Lunes, 18 de Diciembre de 2017
13:21 CET.
Opinión

Avancemos juntos en las coincidencias

No son pocos los de una cierta izquierda que se atemorizan ante las demandas de democratización de la sociedad cubana y, si bien algunos hasta reconocen la necesidad de cambios en el sistema político cubano, otros no se esconden para decir que no necesitamos ninguna otra democracia porque la "cubana" es la mejor de todas.

Esos defensores a toda costa del indefendible modelo político actual y su concomitante modelo hegemónico de economía estatal asalariada, son los mismos que posiblemente no sepan o acepten que el propio Gobierno trabaja en una nueva ley electoral y en una nueva constitución.

Instrumentos que deberán ser puestos a discusión pública, horizontal, ser sometidos a referendo y  contemplar reformas importantes que permitan el ejercicio de la soberanía por el pueblo, si realmente aspiran a ser democráticas.

Las suspicacias  frente a las propuestas democráticas que se  hacen desde la oposición y desde la izquierda, parten de considerar que detrás están el interés o la posibilidad de restablecer "el capitalismo" y la subversión imperialista, como si en Cuba no tuviéramos capitalismo, como si la oposición o la izquierda no tuvieran personalidad e intereses propios  y como si la democratización del sistema político cubano no fuera una necesidad propia del pueblo y las fuerzas políticas cubanas de todos los colores políticos y de todas las tendencias económicas.

Algunos no entienden que el modelo de economía impuesto en Cuba en nombre del socialismo se trata en esencia de una forma de capitalismo monopolista de Estado porque las empresas privadas "nacionalizadas" que funcionaban a base de la explotación de trabajo asalariado, que tipifica el capitalismo, siguieron explotando el trabajo en esa forma, solo que bajo propiedad estatal. Aquellas propiedades estatizadas; nunca fueron socializadas ni colectivizadas, como dicen algunos.

Y ese Estado que monopolizó el capital, los bancos y el mercado, que por su afición al estatalismo nada tiene que ver con el socialismo auténtico (que es sobre todo socialización de la propiedad y de la apropiación),  se ha comportado como el peor enemigo de las formas propiamente socialistas de producción: las caracterizadas por el trabajo libre, individual o asociado de tipo autogestionario.

Y es que desgraciadamente también en esa cierta izquierda, como en parte de la oposición,  parecen confundir capitalismo con democracia liberal y socialismo con Estado autoritario. Cuando el capitalismo y el socialismo no son formas de gobierno, sino sistemas de explotación de la fuerza de trabajo, sistemas de producción.

Aunque existe una relación dialéctica entre las formas de economía predominantes y los tipos de sistemas políticos y de gobierno, el sistema capitalista de explotación asalariada generó formas de gobierno más o menos democráticas, pero también engendró dictaduras y gobiernos autoritarios.

Pero el "socialismo de Estado",  capitalismo monopolista de estado encapuchado,  el del llamado "campo socialista"  que pervive en Cuba, al mantener una economía centralizada solo podría generar un sistema político de igual género, autoritario, con más o menos represión, pero en definitiva autoritario y no democrático, aunque diga representar los intereses populares y de los trabajadores y paternalmente brinde beneficios sociales a todos.

Detrás del temor de esa cierta izquierda a la libertad plena y a la democracia está su incapacidad para "nadar en esas aguas", su miedo a compartir el poder con otras fuerzas políticas y económicas que, guste o disguste, son parte del pueblo, y está el tradicional sectarismo de la izquierda que impide establecer alianzas políticas democráticas, a menor o mayor plazo.

Igual encontramos el temor a que tanta basura hecha en nombre del socialismo que nunca fue impida el renacimiento del verdadero socialismo. Está la desconfianza en el pueblo y los trabajadores, la desconfianza en su propia capacidad de defender un proyecto verdadero de izquierda y, en última instancia, es el reconocimiento de su incapacidad  para generar un proyecto económico político y social que responda a los intereses de las mayorías.

Y asoma el maniqueísmo  que pretende dividir a Cuba entre izquierda y derecha, entre capitalistas y socialistas, entre proimperialistas y antimperialistas, entre nacionalistas y anexionistas, diseños alimentados por el neoestalinismo para eternizarse en el poder.

Esquemas muy lejanos de la realidad porque ni toda la reconocida izquierda apoya ni mantiene políticas de izquierda, ni toda la reconocida derecha sostiene políticas solo de esa índole.  No pueden ser de izquierda el estatalismo asalariado centralizado, ni las posiciones que no defienden la plena democratización de la sociedad. No son de derecha los que impulsan la democratización y aprueban el desarrollo del trabajo libre, privado o asociado.

Hoy los cubanos más opuestos al Gobierno norteamericano que siempre ha representado al "imperialismo yanqui" son los grupos tradicionales de la oposición más radical que se oponen a las nuevas políticas del Gobierno de Obama; mientras que el gobierno autoritario que siempre consideró a EEUU su peor enemigo y ha representado la alternativa "más antimperialista" para una cierta izquierda ahora normaliza sus relaciones con EEUU y aspira a que las grandes inversiones del gran capital sean su principal aliado económico.

Igual, el nacionalismo de los "socialistas" estatales, que se opone a establecer una alianza con el pueblo y los trabajadores cubanos, se ha trastocado y representa un peligro de anexión virtual, al caer en la neoplattista creencia de que será su alianza con el imperialismo la que resuelva los problemas del "socialismo cubano".

Por demás no es cierto que la oposición tradicional y el gobierno de EEUU sean los que más están presionando a favor de la democracia, aunque sí los que más se escuchan porque son los que han contado con los medios, puesto que una izquierda de corte socialista en Cuba ha presionado siempre a favor de la democratización política y económica del proceso revolucionario cubano. Desde los grupos anarquistas, trostkistas y libertarios en los mismos primeros años; pasando por los comunistas que se opusieron en el mismo 1960  a la subordinación del PSP a la dirección los guerrilleros de la Sierra; los que formaron la Corriente Socialista Democrática y el Comité Cubano Pro Derechos Humanos en los 80;  hasta las más recientes tendencias socialistas como el Observatorio Crítico y otras surgidas del propio seno del PCC, como el Socialismo Participativo y Democrático (SPD), Nuevo Proyecto Socialista (NPS) o Izquierda Democrática Socialista (IDS), que se han unido recientemente en un esfuerzo desarrollar un  amplio movimiento de la Izquierda Democrática.

De manera que ese maniqueísmo que todavía defiende una cierta izquierda no responde a la realidad política cubana, no ayuda a entenderla y entorpece el camino hacia la necesaria democratización de la política y la socialización de la economía.

Cada cual es libre de pensar como le parezca, pero como acaba de decir el papa Francisco en Cuba, en su lenguaje católico traducible claramente al político, pongamos por delante la "amistad social", dejemos  atrás exclusiones y diferencias a fin de que  todos los cubanos avancemos juntos en las coincidencias para poder salir de esta etapa tan confusa.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Y lo otro que quería acotarle es: Usted es un hombre sumamente instruido y capaz de generar ideas a partir de lo que sabe; ¿Porqué aamarrarse tan aferradamente a las formas de trabajo, relaciones de producción, etc que le han enseñado los clásicos de siempre?, ¿Somos los hombre de hoy, con el excelente antecedente creado por esos pensadores que han desentrañado el decursar social, capaces de aportar ideas o conceptos nuevos que no estén atadas a viejas concepciones del trabajo y demás?Lo que le quiero decir que le veo muy en el "dale que te pego" con lo que aprendió de Marx, Engles y los demás clásicos de la historia y hoy hay materia suficiente para ver nuevas formas que lleven al hombre con justicia hacia adelante, con equidad.Por lo demás es indiscutible que su aporte es fundamental para la nueva Cuba. Saludos. 

Imagen de Anónimo

Siento entrar tarde a dar mi opinión, ojalá la leas Pedro Campos. Primero que todo felicitarte por tu artículo, como siempre con mucha savia. Usted viene haciendo una "transición" increiblemente acelerada y sería materia de estudio seguramente para las ciencias políticas; ja, ja... es una broma a medias.De sus primeros artículos ha estos mucho han cambiado sus ideas y opiniones y ya casi va llegando al meollo de todo, a asumir la esencia del problema cubano, lo que sucede que es la parte más escabrosa del asunto y ya bastante valiente es con vivir en Cuba y decir lo que dice.Yo solo quiero hacerle, apurado, un par de apuntes: En Cuba NUNCA EXISTIÓ un GOBIERNO o un ESTADO como tal; en Cuba a partir de 1959 Fidel Castro se dedicó a desmontar pieza a pieza el Estado de Derecho que de una u otra forma, violándose o no, funcionaba en Cuba con Constituciones, etc, etc.Fidel Castro y su mafia; que ya llegará usted a esa conclusión, o quizás la domine personalmente si exteriorizarla, hizo paulatinamente un diseño de "Estado" y "Gobierno" a su imagen y semejanza, puesto en función de sus desmanes; ¡LO QUE NO QUIERE DECIR! que ni siquiera así lo respetara, somos testigos de violaciones flagrantes de la misma Constitución manipulada por él y su claque.

Imagen de Anónimo

Todo esto ya lo sabemos y se ha repetido mil veces. Aqui el problema es los castristas que no quieren sentarse a dialogar ni coinciden con los demas porque el poder lo quieren solo para ellos. Que haremos entonces Pedro?

Imagen de Anónimo

Esopo, y donde esta tu reflexion sobre el papa? Esto de Pedro Campos se parece a la agitacion de Pablo Podemos alla en Espana, ahora estos nuevos comunistoides tienen nombre de santos y veneran al papa. Cosas que vemos y faltan por ver

Imagen de Pedro Benitez

Interesante.  La democracia no entiende de izquierda o derecha, el voto es de todos.  

Imagen de Anónimo

Como dice Pedro Campo se debe “avanzar juntos en la coincidencia” y se hace necesario avanzar recíprocamente junto a la izquierda democrática en el interior de Cuba para la democratización, que según PC esa izquierda es diversa, pero ya no se puede seguir subestimando porque parte de ella como es el caso del Socialismo Participativo Democrático, el Nuevo Proyecto Socialista y la Izquierda Democrática Socialista se han aglutinado bajo una plataforma común totalmente democrática para la transición de Cuba a la democracia, pienso que esos tres grupos deben continuar trabajando juntos para que se incorporen otras corrientes de izquierda al proceso democratizador y a su vez continuar trabajando juntos a otros grupos pro-democráticos como los socialcristianos, socialdemócratas y hasta liberales para conformar  un FRENTE MÁS AMPLIO de las fuerzas democráticas cubanas, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Sep 2015 - 10:21 pm: Diria mas, historicamente las derechas han estado mas cerca de los conceptos democraticos que las izquierdas.Fueron las izquierdas las que crearon sociedades manicomios a escala mundial que dejaron mil millones de muertos, y si me dice que eso no era la izquierda la prueba mas grande es que en las sociedades occidentales eran precisamente los de izquierda los que defendian y simpatizaban con esos manicomios. Los de derecha siempre rechazaron el comunismo mundial.Solo pongan el ejemplo de Cuba, una isla propiedad de la izquierda mundial al punto que cualquier izquierdista, sea de donde sea se cree con mas derechos de opinar y decidir de la isla que los propios cubanos. A los cubanos de Miami no los consideran cubanos "porque son de derecha", asi ha llegado hasta el punto que quien define quien es cubano para cuanto simpatizante del castrismo hay, es la pertenencia a la izquierda.GSG

Imagen de Anónimo

Pedro Campos, creo que tiene usted razón en muchos puntos de este artículo, pero también sufre usted una de esas confusiones de las que habla en él. Usted ha escrito: "No pueden ser de izquierda el estatalismo asalariado centralizado, ni las posiciones que no defienden la plena democratización de la sociedad. No son de derecha los que impulsan la democratización y aprueban el desarrollo del trabajo libre, privado o asociado."¿Quién le ha dicho que la derecha no puede impulsar la democratización? ¿La democratización es solamente patrimonio de la izquierda? Salga usted también de tanto maniqueísmo, que la democracia se hace gracias a demócratas de izquierda o de derecha.  

Imagen de Anónimo

Cuando lei esto:"el propio Gobierno trabaja en una nueva ley electoral y en una nueva constitución" esta ahi llegue.Pedrito, Pedrito, Pedrito!!!!!!!!!!!!!!!El Mongo#ElMongoEsUnGenio @elMongo

Imagen de Anónimo

Pedro Existe percepción equivocada sobre 'Miami', su perfil socioeconómico, sus asalariados,  los empresarios, los legisladores.. Los legisladores cubanoamericanos del área sur de la Florida no son electos  por un desbalance  del dinero en las  campañas eleccionarias o por su inclinación política. Son electos principalmente por su posición  hacia el embargo. La mayoría de los electores son de clase media, hay tanto dinero republicano como democrata invertido en publicidad eleccionaria. te doy un ejemplo: cuando mi amigo Joe García fue electo el no estaba por el levantamiento del embargo. Entiendo yo que si lo hubiera estado no hubiera salido electo para entoncesla Rivera o no. Luego perdio' ' contra Curbelo, un republicano de centro que no esta por el levantamiento unilateral del embargo ni culipandeaba con eso.La encuesta de FIU tenia  una pregunta poco enfatizada, FIU le llama la pregunta condicionada. Preguntaba si estaban de acuerdo con el levantamiento del embargo si Cuba siguiera no respetando los derechos humanos ( no me recuerdo textualmente pero la pregunta iba por ahí). La contesta fue un no a nivel de sesenta y pico por ciento.Ahi  esta' el meollo. La Cámara de Reprentantes no cederan en sus posiciones (todos los legisladores cubanoamericanos defendiendolas) hasta que Cuba no cese de reprimir a opositores. Apesar del momentum   actual y el dinero invertido en ello.