Sábado, 16 de Diciembre de 2017
13:04 CET.
Visita papal

Esperándolo en Santiago

A pocas horas de la llegada del Papa a Cuba, Santiago se prepara. La ciudad es engalanada con carteles y pancartas de bienvenida en puertas de viviendas y centros de trabajo con el retrato de un eufórico Francisco. El parque  Céspedes, frente a la Catedral, ya tiene montadas sillas y pantallas, pero esta visita no será multitudinaria como la de los pontífices anteriores, estará reservada para los feligreses y los invitados gubernamentales.

Los preparativos para la visita comenzaron meses atrás con la total reconstrucción de la Catedral, dañada por el huracán Sandy, recientemente terminada y con el retoque, hace pocos días de la carretera del Cobre, que estaba llena de los baches y las malezas habituales en las vías cubanas.

No se escuchan en los medios masivos las acostumbradas arengas de cómo debemos comportarnos ni los consabidos puntos de concentración de donde partirán los participantes. La selectividad de los concurrentes está pendiente de una acreditación que proporcionará el Gobierno. Las iglesias proponen y ellos deciden quiénes la recibirán.

Hasta ahora se ha mantenido en absoluto secreto quienes serán los elegidos. Algunos fieles se quejan de las exiguas cuotas entregadas a sus parroquias en detrimento de funcionarios políticos y "segurosos" que nada entienden de la liturgia religiosa. Más que seguridad, parece ser una estrategia de control, pues no se quieren protestas contra el Gobierno como la ocurrida en la Plaza Antonio Maceo durante la visita de Benedicto XVI.

La incertidumbre ha generado preocupación, pues con tanta demora no se sabe si será posible entregarle las credenciales a tiempo a los que sean elegidos en las parroquias de los municipios de la provincia.

El Papa Francisco, que viene como Misionero de la Misericordia, oficiará una misa en la Basílica de El Cobre, en Santiago de Cuba, el 22 de septiembre. Allí se congregarán alrededor de 600 feligreses. Horas después visitará la Catedral de Santiago, donde se espera a más de 1.000 devotos y donde tendrá un encuentro con las familias y desde su balcón bendecirá a la ciudad para luego partir hacia Estados Unidos.

La reserva promocional hace que el pueblo siga concentrado en su subsistencia. Hasta ahora nada se ha dicho sobre suspender el trabajo o los estudios para los que quieran saludar al Pontífice en sus recorridos por las calles de la ciudad. A causa de ello, el sentimiento generalizado es de indiferencia, ya que la visita no afectará la rutina diaria.

Ante un evento tan restringido, las autoridades eclesiásticas ofrecen de consuelo a sus feligreses que vayan a la misa de Holguín. Para ello ubicarán guaguas en el Teatro Heredia que partirán a las 3 am. Se espera que unas 700 personas se acojan a esta opción, aunque algunos fieles comentan que para pasar tanto trabajo es mejor verlo en la televisión.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

1 feligrés y 599 agentes de la seg. del estado

Imagen de Anónimo

La misa se hará sin el consentimiento explícito de quienes buscan redención. Francisco hará su discurso y el viejo castro lo verá. Nada que no esté en el texto premonitorio de Saladrigas. Ese si estuvo claro.Nereida Offenbach

Imagen de Anónimo

Papa PanchoCon el ChanchoThe sientesA lo ancho

Imagen de Anónimo

Que cobren la entrada en CUC, ningún show es gratis