Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

Todos los caminos conducen a Miami

De seguir aumentando la cifra de cubanos entrando  por las fronteras norteamericanas, para finales de este año habremos tenido un Mariel terrestre o una Crisis de balseros aéreos. El número de cubanos que han pedido asilo en EEUU, sobre todo en la frontera sur, o en los aeropuertos básicamente floridanos, equivaldrá a más de la tercera parte de las masivas migraciones cubanas a estas tierras el pasado siglo: Éxodo del Mariel de 1980 y Crisis de los balseros, en 1994. 

Lo que es altamente curioso-sospechoso es que la mayoría de los caminos conduzcan  a Miami. No importa si se viene desde Madrid o de Copenhague; o si se entra por México o por las catataras del Niágara. Los aviones, autobuses y trenes tienen su destino final en la Capital del Sol, aunque alguien quede varado unos meses en casa de un amigo o un pariente cercano.

Es curioso, porque el Gobierno cubano y el Gobierno estadounidense parecen haberse puesto de acuerdo para una migración tan pacífica y ordenada como en una peregrinación otoñal. El Gobierno cubano flexibilizó las salidas temporales suprimiendo la inefable carta blanca y prorrogando por dos años la estadía fuera de la Isla. El Gobierno estadounidense cooperó aumentando las remesas para poder adquirir en Cuba boletos y pasaportes, a lo cual el régimen cubano ripostó abaratando algunos costos y abriendo oficinas en todo el país.

Ni cortas pero sí algo perezosas, las autoridades cubanas garantizaron la posibilidad de vender casas y automóviles, de modo que los emigrados temporales pudieran irse tranquilos a tomar el sol de los Everglades. Por acá no fueron parcos: aún menos restricciones para empresas y bancos, de modo que los norteamericanos de pedigrí puedan viajar y gastar y, de modo indirecto, pagar los gastos de los viajeros cubanos. El Sun Sentinel ha revelado detalles de cómo algunos cubanos están adelantándose a las legislaciones norteamericanas y ya reciben en Cuba, ilegalmente, el dinero de sus cheques de seguridad social.

No por sabido debe ser olvidado que los cubanos escapan de una situación económica y social asfixiante. Pero incluso peligrosamente mortal puede ser también la situación de mexicanos, guatemaltecos y colombianos. Para ellos la Corriente del Golfo son esos desiertos, ríos y mafias de muerte segura. Entonces, ¿por qué otra razón escapan los cubanos? O mejor, ¿por qué casi todos los caminos de los cubanos conducen, al final, a Miami?

Una de las respuestas, la más sencilla, es que a solo 40 millas de Miami hay que hablar inglés. Parece un chiste, pero no lo es. Lo raro es oír hablar inglés en un Sedano, un Navarro o un restaurante. Muchos trabajos en la Capital del Sol son mal remunerados, elementales y escasos. Pero no exigen bilingüismo. Y hablando del sol, día a día llegan cubanos desde Nueva Jersey, Nueva York y Chicago que han estado 50, 40 y 30 años por acá. ¿Razón? El frío. La mayoría de los cubanos tienen una ancestral enemistad hacia el frío. Los recién llegados evitan tal confrontación climática y prefieren permanecer  en el Caribe norteamericano. Ojo: el frío es también metafórico. En el norte hay mayor frialdad afectiva, o al menos, allí no son tan calurosos como el cubano medio desearía.  

Hay otras razones que el cerebro anglo no entiende y sí el corazón hispano: el sentido de pertenencia social y de referencia cultural. Aunque la temperatura política haya bajado en Miami por el declive de las viejas generaciones, Miami y el tema Cuba son inseparables. Tema que alcanza la política, las artes o la ciencia. En ningún lugar del mundo, incluyendo los propios EEUU —a solo 40 millas—, se habla más de la Isla. Y aunque eso parece una paradoja, un machucarse inservible, es otra realidad incontrastable. Los cubanos necesitan, al contrario de lo que diría el poeta romano Publilio Sirio, una tumba en el exilio: un juego de dominó, un puerco asado en caja china, el almuerzo familiar los domingos y hablar de La Cosa…

Tal vez previendo que este éxodo de baja intensidad se convierta en un huracán migratorio, enviaron a Cuba al subsecretario de Homeland Security, nada menos que un cubano de origen. Como en conciliábulos anteriores entre gobiernos, nada ha trascendido. En pocas semanas, el general Raúl Castro aterrizó en Mérida, Yucatán. Sucede que las 90 millas marítimas de Cuba a la Florida son ahora más de mil entre selvas, desiertos, ríos y ciudades de Sur y Centroamérica; destino final: la frontera mexicana para ingresar en EEUU. Y recordemos que tanto Mariel como Guantánamo sucedieron en administraciones demócratas; ambas desastrosas experiencias para Carter y Clinton. Puede que Obama no esté dispuesto a repetir el error y dejar fuera de la contienda a Hillary. Tampoco Raúl es Fidel. Se habla ya de deportaciones express de México a Cuba.

De estos sucesos podríamos sacar algunas prematuras conclusiones: la Ley de Ajuste Cubano podría no desaparecer pues no lo quieren ni el Gobierno norteamericano ni el cubano. A los del Norte les garantiza el voto latino del sur de la Florida. Al régimen cubano, miles de millones de dólares en remesas de ciudadanos y residentes. Así, ambos gobiernos mantienen una fluida conversación, diríase que una íntima aunque discreta plática, lejos de la vista de los curiosos. Relación cuyo objetivo primario es ganar tiempo en ambas orillas: en Cuba, dar tiempo a la infalible biología y la sucesión generacional; en EEUU, tiempo para lidiar con las escaramuzas del Socialismo del Siglo XXI y centrarse en la verdadera cruzada, lo que el Papa Francisco ya calificó de Tercera Guerra Mundial. 

El único dilema sigue siendo, como siempre, el dinero. ¿Podrán las remesas hacia la Isla garantizar ese tiempo esencial? ¿De dónde saldrá la enorme suma que necesitará  el régimen cubano para mantenerse a flote y que ningún norteamericano con cerebro invierta en las condiciones actuales? ¿Cómo hacer una transición democrática y no una sucesión dinástica financiada por los mismos cubanos?

La respuesta podrá estar en ese cuasi Estado llamado Miami donde vive y muere la Otra Cuba. Como el Monte Megido, que da nombre a la llanura donde sucederá el Armagedón o Batalla Final, los caminos futuros conducen allí. Ya no será posible construir algo nuevo, inclusivo, con todos y para el bien de todos, sin Miami. El régimen lo sabe o ya debería saberlo. Y quizás hace años se está preparando para ese momento. La batalla verdadera puede que no se dé en ambos capitolios —casualmente similares y reconstruidos al mismo tiempo—, sino en ese Macondo de los Everglades, descalificado por muchos  y que, lucha apocalíptica, reveladora, será una batalla espiritual entre la verdad y la justicia contra el mal.

¿Estaremos preparados entonces, como diría San Agustín, para ser implacables con el pecado y al mismo tiempo, misericordiosos con el pecador?    

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 27 ]

Imagen de Anónimo

La verdad tengo que coincidir con el londinense. Demasiado comunista arrepentido en Miami, demasiado estafador, es la ciudad donde mas se estafa. Pronto vivir en Miami va a ser como vivir en Cuba. Los que salen de Cuba para Miami no tienen tiempo de adaptarse a la vida en una sociedad civilizada, llegan a Jayalia y estan como en Cuba, todo es por la izquierda y no hace falta ni hablar ingles. Hay hasta rejas en las casas y te arrebatan la cadena.  Ademas al que se queda en Miami no aprende ingles y no se puede ir para otros estados. Jabao Delfi

Imagen de Cubanón Regusanón

Anónimo de las 9:04 pm, ya se te salió la veta de partidario del régimen castrista cuando insultas a esos primeros exiliados que encontraron un Miami más parecido a un peblo turístico que la ciudad cosmopolit ena y hermosa  en que ellos la convirtieron. Tantos cubanos que sufrieron cárcel en Cuba, que fueron expropiados arbitrariamente, que tuvieron familiares fusilados, gente que llegó a Miami con una mano delante y otra detrás porque el régimen los privó de todo y a golpe de esfuerzo lograron empinarse y consgruir esa ciudad que tú consideras un vertedero. No en balde esa primera generación del exilio ha dado seis congresistas a este país y dos candidatos a la presidencia que son hijos de esa misma generación. Sí, de los que han llegado últimamente hay algunos, nose si muchos o pocos que son mal elemento, pero no se puede juzgar a todos los cubaunos de Miami por  lo que han hecho esos individos. Quédate en Londres porque gente como tú ni en en este país ni en Miami l queremos

Imagen de Anónimo

Este "londinense" es el mismo que comentaba antes como AlejandroUK, fueron tantas las "predicciones profeticas" que le reventaron en la cara que hasta el nombre se quito.

Imagen de Anónimo

Primavera árabe a la cubana "todos m archamos desde América del Sur a Miami a pie",  COMENTARIO de Esopo. 

Imagen de Anónimo

La verdad, a mi Miami me encanta, el clima, la playa, la comida, la mayoría de la gente, excelente, me retiraré  en Miami beach, ya estoy comprando apartamento alli. Adiós aseres y vivo en maryland.

Imagen de Anónimo

Ano. 9:04 am, kitsch no es término inglés, a ver si aprendes algo hoy, ignorante. Y da grima las múltiples faltas que cometes en español, más allá del toque populachero y humorístico que quieres darle a tu comentario. ¿Españolar? Yo no vivo en Miami, así que no defiendo  Miami, pero sí me parece triste y repugnante que un cubano diga que siente vergüenza de que lo vean hablar en español y solamente reserva ese idioma para hablar con su perro. Eso habla de tu degradación personal, de tu falta de autoestima, de tus complejos de inferioridad y de tu incultura. No sabes ni siquiera usar bien una fábula de Esopo, porque la zorra no podía alcanzar las uvas, pero lo que tú tan a lo Castro llamas "gusanera" alcanza y vive en Miami.Tú sí que eres un perdedor y un cipayo mental. Con el reloj muy retrasado, porque Londres fue la capital del mundo hace dos siglos. Y fracasado por no ser suficiente "british" y con terror a hablar la lengua de tus padres. En resumen, un idiota inculto con ínfulas...

Imagen de Anónimo

El anonimo de las 4:36 pretende darme lecciones de ortografia hispanica corrigiendome un termino ....en ingles . A ver , monina . Cuando escribes en espanol , puedes espanolar los anglicismos , es lo que yo he hago con " Mayami " y con " kisch " . La T , en espanol no se pronuncia y como yo escribo en espanol , foneticamente no la escribo para no quedar como un picuo y un esnob. Yo entiendo a que la gusanera defienda a mayami como la zorra a las uvas verdes pero la triste realidad es que Mayami es una ratonera , una cloaca a la que van a parar todas las aguas fecales que huyen de Cuba . Quien se va de Cuba ? Lo peor y lo mejor . Lo mejor se va fuera de Mayami y lo peor a la chusmeria como las mocas van a la m....La cultura en Mayami es ir a la Chopin a comprar comida . Porque ni a la playa puedes ir . Desde que te levantas hasta que te acuestas oyes " Fidel " 456 veces . Entre los amargados y los resentidos por el cuchitril que le expropiaron en 1960 y los nuevos emigrados hedonistas y unineuronales que no saben ni leer ni en espanol el futuro de Mayami es mas negro que el de Haiti , que al menos habla frances , un idioma mas refinado . Quien se queda en Mayami es un perdedor . No hablo de los que se fueron antes del Mariel , hablo de las nuevas hordas . Nueva York NO ES la capital del mundo . Es Londres y por eso aqui hay mas multimillonarios que en NY . Pero claro ...las bocas agradecidas por el cupon de comida diran lo contrario . 

Imagen de Anónimo

lo mejor que tiene Miami, es lo cerquita que esta de USA, hace rato que es la segunda ciudad de Cuba en habitantes, y como van las cosas puede llegar a convertirse en la primera, en todo conglomerado humano de casi dos millones de personas siempre hay de todo, toda regla tiene su excepcion, pero las excepciones no son reglas, mas de 50 años han sido suficientes para demostrar que cubanos que han triunfado en el norte, por lo general quieren hacer su vejez aqui, mi experiencia de conocer varias ciudades de USA y de Europa, me autorizan para afirmar que es una ciudad limpia y ordenada como pocas, da gusto recorrer sus amplias y arboladas avenidas, sus cientos de km de playa son un paraiso para los cubanos, que tanto disfrutan de ellas, sus restaurant con todas las comidas conocidas pero sobre todo la cubana, discotecas, molles, parques recreacionales para adultos y niños, sus academias de pelota, con destacadas figuras cubanas de grandes ligas se cuentan por decenas, en cualquier recorrido nocturno se pueden apreciar zonas deportivas iluminadas con amplia participacion, los fines de semana ni hablar, terrenos de pelota con graderias y cesped y media luna que ya quisiera tener algun estadium de los que conocimos en Cuba, cientos de padres y familiares acompañan a sus hijos de todas las edades a los juegos que son una verdadera fiesta, darse una vuelta por Tropical Park los domingos es todo un placer al ver tantas familias compartiendo con familiares y amigos.

Imagen de Anónimo

Anónimo, 4.06.Como puedes decir que tu propio idioma te da vergüenza.Siento que eres un ser muy infeliz que estas en ese limbo donde desdeñas a los tuyos y aquellos que admiras te desprecian ,Yo soy cubano y vivo en los Estados Unidos y además soy licenciado en ingles y puedo decir que modestia aparte lo domino muy bien,pero te puedo decir que me siento muy orgulloso de ser Cubano y mientras mas conozco al alma sajona mucho mas.Estoy muy orgulloso de mi lengua que defiendo a capa y espada, es la lengua de mi padre de mi madre y de todos mis antepasados.Ay de aquel árbol que desprecia su podría raíz pues morirá seco como rama de otoño!.Y te digo mas cubania puedo ser símbolo de picardía, pero no de vulgaridad y  chabacaneria.Viva Cuba!

Imagen de Anónimo

Cubanon Regusanon:100% de acuerdo con Usted, yo no vivo en Estados Unidos, pero tambien conozco Manhattan y New Jersey, y no los cambio por nada del mundo. Soy Cubano 100% pero no me hacen falta ni la chusmeria ni el "Cubaneo" mal interpretado, influencia de la mala educación a consecuencia de la dictadura. El que no sea capaz de ser cosmopolita, que se quede en los solares de La Habana.