Lunes, 18 de Diciembre de 2017
19:04 CET.
Negocios

Tokio pedirá a La Habana recortes impositivos y en las restricciones para contratar personal

Los gobiernos de Japón y Cuba tienen previsto celebrar en La Habana en noviembre su primer foro público-privado para expandir sus lazos económicos, informó la agencia Kyodo citando fuentes oficiales japonesas.

Los dos gobiernos acordaron poner en marcha este diálogo entre funcionarios y empresas cuando el canciller japonés, Fumio Kishida, visitó Cuba el pasado mes de mayo, reporta EFE.

Según las fuentes consultadas, en este foro, que se celebraría en torno al 9 y 10 de noviembre, la parte japonesa buscaría instar al Gobierno cubano a mejorar su entorno empresarial con cambios en fiscalidad y en el mercado laboral.

De manera más específica, las empresas niponas tendrían interés en lograr ciertos recortes impositivos y en reducir las restricciones para las empresas extranjeras a la hora de contratar personal cubano.

Cuba está atrayendo cada vez más la atención de los inversores japoneses ante la idea de que presente menores riesgos tras retomar el pasado julio relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

El acercamiento entre La Habana y Washington incluso ha hecho que aumente la demanda de paquetes turísticos para visitar Cuba por parte de viajeros japoneses.

Para potenciar lazos económicos con la Isla, el canciller nipón ya visitó el pasado mayo La Habana acompañado de una misión de 20 compañías de sectores como el logístico, financiero, automovilístico, infraestructuras, comercio, salud y turismo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Pongan la Plata a vamo a hacker to lo q ustede quieran y so despue no me cuadra, pue se piran y lo dejan to aqui q nojotro me vamo a devolver to la plata pronto.    

Imagen de Anónimo

Asi es, chulos profesionales. Y es muy simple. Les dicen que si ahora y cuando los nipones metan su plata y hayan construido y organizado algo, les ponen la marcha atras y si quieren que se vayan pero lo hecho se queda.Asi ha sido por 60 años pero siempre hay algun incauto (comemierda) con la billetera presta (el culo fresco). 

Imagen de Anónimo

Es que los japonese no se han percatado que tendrían que lidiar con chulos profesionales. 

Imagen de Anónimo

Una aspecto que me llama la atencion, es la inactividad del "parlamento cubano" dirigido por el doctor en ciencias economicas que no paso el 5to grado, Esteban Lazo, ante este nuevo escenario. Tienen que ser los empresarios extranjeros quienes le pidan cambios internos a los castro para poder operar e invertir con confianza, el famoso parlamento cubano ni pinta ni da color ni canta pero si come muchas frutas, hay que ver que gordos estan todos esos inertes miembros que nunca han impulsado nada en beneficio de nadie que no sea ellos. Esto lo escribo con respeto sin animo de ofender, es solo mi opinion.

Imagen de Pedro Benitez

Las corporaciones japonesas obviamente se percatan que la dictadura tiene todo el propósito de actuar como agencia de empleo que roba el 70% del salario al trabajador y mantiene el control sobre el puesto de trabajo; una relación que guarda una cercanía estrecha con la esclavitud y se aleja de las leyes internacionales que defienden a los obreros.  Esto representa potencialmente costos legales en cortes internacionales que el capital extranjero entrenado evitara por todos los medios.  

Imagen de Anónimo

¿Las empresas niponas saben acaso con quién están hablando? Parece mentira que estos japos sean tan bobos. A los Castro, nadie les exige nada. Que cojan la puerta y se vayan. En Cuba, si quieres invertir y hacer negocios con la mafia militar y de la seguridad del estado, tienes que ser un felpudito rosa para que te pisen. Y si no, que les pregunten a los empresarios españoles en La Habana. Ellos pueden explicar muy bien eso del felpudito rosa.