Lunes, 18 de Diciembre de 2017
09:34 CET.
Economía

Importación de mercancías, un negocio en ascenso

Las ventas en el mercado negro han sido una constante en la Cuba revolucionaria. Firmemente perseguidas por las autoridades policiales, eliminarlas no ha estado nunca dentro de sus posibilidades. Si en años anteriores estas ventas se hacían de manera subrepticia, hoy el amparo de los negocios privados las ha hecho florecer y es muy fácil acceder a ellas.

La diversidad de las mercancías vendidas es ilimitada: alimentos, herramientas, electrodomésticos y ropas. Lo que usted quiera comprar y las tiendas estatales no posean o tengan a precios astronómicos, se encuentra en el mercado negro. Solo es necesario preguntar en la calle, y la mercancía aparece.

El robo a las empresas estatales es la fuente fundamental de este comercio. Pero desde hace pocos años se le ha  unido la importación de mercancías de manera privada. Aunque reciamente maniatado por numerosas regulaciones aduaneras, este negocio prospera, aupado por las carencias crónicas que padece el país y la corrupción creciente de la anquilosada infraestructura gubernamental.

Su fortaleza principal es la venta a plazos, opción de pago negado a las personas por parte de los comercios estatales. Obligado a pagar al contado con sus irrisorias remuneraciones, comprar de esta manera recrea la ilusión de consumo. La ropa es la mercancía que más se importa. La prohibición de su venta a los cuentapropistas no ha reducido su tráfico, solo ha hecho que los vendedores diversifiquen y perfeccionen las maneras de hacerlo.

La cadena del tráfico comienza con los viajes de compras a Ecuador, Haití y Rusia. Estos lugares se han convertido en los paraísos de inversión de estos nuevos importadores privados. Las redes están eficientemente organizadas. Se hace la compra entre cuatro días y una semana y se regresa a la Isla donde se le entrega a sus distribuidores.

Yulia tiene 29 años, y trabajaba de informática. Empezó con la venta de ropa en su centro de trabajo, una amiga se la daba y ella le ponía su plus de ganancia. Después de dos años ha decidido estrenarse como inversionista. Acaba de regresar de Moscú, donde hizo una compra de 125 kilos entre ropa y zapatos.

"Fue mi primer viaje fuera de Cuba", comenta, "el alojamiento y demás estaba cuadrado, fui a  medias con otra persona que me contactó con la gente de Moscú. Fueron solo seis días, me hubiera gustado visitar la Plaza Roja y la discoteca Habana Vieja, pero entre las compras en la tienda y el empaquetado no hubo tiempo para turistear. Será para el año que viene".

Ella vende ropa en su casa y tiene sus distribuidores. La mayoría son jóvenes desempleados que se buscan la vida como revendedores. Caminan por las calles de los barrios de Santiago con las mercancías colgadas en sus brazos o simplemente la exponen en los bancos de los parques como cualquier vendedor legal. Llegan hasta centros de trabajo proponiendo atractivas cuotas de pago de hasta tres meses, y  regresan a cobrar sus adeudos cada día de pago.

Otro de estos empresarios es Joaquín, de 56 años, cubano nacionalizado español, quien después de tres años ha dejado su residencia madrileña para importar mercancías. Su pasaporte español le permite mayor libertad en cuanto a los países a visitar. El hace los viajes vez cada dos o tres meses. Vende su mercancía al por mayor, que es la mejor manera de recuperar rápido la inversión. "Tengo mis compradores seguros", dice, "y siempre me aparecen nuevos".

El negocio fructifica. Las buenas opciones de pago, la calidad y variedad de ropas y zapatos, en comparación a las carísimas prendas que caducan en las tiendas en divisas, hacen que cada día se acojan más cubanos a este medio de vida.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Hay dos clases de personas que hacen este tipo de trapicheo.Unos son los cubanos que tienen posibilidad de ir al exterior, gracias a que tienen a algún familiar o novio/a afuera, o bien, son funcionarios en carrera o ya retirados. También los que trabajan en Cubana de Aviación o en el MinRex.Por otro lado, los extranjeros también lo hacen. En Miramar siempre ha habido tiendas de vietnamitas o chinos, que gracias al descuento que le realizan por ser diplomáticos, venden al público lo mismo que en las tiendas en divisas. Acá añadiría los cubanos (que entraron por Cubalse) a las representaciones diplomáticas extranjeras y consiguen desde repuestos de VW escarabajo hasta antenas de DirecTV. Y aquí les puedo asegurar que hay muchos mercantilistas que además de sus 300 o 400 dólares al mes, hacen otro tanto, incluidos algunos manejos con venta de visas (hasta Tony Castro estuvo en esto), ropa, carros y/o motos.Lo que ocurre es que el gobierno mira hacia el costado a aquel que hace negocios por izquierda cuando le conviene. Si el que quiere trapichear es un cubano de a pie, va preso. En los barrios, cuando el CDR se hace el sueco, el negocio avanza.

Imagen de Anónimo

No Castros, No Problem Fuera los castros del poder !!!

Imagen de Anónimo

Pais de pordioceros y comunistas 

Imagen de Cubanón Regusanón

Anónimo de las 3:30 pm, Esos chusmas barrioteros no son más que el producto del desgobierno que ha existido en Cuba por más de medio siglo. Que haya que esconderse para vender un jean o un mocriwave es impensable en cualquier lugar del mundo escepto Cub y Corea del Norte. Los Castro son los únicos reesponsables de ese estado de cosas. La gente lucha por resolver, unos haciendo sus negocios, otros largándnose del áis como t´y como yo, por eso no puedo criticarlos a los que andan en negocios. Eso no ocurre en China que, aunque sea comunista, tiene abierta la economía. Cuba, no.

Imagen de Anónimo

Anónimo, tú hablas así porque no sabes lo q es tener q lucharla para sobrevivir.

Imagen de Anónimo

 ¿Donde está lo malo que están haciendo esas personas? Simplemente están utilizando una posibilidad para hacer un negocio, negocio que como todos, aporta también algo a la sociedad, resolver un problema insolouble de otra forma en el país, el vender con mejor precio y calidad superior a la única opción que tiene allí quien no tiene posibilidad de viajar al exterior o tiene familia fuera del país que le envíe para sus necesidades. ¿O es que esos que aquí opinan que eso es lo peor de lo peor desean que en Cuba no haya libre comercio? Lo único negativo que habría en este caso sería quee estas personas no pagan impuestos por sus actividades comerciales, cosa esta que tampoco en la situación del país, es algo reprochable, toda vez que no existe allí un estado normal y estas personas no reciben ningún beneficio del estado, solo persecución. Hay que mirar cuando se quiere hablar mierda, hasta donde es correcto. 

Imagen de Juan

Hay unos cuantos foristas que no están de acuerdo con los vendedores pero yo lo veo diferente. Le están haciendo un bien a las personas en vender mas barato, mas variedades y mas moderna. No veo nada malo en eso.Los malos de la película son los Castro y las tiendas recaudadora de divisas.

Imagen de Anónimo

Antes dl 59 el PIB de cuba era mas alto que el de muchos paises de europa.pero paso lo que paso y asi estamos

Imagen de Anónimo

Qué fácil es criticar. Pensar que un enorme % de cubanos no tiene familiares en el exterior ni nadie que les eche una mano y quieren vestirse como los demás. Y esta gente que importa ropa al país las ofrece más baratas, de mejor calidad que en las tiendas del gobierno. Me parece muy bien. Es cierto que en mi caso prefiero invertir en mejorar las condiciones de vida, casa, una buena cama, comida, etc que un modelito para mostrarme en el parque, algo muy cubano, el mostrarse, las apariencias. Pero bueno, cada familia tiene sus prioridades. Lo importante es que ese mercado paralelo pone en jaque al gobierno con su mala calidad y sus altos precios de sus productos. Y nunca ha sido ni será la Suiza del Caribe, sean más modestos. Es sólo una isla con barrios de sus ciudades muy sucios, con mal olor, deterioro por todas partes, desperdicios... Nada que ver.

Imagen de Anónimo

Esa gentuza como tu les llamas esta tratando de alimentar a sus familias.y segun el aticulo venden mas barato y con mas variedad.no estan robando estan vendiendo.no seas asi.para mi los ladrones es desgobierno que compra basura China y de panama muchas veces podrida y le vende a la gente.eso es robo.venden carisimo y al final el billete a las cuentas de lopes callejas o los Castro.la gente tiene que vivir.