Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Sociedad

Por segunda vez, TEDx Habana

El sábado 14 de noviembre se realizó la segunda edición de TEDx Habana bajo el nombre Futurisla, en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional.

Incluso quienes asistían por primera vez (atraídos por spots televisivos o flyers distribuidos en la calle) sabían que TED es una organización que surgió en 1984 como una conferencia de cuatro días en California y que ha crecido para apoyar ideas que buscan cambiar el mundo a través de distintas iniciativas. Es una organización sin fines de lucro.

TEDx es un programa de eventos locales creado por TED para reunir a un público en una experiencia similar a TED. La x significa evento TED organizado de forma independiente.

En TEDx Habana se combinan videos de charlas de TED y oradores en vivo. Es también una organización sin fines de lucro coordinada por voluntarios para esparcir ideas transformadoras. Sus organizadores son el productor musical y filántropo Andrés Levin; Cucu Diamantes, artista, compositora, actriz y filántropa; y el artista, director cinematográfico y filántropo Jorge Perugorría.

La entrada a TEDx Habana fue libre y el público estuvo compuesto por personas de todas las edades y profesiones, aunque predominaban los jóvenes. También asistieron extranjeros, y para quienes no entendieran español hubo receptores que les permitían comprender las presentaciones.

Al comenzar el evento, la artista Cucu Diamantes pidió un minuto de silencio por las víctimas del atentado ocurrido en Francia el día anterior, y posteriormente dejó el escenario a la actriz Yuliet Cruz, quien fue la conductora TEDx Havana.

En las presentaciones, tanto de cubanos como extranjeros, además de las dos charlas TED proyectadas en las pantallas, estuvo presente la preocupación por el futuro de Cuba y del mundo, por el medio ambiente y por la forma en que las nuevas tecnologías y la explosión de información pueden afectar nuestras vidas, pero también su potencial para mejorarlas.

El proyecto agroecológico Finca Marta en Caimito, Artemisa, presentado por el cubano Fernando Funes, fue de los que más interés despertó en el público, ya que persigue activar la economía del territorio a través de la agroecología. Durante los intermedios se le acercaron varias personas para conocer más al respecto.

También en relación con la agricultura, la profesora e investigadora Marlene Navarro presentó la experiencia de un campesino que produce biodiesel a partir del piñón, que es un fruto venenoso.

El Doctor Gilberto Fleites, cirujano general y oncólogo, ofreció datos sobre la incidencia del cáncer de pulmón en la población cubana y el aumento de enfermedades como la diabetes y la obesidad, en relación con los malos hábitos de alimentación. Pero afirmó que incluso quienes llevan una vida saludable corren riesgo de contraer enfermedades debido a la contaminación ambiental. Su exposición fue de las más valientes al abordar la forma en que incluso los hospitales contribuyen a la contaminación, y compartió su sueño de construir un "hospital verde" como base de una medicina sostenible.

No es posible hablar en un espacio tan reducido de cada una de las presentaciones, pero no puede dejar de mencionarse, entre los extranjeros, al artista brasileño Vik Muñiz, quien en principio pensaba dirigirse al público en inglés y luego optó por su "portuñol". Pero lo verdaderamente impactante son sus obras, sobre todo la serie de retratos realizados con basura y desperdicios, que inspiró el documental Wasteland, nominado al Oscar.

La presentación "Esto no es pan", del ingeniero en alimentos y chef de cocina Alberto González, ganador de una Estrella Michelín entre otros premios internacionales, incluyó una demostración de cómo confeccionar un pan de maíz y la distribución de algunos panecillos y palitroques elaborados en Salchipizza, su panadería ubicada en la calle Infanta, en Centro Habana. Allí oferta una amplísima variedad de panes de muy alta calidad, y no permite que ningún cliente nuevo compre sin degustar antes.

Muy aplaudida resultó también la exposición del biólogo molecular Manuel Raíces, quien forma parte del grupo de investigación que desarrolló el Heberprot-P, para la úlcera del pie diabético, único de su tipo a nivel mundial. Raíces explicó cómo las empresas biotecnológicas son el motor de la salud humana, pero los tratamientos son muy caros y a los enfermos se les ve más como clientes que como a pacientes. Contrastó esta realidad con la producción de medicamentos en Cuba sin fines de entrar al mercado, sino de ponerlos a disposición de quienes los necesiten. Terminó afirmando que Cuba tiene un futuro luminoso, pero no podemos permitir que el sol nos encandile, que la salud siga siendo un derecho al alcance de todos. Estas palabras no solo arrancaron los aplausos de los presentes, sino que pusieron a todos de pie.

Sin embargo, durante el segundo intermedio tuve la oportunidad de conversar con un señor holandés que se encontraba en el público y que consideraba que el doctor Manuel Raíces solo había contado la mitad de la historia: "En Europa, la gente no muere en los hospitales por falta de dinero. Si eres rico pagas; si no tienes recursos, recibes el tratamiento gratis. Cuba paga muchísimo dinero para tener las patentes de sus medicamentos, y los vende en muchos países en los mismos precios que se venden en todo el mundo. Ahora quieren entrar en el mercado norteamericano".

De todas formas, el reconocimiento al trabajo del doctor Raíces y los investigadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología es más que merecido por su esfuerzo.

Imposible dejar de mencionar la participación del escritor, poeta y antropólogo Miguel Barnet, más por su relevancia como escritor e intelectual, que por su presentación, titulada "Una dicha mayor", que consistió en hablar de lo que le ha impulsado a escribir a lo largo de su vida, dedicada a rescatar la de aquellos que no han tenido historia, a través de sus novelas testimonio. Miguel Barnet defendió la realización de TEDx Habana.

La doctora Mariela Castro, quien también es responsable de la realización del evento, expuso sobre la revolución de los sexos en el contexto de "la revolución cubana". Aunque reconoció la institucionalización de la homofobia durante los años 60, 70 y 80, puso el mayor peso en los patrones heredados de sistemas anteriores a 1959, y mencionó como atenuantes para la homofobia institucionalizada, la falta de conciencia de que esas políticas eran incompatibles con "la revolución". Además, se refirió al trabajo del CENSEX y de la sociedad civil (sin aclarar si incluye a personas y organizaciones que también luchan contra las discriminaciones pero no son partidarias del Gobierno) para visibilizar y erradicar todas las formas de discriminación "que la Revolución no ha sido capaz de eliminar".

Uno de los proyectos más interesantes fue el de inteligencia artificial presentado por Bruce Duncan (EEUU) y la Robot BINA 48, quien respondió preguntas del público en español (idioma que no había hablado antes). BINA también iba a desempeñarse como DJ durante la noche en La Tropical, en el espectáculo que culminaría el evento.

La cineasta y activista social Lizzete Vila habló del Proyecto Palomas, del que es fundadora y líder, y también de la Fábrica de la Felicidad, que creó en 2012.

El último orador de la noche fue el periodista y gamer Félix Manuel González, con una presentación llena de ingenio y humor, muy aplaudida, sobre la red alternativa SNET (Street Network o red de la calle), y los videjuegos en Cuba, que a diferencia de como sucede en otros países, no enajenan, sino más bien sirven para socializar. En su exposición ofreció datos interesantes, como que Cuba ocupa el lugar 111 en el desarrollo de las tecnologías de la informática y la comunicación, y el 114 en cuanto a conocimientos y competencias tecnológicas.

TEDx Habana también contó con las actuaciones de Susana Pous y la compañía DanzAbierta, la agrupación folklórica Osain del Monte, y el artista Alain Pérez. La escenografía fue obra de los artistas Alex del Río y Ernesto Rancaño.

El evento fue posible gracias al apoyo de Havana Club, la Embajada de Noruega, Lunt Foundation, jet Blue, Ítaca Films y TJP Interacional SA, además de otros colaboradores.  

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

"...el artista, director cinematográfico y filántropo Jorge Perugorría..."¿FILANTROPO?KT

Imagen de Anónimo

Está fortísimo eso de escoger a Cuba, un país medioevalmente gobernado, para exclusivo beneficio de una elite electa por ella misma a golpe de manipulación y bayoneta, para hablar de futurismo e ideas transformadores. No lo concibo. Supongo que hablarían de todos los cambios del mundo excepto los que necesita Cuba, donde hay que cambiarlo todo, empezando por el gobierno y la mentalidad del cubano, que ni se acuerda que algún día fue ciudadano, para convertirse en súbdito de los reyezuelos tropicales de Biran.

Imagen de Anónimo

Miguel Barnet leyó un texto con el que durmió al auditorio. Dadne Carbonell fue también patético pues expresó que ya los cubanos tenían internet y que es malo para el pueblo el internet porque dejan de socializar.

Imagen de Anónimo

Toda una apoteosis a la paja mental…

Imagen de Anónimo

todo estaba muy bien hasta que se menciona a Mariela castro. como es posible que estos organizadores puedan lidiar con eso!! valdra la pena hacer un evento donde hay que tragar buches de veneno? es evidente que la presencia de esta inmunda es intencional, para que no se vea como un evento independiente sino respaldado por la revolucion! Manda Pin..!!!  no soporto como la gente tolera la presencia de esta señora!

Imagen de Anónimo

!Qué clase de porquería! Parece que lo hubieran hecho en otros país y no en Cuba. !Qué lejos de la realidad esa esta gentuza! El Lapón Libre