Viernes, 15 de Diciembre de 2017
17:14 CET.
Sociedad

Las 'cantinas', comedores para viejitos

Archivado en

Sobre la puerta de entrada un cartel con letras rojas: Sistema de Atención a la Familia. Dentro, un televisor Panda encendido con dos ancianos como espectadores. En una de las mesas de hierro destartaladas, otros cuatro ancianos juegan un dominó silencioso.

Todos están vestidos con ropas de mucho uso. Algunos con camisas de milicianos y pantalones verde olivo. Muchos están mal peinados y llevan objetos raros: una lata que nadie sabe para que sirve, un palo para remendar la pata de alguna cama, una jaba llena de bolsas de naylon.

El comedor parece desolado aunque lleno de gente que va y viene con la misma actitud de los comensales. Todo parece gastado y sucio, desde el suelo de granito hasta el mobiliario. En una pared, la tablilla que anuncia el menú del día: arroz, frijoles y huevo hervido.

Los comedores como este son conocidos popularmente como "la cantina" o "el comedor de los viejitos" y son responsabilidad del Poder Popular de cada municipio.

Un gastronómico que lleva diez años trabajando en uno de ellos explica que "son para ancianos de bajos recursos, que no pueden pagarse la alimentación con sus propios ingresos"; aunque en el "comedor" del municipio Cerro hay más de una familia que ha podido acceder por otras situaciones sociales.

"Aquí les damos alimentos por precios muy bajos. Hacemos almuerzo y comida. La demanda es bastante grande", añade el gastronómico.

Alberto Pérez, un hombre de 75 años de edad logró que el trabajador social que "lo atiende" le gestionara una pensión de 45 pesos a él y a su hijo con síndrome de Down. Con ese mismo dinero pagaran el comedor.

"Y seguimos en las mismas —comenta Alberto—, viviendo de la basura. Parece una burla más que una ayuda. Aunque le estoy muy agradecido al trabajador social porque (el comedor) no nos tocaba y el insistió hasta que lo logró".

La calidad de los alimentos es un punto conflictivo, pues es consenso general que "la comida es mala y poca". Sin embargo, el único viejito beneficiado que quiso hablar dice que en su casa "comería peor".

"Mi pensión no me alcanza ni para la mitad de lo que como aquí", añade.

Las "cantinas" no escapan de los rumores de "robos", práctica común en toda Cuba. Pero el gastronómico asegura que en su comedor trata "de elaborar los alimentos lo mejor posible".

"Es el Poder Popular quien los manda y la calidad de la materia prima depende de ellos. Yo me esfuerzo con lo que tengo", afirma.

Sin duda, las "cantinas" significan una ayuda para muchos y la supervivencia para otros. En un país donde la población envejece a pasos acelerados, el Gobierno paga a los jubilados retiros irrisorios y los que no están pensionados y no tienen familia nadie sabe cómo sobreviven.

Para acceder a los servicios de un comedor del Sistema de Atención a la Familia hay que seguir un proceso riguroso.

"Lo primero es ver al trabajador social del área para que evalúe el caso. Hay que indagar los ingresos que tiene el anciano y si tiene hijos porque, si los tiene, son ellos los que deben ocuparse, no nos toca a nosotros", explica Aleida, funcionaria de atención a la población en el Poder Popular de Habana del Este.

Interrogada sobre lo que pasa si los hijos no quieren responsabilizarse, se encoge de hombros.

Por suerte, muchos trabajadores sociales se solidarizan y buscan la manera de beneficiar a personas que no cumplen los requisitos estrictos.

Los trabajadores de los comedores también suelen ser cooperativos. Hace unos días, la "cantina" situada en Línea y 18, Vedado, fue cerrada por funcionarios de Higiene y Epidemiología a causa de un caso de cólera detectado entre los comensales.

La mujer afectada no era de los "censados" en el comedor. Se trataba de un caso de solidaridad: los trabajadores le permitieron comer allí porque no tenía dinero para nada más.

Según cree el gastronómico, los responsables del comedor de Línea y 18 deben haber recibido una reprimenda del Poder Popular. "Se supone que para comer aquí tienes que estar censado. Pero, la verdad, yo también le hubiese servido un plato de comida".

"La mayoría de los que llevamos años trabajando en esto no tenemos corazón para decirle que no a alguien que lo necesite. No importa lo que digan los que trabajan detrás de un buró. Ellos no viven lo que vivimos nosotros todos los días", concluye.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Ellos mismos quizas compraron armas para su pescueso, ya ven vestidos de milicianos y seguro muchos de esos eran chivatos del gobierno y tiraron huevos en los ochenta a los que se fueron, se dejaron enganar por cantos de sirenas, es bien savido que si fueran gusanos ahora sus hijos estuvieran en otro pais y ,o EEUU y los pudieran ayudar, y ya savemos que los unicos hijos que pueden ayudar a sus familiares son los que estan afuera de aquel infierno calamitoso.

Imagen de Anónimo

Los trabajadores sociales hay que ponerlos a producir comida para que esos viejitos puedan tener algo. Cuba está perdida. Por donde quiera que se vea no tiene remedio, malditos castro

Imagen de Anónimo

Aunque aún extraño al terruño que me vio nacer y del que falto hace casi medio siglo doy gracias a Dios de haber tenido a mis padres fuera de ese infierno y pude darles una atención digna hasta sus últimos momentos.  Esos catastro son unos Malnacidos.

Imagen de Anónimo

Lo increible es que si tienes hijos aunque ellos tengan una mala situacion no le dan la ayuda el gobierno se lava las manos. Yo no vivo en USA sino en un pais no desarrollado pero el gobierno tiene responsabilidad con los ancianos y niños en condicion de precariedad y en el paraiso comunista se lava las manos. Son descarados e inmorales 

Imagen de Juan

Algunas de esas personas gritaron de todos tipos de insultos al imperialismo. Si estuvieran aqui nada mas tenían que presentarse a unos de esos comedores, creo yo que uno de ellos se llama Camilo's House y le daban de comer. Es mas alli le hacían todo el papeleo para darle ayuda mensual........food stamps.Tienen a dos de los gobernantes mas rico en la tierra que llegaron al poder para ayudar a los pobres y esa son las migajas que le entregan. 

Imagen de Anónimo

este es el resultado de ese proyecto social llamado involucion.to el mundo o casi todo el mundo igual de hambriento y de pobre.digo casi todo el mundo porque la elite muy revolucionaria no tiene problemas pa comprar en Gucci en NY o como la vilma espin cuando estaba viva que la filmaron en Chanel Paris De compras compras .

Imagen de Anónimo

y estos son los que se reventaron la gandinga hechando para adelante el proyecto absurdo que les vendio el dictador no.1, me recuerdan al personaje del caballo en "rebelion en la granja", de la comodidad promerida , nada! para el matadero!

Imagen de Anónimo

Muchos de estos viejitos han fallecido por hambre, como Juancito.

Imagen de Anónimo

Si no fuera por la dignidad y amor con que trabajan estos  trabajadores sociales y cocineros; que desdicha tan grande sería la de estos olvidados por la sociedad. Es tan triste todo. Y como bien dicen: los que están en el gobierno no sufren esto.