Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Visita papal

Sobreponiéndonos al miedo que nos separaba

El encuentro de los estudiantes de la Laurea en Humanidades, del Centro Cultural Félix Varela, con el papa Francisco, el pasado domingo fue más de lo que esperaban algunos. Hubo tensiones entre los estudiantes de la UCI, la CUJAE y la UH que impuso el Gobierno como cordón de seguridad y la Pastoral Juvenil. El cardenal se llevó una sorpresa y los asistentes al final lloraron.

Karolina Guillén, estudiante de segundo año del Centro Cultural cuenta su experiencia.

"Salimos de la Plaza a pie para el Centro y cuando llegamos, nos identificamos con una oficial y  nos dijo que esperáramos que Damián, un compañero de aula nuestro, que estaba en el grupo de organizadores, nos vendría a buscar. Supuestamente debíamos estar en primera fila, pero los de la Seguridad se cuadraron y nos dijeron que no habría distinción y que entrarían primero los que habían llegado desde temprano".

El oficial se refería a los estudiantes de la UCI y de la CUJAE que se encontraban apostados allí desde aproximadamente las 11:00 am para un evento que sucedería sobre las 6:00 pm.

Y Guillén agrega: "Y aunque Mónica, la secretaria del Rector llamó para decir que ya todo se había arreglado, desde el inicio los de la Seguridad nos escondieron información. Que si no sabían por dónde abrirían, que si se había cambiado la hora de la actividad. En fin, pero eso ya se veía venir".

Karolina se refiere a la carta de inconformidad que, desde el 1 de septiembre, el Rector del Centro, Yosvany Carvajal, había redactado y hecho firmar a todos los estudiantes presentes en el acto de inicio de curso, donde se pedía que los jovenes de la Laurea fueran distinguidos, al menos con solapines.

La carta que había sido enviada al Arzobispado de la Habana, quedó sin respuesta.

El encuentro con el Sumo Pontífice lo había coordinado el Rector del Centro y la idea inicial era hacer la actividad dentro de los muros del colegio aprovechando los pasillos que comunican la Catedral de La Habana con el colegio. Otro motivo para efectuar el encuentro era que la Laurea es un nuevo proyecto educacional de estudios superiores avalado por la Congregación para la Educación Católica en el Vaticano.

Una carta de la FEU enviada al Cardenal Jaime Ortega pidiendo su participación en el evento provocó que la convocatoria se abriera a otros jovenes. Sin embargo, la máxima con la que se promovía la reunión en la Colina no tenía ningún viso Cristiano.

"Tremenda hostilidad. ¿Tú sabes lo que es pedir que la gente vaya a ver al Papa bajo el lema: 'Hay que ir a ver al Papa, tenemos que ser mayoría'?", comenta un joven católico, estudiante de la Universidad.

"Cuando nos dijeron que abrirían finalmente no nos quedó más remedio que correr como salvajes para alcanzar un lugar", continúa contando Karolina. "A Lorena se le cayeron los espejuelos y no pudo regresar por ellos; otra estudiante se cayó y se quedó en el piso. Los primeros que llegaron a la valla que quedaba frente a la tarima donde hablaría el Papa abrieron espacio para los que quedamos atrás. Ellos nos empujaban a nosotros y nosotros los empujábamos a ellos. Hasta que los estudiantes de la Lauren logramos hacer un espacio. Éramos un grupo de quizás 40 personas que a penas nos podíamos mover".

Y sigue testimoniando cómo los de la UCI o de la CUJAE, que formaban el cordón de seguridad, perfectamente se podrían confundir con los de la Pastoral Juvenil, que nunca pudieron acordonarse como estaba previsto porque no se les permitió.

"Parecía que el objetivo era que ni siquiera pudiéramos ver", afirma Guillén. "Teníamos a nuestro alrededor un ambiente de tensión e intriga. En eso llega el jefe de Seguridad y le dice a uno de los del cordón: 'Oye, si no se quitan, entonces a patá por los huevos'. Más tarde el comentario era que una muchacha de un pulóver rojo le entregaría una carta al Papa. Y empezaron a buscar entre nosotros a alguien que nadie sabe a ciencia cierta si existía realmente".

Según Karolina Guillén, la diferencia se hizo notar entre unos jóvenes y otros cuando los obispos pidieron un momento de meditación y rezo para el Papa o por las consignas de "Arriba, arriba, juventud católica arriba", "Esta es la juventud del Papa", "Esta es la juventud de Cristo".

Aunque dice que cuando comenzó el concierto de Martin Valverde y recordó lo que había pedido Juan Pablo II, en su visita, "que Cuba se abra al mundo", todos nos empezamos a relajar. "Los del cordón, que parecían muy fieros, nos dieron espacio para que los que estábamos detrás pudiéramos hasta grabar; algunos cerraron las sombrillas que habían abierto por la llovizna y otros se intercambiaron, porque eran demasiado altos y no dejaban ver."

Cuenta además que había sido un día de mucha tensión. Entre 4:00 y 5:00 am habían detenido a un grupo de personas entre las que había niños de la Pastoral de Familia de Santa Rita, solo porque uno de ellos es miembro del grupo Cuba Decide y los demás llevaban pulóvers con mensajes cristianos, pero con el logo de la organización. Los mantuvieron en la estación de Boyeros y Zapata, hasta que por una gestión de Juan de Dios, obispo auxiliar de la Habana, los dejaron finalmente llegar a la Plaza.

"En un inicio nos tenían prohibido tirar fotos y mostrar carteles", así que los llevaban escondidos en las mochilas, cuenta Karolina, "pero cuando vimos que el Papa aún tenía energía para tomar notas del discurso que dio el representante de la juventud católica universitaria, y que sus palabras hablaban de los sueños y de no quedarse 'en la cola de la historia', nos envalentonamos. Hubo un momento en que habló de dialogar con el Gobierno y alguien del público le gritó: 'Si nos dejan'. Aquello fue el detonante. Todos empezamos a gritar. Y ahí fue cuando levantaron un cartel que decía 'Que Cuba se abra a los cubanos'. Había que verle la cara al Cardenal".

Quienes tenían el cartel eran jóvenes laicos comprometidos que en más de una ocasión se le han encarado al Cardenal recordándole que él no es la Iglesia. 

"Hubo un momento en que todos éramos cubanos", termina contando Karolina. "Nos hizo sobreponernos al miedo que nos separa. Imagínate que te pongas a llorar y que creas que eres tú nada más y que de repente mires al lado y todos estén igual que tú, incluidos algunos de la UCI que a lo mejor no tenían autorización para llorar".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Evidentemente, el cardenal Ortega es el judas de la Santa cena 

Imagen de Plutarco Cuero

Que historia más romántica y cursi ... pura sacarosa ... a los come bolas esos que busquen una visa y se larguen ... y que vayan a Roma cuando tengan Papa porque este es una rata ...

Imagen de Anónimo

¿Y dónde estaba el Espíritu Santo, que con su aliento no fumigó a los estudiantes del cordón de seguridad para dejar la primera fila a los estudiantes universitarios católicos?AAA

Imagen de Anónimo

Estoy segura de que cuando Cuba tenga democracia no habrá que agradecérsela a la Iglesia del Cardenal Ortega y el Papa Francisco, capaces de pasar por encima del dolor de los demás con tal de garantizar sus negocios terrenales.

Imagen de Anónimo

Servir significa cuidar la fragilidad de nuestra sociedad SIN MIRAR AL COSTADO PARA VER LO QUE EL VECINO HACE O DEJA DE HACER. Beneficiar a los míos en NOMBRE DE LO NUESTRO genera una dinámica de exclusión. El servicio NO ES IDEOLÓGICO, NO SE SIRVE A IDEA, sino a persona. Por eso y muchas cosas más sigo pensando que balance del viaje del Papa es positivo para la democratización de Cuba a pesar de los pesares que fueron muchos, entre ellos no permitir el encuentro de Martha Beatriz Roque, Berta Soler y Miriam Leiva con el Santo Padre y del editorial de DDC entre otros, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Algunos demócratas cubanos, entre esos yo, acreditamos que también hay que concientizar a las filas castristas de la necesidad de la democratización de Cuba, pero la gran barrera es como llegar a ellos, pienso que la visita del Papa Francisco empezó a abrir la talanquera castrista, el castrismo en su afán de controlar y aplastar todo y a todos empezó a contribuir a esos empeños, a mi modo de ver, y lo que pasó aquí en el Centro Cultura Félix Varela con los estudiantes de la la UCI|CUJAE vs jóvenes cristianos es una muestra, otra cuestión es también el envío de militantes del PCC, trabajadores sindicalizados y cederistas de forma obligada y hasta las brigadas de respuestas rápidas a participar en las misas de oficiadas por el Papa y tener que escuchar entre, otras cuestiones, sean capaces de crear amistad y trabajen juntos, aunque piensen de forma diferente. Tener corazones abiertos y las mentes abiertas, hablar con el que piensa distintito buscando lo que existe en común. La enemistad destruye la familia, destruye un país y puede destruir al mundo, COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Anónimo

yo me pire ...LO MEJOR QUE HICE ::NI EXTRANO ::ESO ES MENTIRA NO SE EXTRANA NA :::LA MISERIA Y LA DICTADURA NO SE EXTRANA 

Imagen de Anónimo

Para mi, lo mas significativo, emotivo y trascendente que ha ocurrido, junto a las contundentes palabras dicha por el universitario Leonardo Fernandez.  El resto, circo mediatico, una puesta en escena ensayada y controlada.Gracias, por este recuento alentador y esperanzador.  Adelante juventud digna y comprometida!  La patria les pertenece.  Felicitaciones!

Imagen de Anónimo

Esos berracos de la UCI, CUJAE y la UH serán también, en algún momento, víctimas del sistema represivo que están ayudando a cocinar.

Imagen de Anónimo

Nunca antes mejor dicho: "Que Cuba se abra a los cubanos"