Sábado, 16 de Diciembre de 2017
13:04 CET.
Visita papal

Un Papa bastante pancho

El Santo Padre recorrió Cuba a sus anchas. Fue la tercera visita apostólica en menos de 20 años. De 1997, cuando Juan Pablo II nos visitó como "mensajero de la esperanza", algunas cosas han cambiado.

Entonces recuerdo la presencia en la Plaza Cívica de gran número de brigadistas de respuesta rápida dirigidos por oficiales de la DSE, quienes en coordinación con la Cruz Roja estuvieron allí listos para desmayar a la fuerzaa cualquiera que corease algún lema o mostrase un cartel desagradable para el Gobierno. Podía reconocérseles porque vestían pulóveres blancos y, por supuesto, no rezaban ni daban las respuestas habituales de los feligreses durante el Oficio. Aún así, hubo coros de "libertad, libertad",algunas pancartas y, por supuesto, también gente desmayada, retirada a la carrera por los camilleros de la eficiente Cruz Roja. Esta vez se echó de menos aquel retador lema que proclamaba: Cuba católica siempre fue.

Esta vez no pude estar presente, pero no debe haber ocurrido nada igual. Franciscoha sido recibido como a un aliado, y merecido movilizaciones y una cobertura muchísimo más abarcadora que la dedicada al camarada Leonid Brezhnev en 1974.

Al igual que sus antecesores, no ha dispuesto de un momento libre para recibir a nadie incómodo para el Sr. General Presidente. En el momento en que escribo, acabo de enterarme de que las atentas autoridades se vieron obligadas a impedir la participación de ciertas personas indisciplinadas, mediante una de sus habituales recogidas.

Sin embargo, no es a estos detalles tácticos a los que deseo referirme.

Durante su participación en el Encuentro con los jóvenes, Su Santidad, motivada por la intervención de un joven habanero, abundó acerca de la necesidad del diálogo con quienes no piensan igual y la necesidad de salir de los conventillos religiosos o políticos para abrirnos al fecundo encuentro con nuestros prójimos.

¿Escuchará este mensaje su amigo el General Presidente o persistirá en pasarlo por alto?

Los conductores de la Televisión Nacional, incluso el Padre Rolando, quien les brindó valiosa asesoría, insistieron en dividirnos en creyentes y no creyentes, a contramano del unitario hijos de Dios, empleado preferentemente por  Bergoglio.

En sentido general, la victoria táctica inmediata, como en el trato político con Obama, hay que concedérsela a Raúl Castro. Sin embargo, a más largo plazo, es muy bueno para la Iglesia y también para el pueblo de Cuba, que la Iglesia pueda hacerse cargo de restaurar el dominio espiritual, arruinado por el tosco estalinismo que hemos padecido.

Por lo demás, el Papa Francisco me pareció un jesuita muy inteligente,  atento y comunicativo. Como dice el título: Un Papa bastante pancho.

Le toca jugar al compañero Raúl.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

¿Escuchará este mensaje su amigo el General Presidente o persistirá en pasarlo por alto?, se pregunta el autor de la nota. Y el lector se pregunta: ¿por qué el actual dictador o el fundador de la dictadura habrían de escuchar hoy lo que desde hace 56 años se niegan a escuchar? ¿Sólo porque dos émulos de Chamberlain, Bergoglio y Obama, se lo piden por favor? 

Imagen de Anónimo

No habia tenido la molestia de leer un articulo tan ingenuo y comebasura como este, parece que este autor no sabia nada y arrimo las narices por arriba del telon a ver que pasaba, y aunque no dedujo nada Por demas si le "parecio" un jesuita muy inteligente, atento y comunicativo. (sera por las fotos del papa con Fidel) Restauracion del dominio espiritual en Cuba por esta visita? De que habla este hombre? Por Dios!! perdonalo!!