues en medio siglo, cada vez que ha sucedido una fuga masiva —¿una migración forzada?— los cubanos de la otra orilla han sido comprensivos y cooperativos. Fue así en el Mariel, a pesar del escozor que provocó la jugada de Fidel Castro, que puso a deambular por las calles de la ciudad a locos, asesinos y violadores. Y fue así cuando el éxodo del 94 o "crisis de los balseros". Entonces hubo hombres de negocios, artistas y políticos que visitaron Guantánamo. Hubo envíos masivos de alimentos, ropa y hasta juguetes para los niños. A pesar de la agreste geografía y la vida de campamento, los miles de cubanos allí concentrados sintieron que no estaban solos y que, algún día, saldrían hacia Estados Unidos. Miami, una vez más, fue solidaria con este cimarronaje moderno.

Pero el Miami de ahora no es el de Camarioca, del Mariel o el de Guantánamo. Los emigrantes cubanos tampoco son los mismos. En el Miami de la segunda década del XXI los salarios continúan bajos y apenas alcanzan para pagar la renta y los altísimos seguros, los trabajos siguen escasos y cada día más exigentes, y la población latina se diversifica al punto de que ya no es el Miami de los cubanos sino también de los venezolanos, los argentinos y los colombianos. Miami ya no parece la Tierra Prometida o el lugar de las oportunidades que pintan quienes viajan a Cuba con cadenas de oro y gusanos de 120 libras.  

Por si no bastara, la propaganda castrista —y también la liberal de aquí— ha logrado sembrar la ideade que los cubanos que emigran hoy día no son iguales a los de hace 45, 35 o 25 años. Es cierto que muchos emigrantes han colaborado con esas presunciones; basta ir al aeropuerto un día cualquiera y revisar la lista de pasajeros. Un porciento elevado regresa a Cuba en cuanto son residentes permanentes. No muestran el menor sonrojo en decir que no tienen miedo, que en la Isla nadie les hizo nada, que vinieron para tener mejor vida y que la política no les interesa.

En Cuba, el régimen también ha vendido la idea del emigrante económico. Eso puede ser discutible en teoría pero no en la práctica cuando de más de veinte vuelos diarios se bajan cubanos en los aeropuertos de La Habana, Camagüey y Santiago de Cuba con una sonrisa de oreja a oreja, llenos de regalos para la familia, y sin que les tiemble el pulso para invitar a un par de cervezas a quienes le hicieron la vida imposible apenas un año y un día antes.

Para desgracia adicional, la mayoría de los entrevistados en Costa Rica no tienen bagaje cultural ni perspicacia para defender la idea de que son una emigración política. Casi todos dicen querer venir a Estados Unidos —a Miami— para darles un futuro a sus hijos, para tener más oportunidades, y para ayudar a la familia que quedó en Cuba. Es como si todo el mundo, Gobierno cubano, políticos norteamericanos, y cubanos detenidos en su ruta a Estados Unidos, se hubieran puesto de acuerdo para negarse el amparo político y humanitario que el caso requiere.

La reacción de quienes viven en Miami debe ser comprendida. Y del mismo modo, discutida. Pues la situación es compleja. El cubano asentado en esta ciudad y que ha sobrevivido a Camarioca, Mariel y Guantánamo ha desarrollado cierta inmunidad ante la desgracia de sus compatriotas. Inmunidad en el sentido que se pregunta por qué ser solidario con quienes no escapan diciendo que buscan libertad, por qué los detenidos en su travesía terrestre no enarbolan un solo cartel contra la "revolución cubana", por qué gritan libertad a unos policías nicaragüenses que tal vez tienen más hambre que ellos, y en Cuba jamás se unieron a las marchas frente a la Iglesia de Santa Rita. 

En un artículo anterior, a principios de esta crisis, citábamos la frase de San Agustín que anima a ser implacables con el pecado y misericordiosos con el pecador. En este caso, sería aconsejable separar lo humano de lo social y lo político, y acabar con todo aquello que conduce el pecado, es decir, a la falta, al daño a las personas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Anónimo

excelente artículo, para reflexionar, objetivo, es lo que necesitamos los cubanos para leer....................cada cual que saque sus propias conclusiones de acuerdo a sus intereses,

Imagen de Anónimo

EN RESUMEN: DESDE HACE TIEMPO LO QUE ESTA ENTRANDO ES RETAMA DE GUAYACOL!

Imagen de Anónimo

Hay que recordarles la famosa frase de su cagadante en jefe cuando el exodo del mariel, NO LOS QUEREMOS...... NO LOS NECESITAMOS..... QUE SE VAYAN, QUE SE VAYAN, QUE SE VAYAN, QUE SE VAAAAAAYAAAN !

Imagen de Anónimo

La explicacion de la diferencia entre la emigracion es sencilla, los que nacieron despues del periodo especial o eran ninos , sencillamente no se preguntan atravez de la politica o la ideologia o la filosofia si aquelo es malo o es bueno, para ellos aquello es una porqueria sin necesidad de apelar a nada, ellos nacieron bajo una crisis ideologica, ellos no piensan en terminos politicos o filosoficos sencillamente porque la ideologia en Cuba controla esa ciencias y al estar en crisis ellos eludieron pensar en esos terminos. Los que nacimos antes ,si tuvimos que armarnos de cuanta ideologia o filosofia hubiera para luchar en nuestra propia conciencia contra aquello que era exitoso al ser subsidiado por los rusos pero que olia mal por todas partes, por eso quizas tenemos mas conciencia de que somos emigrados politicos. 

Imagen de Anónimo

Una mulatica muy linda, pero boba de ida y vuelta, se casa con un vecino de toda la vida, blanquito y bobo a rajatablas tambien. Eran felices y la compenetracion era esplendida y a to' trapo, pero la boba un dia pasa por casa de una vecina que tenia gatos, y esta le explicaba a otra vecina sobre uno en particular: mira, este blanquito, peludito, cari~oso, rabigordo, con un ojo verde y otro azulado es de Angora. Al oir aquello salio manda pa' su casa y le dijo al maribobo: mira, eres blanquito, peludito, cari~oso, rabigordo, con un ojo verde y otro a su lado; tu eres de Angora!!!. Por que no me lo dijiste??. Respuesta de Alipio: Perdoname Alipia, yo no lo sabia!!!.Esto es parecido, aqui casi todos son de Angora, (salvo algun infiltradillo) lo que pasa es que muchos ni se han enterao. El que huye de aquel regimen mafioso, esclavista, abusador y fallido, lo mismo que el que resonga, o el que se traga su amargura callaito alla adentro, es porque no se siente a gusto con aquella mierda. NADIE HUYE DE LA FELICIDAD. Unos por conviccion se quedan para tratar de cambiar aquella cabronada, otros tomamos la de Villa Diego y otros no se van por mil razones. Hay algunos alla que estan como el pobre cojo que se quedo solo en el cine cuando metieron el noticiero ICAIC con el discurso de QTS y fueron a premiarlo por ser el unico "consciente" en verlo: Que premio ni un carajo, yo lo que me cago en la madre del que me llevo las muletas!!!!..  Chicho Cagatrillo

Imagen de Anónimo

Estos cubanos tienen miedo decir que le huyen a las hienas de los castros. De verdad me dan pena oirlos hablar, no saben hablar castellano, llenos de tatuajes, se ven groseros y lo más interesante, no les interesa la política, descarados, estos no son exiliados, estos son unos tipos con pocos sentimientos de patria, deben devolverlos a cuba, para q los castros los exploten bien. Yo soy exiliado, yo soy de los quedados y no me dieron permiso de entrar a cuba durante 15 años y llevó 25 fuera y he ido cuatro veces por salud de mi madre. A estos hay que tenerlos cinco años sin dejarlos ir, para ver si son patriotas. Y llevarlos a una escuela para que tengan educación y aprender a hablar el español. Ahora estos habaneros son los palestinos, estos si son palestinos y de verdad, tremendo recorrido que hacen estos bárbaros, para dentro de un año un día llevarle fulas al fidel y Raúl, poca vergüenzas que son.

Imagen de Anónimo

Muy de acuerdo con el anónimo del 4 Dic 2015 - 5:12 pm. Por otra parte, lo quieran admitir o no la política errónea del gobierno cubano es el resposable de los diferentes éxodos de estos últimos 56 años. ( Falta agregar, por ejemplo la operación "Peter Pan" de la que ya casi nadie habla ) Si los emigrados van en busca de una mejora económica, es porque la política norteamericana responde a sus intereses. Que cambien la de Cuba para que vean como la isla vuelve a asimilar inmigrantes com lo hacía en la premera mitad del siglo XX, pese a los defectos de la República. La economía cubana es un desastre porque el totalitarismo fascistoide de la familia Castro es un fracaso en todo sentido. Acabó con la ética, la moral, la educación, hasta con la lengua ( escuchen el español que se habla en Venezuela, por solo citar un ejemplo, y el que hablan los cubanos de hoy ). Pero también ese gobierno ha acabado con las infraestructuras, la agricultura, la industria...y un largo etcétera. Acabó con la capacidad de cada ser humano a soñar con un futuro mejor. No hay quien pueda discutir que se trata de una emigración POLITICA ! 

Imagen de Anónimo

Miami se ha converido en la CAPITAL DE TODOS LOS CUBANOS!!!!!

Imagen de Anónimo

Son refugiados politicos con sindrome de estocolmo y mucho miedo. Recuerden que en la isla quedan rehenes, la familia. El feudocastrismo es especialista en generar desconfianza entre unos y otros y aun estando fuera de la isla la gente sufre ese miedo genetico y recurrente. Somos todos sobrevivientes de un conflicto aqui o alli llevamos esa sensacion oscura y asfixiante que debe llevar tratamiento.  Cuba es un sistema estalinista, buscando y entendiendo el concepto y lo entenderemos mejor. Comparable a un campo de concentracion.

Imagen de Anónimo

Articulo parcializado. Se dedica a criticar al exilio miamense que ya no es dadivoso y atento igual al de antes, pero no critica a la emigracion que tampoco es la misma de antes. El mismo autor lo reconoce como una realidad y luego se contradice al decir que es una idea sembrada por la propaganda castrista y la liberal de miami. Ademas, 1980, 1994 y 2015 son epocas diferentes. Un analisis de los nuevos migrantes es lo que hace falta ahora. Las ayudas no se las dan los exiliados, ni hay que abrir albergues ni comedores colectivos.ellos tienen derechos a otras ayudas y cada uno de ellos sabe a donde va. Como les digo no estamos en 1965 ni 1980 cuando el cubano llegaba sin conocer a nadie, hoy la mayoria llega y ya lo estan esperando el primo, la tia, el hermano, el padre, el amigo o el conyugue. Antes Fidel no queria que se fueran, ahora Raul quieren que se vayan. Aclare sus ideas, no se enrede tanto ni enrede a los demas.