Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Opinión

Amor sin tiempos de cólera

Hace algunos años caminaba con una amiga por una larga avenida habanera. Eran los primeros años de los 80. La apertura de mercados y libertades mínimas hacia que muchos pensaran que la libreta de racionamiento, conocida simplemente como "la libreta", estaba a punto de desaparecer. Recuerdo que cuando dije apoyar la idea, la amiga se paró en seco, y gritó  en medio de la calle: "¡La libreta no, por favor! Eso es lo único que nos garantiza alguna seguridad". 

La miré fijamente. No podía creer lo que oía. Todavía en aquellos lejanos días de alguna bonanza, la libreta era casi un chiste de mal gusto. Con lo que "daban", apenas se podía llegar a mediados de mes. Pero aquella experiencia me ha estado dando vueltas en la cabeza por más de treinta años.  ¿Seguridad? ¿Qué seguridad?

Y es que la sensación subjetiva de estar seguros es tan importante para vivir como respirar. No importa de qué y cómo se esté seguro. Puede usted estar convencido de que esa casa es suya, que tiene un médico y un hospital gratuito y su salud está segura, o que aunque pierda un poco de su libertad individual, hay suficientes policías y segurosos para asegurar su seguridad. Es precisamente eso, seguridad, lo que tratan de vender las ideologías, los políticos e incluso las grandes religiones. La función primaria de cualquier institución o líder que pretenda la totalidad del corazón humano es alcanzar esa máxima sensación de seguridad en sus seguidores.  

De alguna manera, quien da seguridad ordena. Y quien protege, manda. Y mientras más seguros y más protegidos nos sentimos, mayor es la cuota de autonomía y libertad individual que entregamos al Poder Invisible. Unos pueblos más que otros, pero todos casi  por igual sin importar su ubicación geográfica o histórica, han entregado a hombres y no a instituciones su propia seguridad. Nadie es indemne a tal cesión. La naturaleza humana, por su conciencia de peligro y muerte,  entrega a un padre, a un jefe, un líder, a una esposa o un esposo, una pedazo de libertad propia a cambio de seguridad.

He pensado mucho en lo que mi amiga y cientos, millones de cubanos temen con un cambio: perder su seguridad. No importa que esa seguridad sea tan irreal como una pesadilla, o que la libreta de abastecimiento no alcance, que los hospitales estén en ruinas y sin médicos, y las escuelas sin maestros, que los salarios sean mínimos y las ciudades se caigan a pedazos. Para millones de cubanos, aun hoy, la libreta y los hospitales, las escuelas y los salarios y las bellas ciudades cubanas "tienen problemas  pero están seguros";  no merecen ser cambiados por nada ni por nadie porque todo puede ser peor.

Es ahí, en la subjetividad de la mayoría del pueblo cubano, donde el comunismo cubano ha logrado su mayor y más prolongado éxito. Y sus enemigos, el fracaso. Y a cada rato, algún añoso dirigente cubano repite como mantra la frase "la Revolución cubana no deja abandonado a nadie". Bien sabemos que no es del todo cierta; tampoco del todo falsa. El régimen sabe muy bien escoger los destinatarios de ayudas urgentes, y aunque insuficientes, casi miserables, son exageradamente promocionadas en los medios de comunicación día y noche hasta que el cubano de a pie pueda sentirse seguro tras un ciclón, un accidente u otra adversidad, incluida la guerra.   

Por otro lado, y tocando el tema de los medios, la democracia no es un lugar muy seguro que digamos. ¿Por qué cambiar las cosas?, se dirán muchos. Lo que han oído y han visto los cubanos por más de medio siglo es que en otros países se compran las elecciones y se asesinan a presidentes y a diputados. ¿Elecciones para qué? El régimen cubano compró hace ya bastante tiempo el derecho a la paternidad de su pueblo; el derecho cuasi divino e infinito de gobernanza.  No usó solamente las armas o el dinero, aunque también de eso hubo bastante. La fuerza y el dinero no consiguen corazones por mucho tiempo. El régimen sedujo a millones de padres, hijos y abuelos con el infalible mensaje del amor filial: seguridades paternales. Un Papá Estado que, aunque se duele de mantener a tantos —¿será real ese dolor?—, no puede evitarlo pues es su razón existencial.       

¿Se puede hacer  algo con un pueblo que, a pesar de sentirse adulto no puede desprenderse de las ataduras sobreprotectoras que lo hacen dependiente, inhábil,  irresponsable, en fin, no libre? Un pueblo que se sabe limitado por un Poder Absoluto y que, al mismo tiempo, siente como si debiera algo; como si al romper con el Pater y salir en busca de su propia vida, traicionara su existencia propia. Por desgracia, desde esta orilla, no acabamos de entender que, como el personaje de la novela 1984 de George Orwell, con lágrimas en los ojos y después de sufrir tantas humillaciones, muchos buenos cubanos que todavía quedan en la Isla podría decir aún que "lo aman" —ya sabemos a Quién. Un amor de Estocolmo, sí, pero amor al fin…

Por cierto, acá los políticos también ofrecen incumplibles artificios de seguridad —deportaciones masivas, murallas faraónicas, empleo absoluto, y supremacías mundiales— y ya vemos los resultados en las encuestas.  Por eso una opción de cambio, de maduración social, no puede quedar en el orden material de las cosas. El soporte material sin el componente existencial, sin el discurso de paz, reconciliación y de reencuentro, es inoperante. El corazón humano no cambia con cruceros, celulares, computadoras o automóviles.  Al contrario: suele encallecerse, hacerse insensible. El cambio real empezará cuando una amiga cualquiera, caminando por una larga calle habanera, preguntará con asombro quién, por qué y para qué le racionan sus alimentos. Y lo preguntará sin disgusto porque, para entonces, en su corazón ya no habrá tiempo para la cólera.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 22 ]

Imagen de Cubanón Regusanón

. Tú qué sabes de eso? Tú qué sabes de tener que hacer guardia en la colina universitaria con un frío que alaba hasta los huesos porque a fidel se le ocurrió que había que proteger escuelas, fábricas, cementerios, sí,hasta cementerios, contra la agresión iperialista y si no lo hacías perdías tus estudios o te miraban mal en el trabajo y  la primera te botaban. Tú no sabes de eso, ni de que te mande el dictador a jugarte la vida a una tierra extraña en África, en Asia, en cualquier lugar que a él se le ocurriera  por satsfacer su estúpida megalomanía y si no vas, prepárate que te conviertes en una no persona. Qué sabs tú lo que hes andar por a calle trpado enuna bicicleta con dos bistés de puerco en un cartucho temblando porque si la policía te los coge, vas preso? Todoeso lo viví yo y a pesar de que trataba de distanciarme del horror, como Winsto Smith, a veces el horror me atrapaba y aceptaba cosas y gritaba consgnas. Gracias a Dios nunca le pegué a nadie por ese motivo aunque una vezlos comunistas trataron de involucrarme en uno de sus actos de repudio en el 80 pero me escapé por una calle lateral. Cuando hayas vivido esas experiencias, entonces podrás decir que entiendes alos cubanos. antes, no. No opines de lo que

Imagen de Cubanón Regusanón

Por un cargo, por una carrera universitaria, por un apartament de microbrigada, por un televisor un refrigerador ruso o un ventiladorcitomalo, cuando esos artículos se asignaban en "asamblea de grabajadores" la gente se despedazaba, sacaba trapos sucios hacia brujeria y de cuanto ha con tal de ganárselono conoces.

Imagen de Cubanón Regusanón

Anónimo de las 6:32, tú dices entender a los cubanos po lo que presumo que no eres uno de nosotros. Por misma isma razón no has vivido en Cuba y consecuencia no has experimentado lo que es vivir bajo  una dictadura totalitaria que NUNCA ha dadoal pueblo la opción de decidir su destino ni individual ni colectivamente. Quién te dijo a ti que allá el hombre no es el lobo del hombre?Qui

Imagen de Anónimo

El que nace con el collar en el cuello y se acostumbra a el, primero no se le ocurre el poder quitarselo, y si se lo quita, siente que le falta el peso en el cuello y se lo vuelve a poner. Este es el pueblo Cubano de 1959 hasta el presente.

Imagen de Anónimo

Y al de la bandera colgada al cuello qué le habrán dado ¿un pan con croqueta extra? Me temo que ni eso.

Imagen de Anónimo

Igual que en la colonia y la lucha por la independencia. Cojo y que no salimos de ellos ahora los hijos del soldado español Angel Castro que probablemente mato a Marti, son los con nos maltratan.Pero claro que se sentia seguridad con un viceery y gobernadores en la Isla y un ejercito que nos defendia de piratas e invasores aunque a fin de cuentas fueron criollos los que liberaron La Habana de los Ingleses, que no querian ese cambio de metropoli aunque la española fuera la mas depravada.Fue la opresion economica y monoplolio de la metropoli que impedia el progreso de los criollos, el acceso a la informacion y el incitamiento economico de EEUU por los interes economicos de los mismos que lograron activar a una parte del pueblo y lograr la independencia.Notese que esos son precisamente los factores que los castros quieren para si mismos en exclusiva: El control de la actividad economica, la informacion y las relaciones economicas con EEUU.

Imagen de Anónimo

Si no te impotra vivir como un animal o sea sin derechos pero sin obligaciones. Si eres un vago y no te importa superarte y ademas tienes una conducta y una forma de comportarte totalmente marginal tu lugar es cuba. No busques otro.

Imagen de Anónimo

En verdad ete comentario no viene al caso,es una disgresion personal,pero no es un planteamiento politico.El problema cubano sigue en pie: Una dictadura totalitaria que secuestra la soberania de su pueblo.La peticion de la oposicion: derechos para que el pueblo cubano pueda escoger su destino y despues ,emprender el camino.Cada cual tiene un voto,el,soberanamente decidira.Y punto.Lo otro(como este articulo) es poesia para dormir!!

Imagen de Anónimo

Increíble y exacta descripción de la realidad cubana. Que Dios nos otorgue la gracia de la pronta libertad del pueblo cubano, tan aplastado y oprimido por los Castro durante tantos años de dictadura.

Imagen de Anónimo

El anonimo de las 6.32 describe perfectamente al Socialismo cubano, esclavos modernos (los cubanos ganan promedio 25 dilated al mes) que enrriquecen a una minutia que que posee todo (los CastrisCastris y su pandilla). El EXAGERAO