Martes, 12 de Diciembre de 2017
20:40 CET.
Visita papal

¿Sorpresas en la visita del Papa?

Cuando el próximo día 19 de septiembre el papa Francisco  pise suelo cubano no tendrá mucho margen de maniobra  para  complacer a quienes esperan grandes  sorpresas suyas en defensa del derecho de los cubanos a una vida mejor, o que consiga concesiones  importantes del régimen militar castrista.

Su visita al único país de Occidente con una dictadura comunista ha sido negociada en detalle por sus principales actores: el Gobierno y el Partido Comunista de  Cuba (PCC), el Vaticano y la alta jerarquía de la Iglesia Católica de la Isla.

A Cuba no la visita nadie, así sea el Papa,  sin que la cúpula gobernante  apruebe antes la  agenda  de las actividades que va a desarrollar, con quiénes se va a reunir, etc. Probablemente el propio Raúl Castro llamó al cardenal Jaime Ortega y le leyó la cartilla, para que le "sugiriese"  al Vaticano qué teclas no podrá tocar el Papa en la isla caribeña. Tal vez le recordó lo que dijo su hermano en 1961 al modificar una frase  de Mussolini: "Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada".

No obstante, también es cierto que el papa Francisco se caracteriza por ser muy franco y por improvisar y no andar con rodeos para expresarse. El argentino Jorge Mario Bergoglio, con su estilo nada ortodoxo de trabajo como pontífice, está haciendo historia en el Vaticano.

Por eso alguna sorpresa puede que haya, "inconveniente" para la dictadura, como sucedió en 1998 cuando Juan Pablo II en una multitudinaria misa le dijo a los jóvenes camagüeyanos: "No tengan miedo". El papa polaco había dicho esa frase en Roma al inaugurar su pontificado, en 1978, y agregó entonces: "abran de par en par las puertas a Cristo". Pero, pronunciada en una nación comunista, el significado político era obvio. Juan Pablo II en Cuba también afirmó que era el deber de los padres y no del Estado el educar a sus hijos.

Pero Juan Pablo II vivió durante 33 años bajo un régimen marxista-leninista en su natal Polonia y era un antisocialista convencido. Ese no es el caso del papa Francisco, quien no tiene las vivencias del  totalitarismo que padeció  Karol  Wojtyła, y se mueve más a gusto en la izquierda anticapitalista del espectro político actual. El diario británico The Guardian considera que el papa Francisco es el nuevo rostro de la izquierda a nivel mundial. 

El papa Francisco ha dicho que en su visita a la Isla quiere contribuir a la reconciliación y la paz entre los cubanos. La tragedia de Cuba no tiene su origen en una "división" entre los cubanos, sino en la tiranía comunista que sufre la nación hace casi seis décadas. ¿De qué reconciliación  habla el Papa? ¿Deben los cubanos desistir de ser libres y reconciliarse con el régimen militar?

El factor Ortega

Hay un factor importante que contribuye a desinformar al Papa con respecto a la realidad cubana y que apunta a contenerlo —en vez de alentarlo— para que no sea muy "atrevido" en Cuba: el cardenal Jaime Ortega.

El prelado de más alto rango en la Iglesia Católica cubana ha mostrado falta de liderazgo, de independencia y de firmeza en su relación con la dictadura cubana. Es más, podría decirse que hay una actitud complaciente con el régimen castrista por parte del Cardenal. 

Lo más lamentable es que si hay alguien en la Isla que podría decirle al Gobierno cuatro verdades y reclamarle que respete los derechos básicos de los ciudadanos ese es el cardenal Ortega, a quien cuesta trabajo imaginarse siendo torturado en Villa Marista, o como preso político en el Combinado del Este de La Habana.

Ya no estamos a mediados del siglo XX, cuando otro cardenal de un país comunista, Hungría, el valeroso cardenal Mindszenty, se enfrentó a la tiranía en su país y sufrió prisión y torturas. Ya no existe la Unión Soviética ni el "campo socialista" europeo. El precio político internacional que tendría que pagar el régimen castrista por tener al cardenal cubano en la cárcel sería realmente alto.

Ortega y el Vaticano insisten en el carácter estrictamente pastoral de la visita. ¿Pero debe tener asepsia social y política la visita de un Papa a un país comunista? ¿Es eso cristiano?

El Papa sí hace política

No es cierto que un Papa no debe involucrarse en materia política o social. Gaudium et spes, la constitución pastoral aprobada en 1965 por el Concilio Vaticano II sobre "la Iglesia en el mundo contemporáneo", expresa: "Hay que superar, como contraria al plan de Dios, toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona…"

Y no hay que remontarse a la milenaria historia del papado, en la que hay casos extremos de protagonismo político como el del papa Alejandro VI (Borgia), quien gobernó buena parte de la península italiana y se involucró en guerras e intrigas de todo tipo, o el del papa Urbano II, el iniciador de las Cruzadas, sino que basta con echarle un vistazo al  papado de Juan Pablo II.

Lech Walesa eligió el nombre de Solidaridad para el movimiento anticomunista en Polonia luego de leer la encíclica papal Redemptor Hominis, de Juan Pablo II, en la que hizo un llamamiento a la "acción conjunta". El Papa llamaba por teléfono a Walesa constantemente y  quería que el Gobierno de Varsovia supiera que Solidaridad contaba con un poderoso aliado.

En 1981, cuando Moscú estaba a punto de enviar el ejército soviético a Polonia, Juan Pablo II le envió una carta al líder soviético Leonid Brézhnev y le dijo que si Polonia era invadida él renunciaría a su condición de papa e iría a combatir a los invasores en territorio polaco.

En tanto el papa Benedicto XVI, en el avión que lo llevó a México —para luego ir a Cuba—, en marzo de 2012, cuando los periodistas le preguntaron sobre su visita a la isla caribeña dijo: "Es evidente que hoy día la ideología marxista como era concebida ya no responde a la realidad y así no se puede construir una sociedad". Pero ya en Cuba no habló del asunto y, lejos de encontrarse con figuras de la oposición política, se reunió con Fidel Castro.

Severos controles del régimen

Con respecto a la posibilidad de actos callejeros durante la estancia del Santo Padre no hay que hacerse demasiadas  ilusiones. Debido a que con el  "deshielo" con Estados Unidos la gente tiene menos miedo a expresar ciertas cosas, la dictadura va a aplicar muy severos controles. Y amenazará o confinará en sus casas a muchos opositores políticos.

Una buena parte de los asistentes a las masivas actividades del Papa serán miembros de las Brigadas de Respuesta Rápida, militantes del PCC, agentes de la Seguridad del Estado y tropas antimotines, todos disfrazados de devotos feligreses.

Acerca de concesiones al Papa tampoco se puede esperar mucho, salvo que devuelvan a la Iglesia Católica algunas propiedades confiscadas en los años 60 u otros gestos desvinculados totalmente de la falta de libertades y la represión política.

En cambio, en cuanto termine su estancia en la Isla y viaje a Estados Unidos, Su Santidad probablemente abogará allí porque se levante el embargo  y que se tengan en cuenta otras demandas de Cuba (devolución de la base naval de Guantánamo, la supresión de Radio y TV Martí, compensación megamillonaria  por los daños causados por el "bloqueo", etc).

O sea,  al evaluar un posible saldo de la visita papal a priori se vislumbra que el régimen castrista será un ganador neto. La visita por sí sola constituirá un espaldarazo político de alcance mundial —por su despliegue mediático— y le permitirá a los Castro y su Junta Militar darse un "baño" de pragmatismo y lavar su fea imagen de intolerancia.

Ojalá esté equivocado y el papa Francisco posibilite acontecimientos no previstos. Es lo que todos deseamos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Esta visita del cura socialista Jorge Mario Bergoglio (ahora Papa) a Cuba es solo para apoyar al regimen. No le busquen mas patas al gato. Si la visita hubiese sido al Chile de Pinochet  el papa Francisco se habria reunido con algunhos opositores, pero es a la Cuba de los Castro socialistas, y ni hablar, a los opositores los ignorará por completo porque no son socialistas antisistema.

Imagen de Anónimo

Entre mayo y septiembre de 1961 fueron expulsados de Cuba mas de 400 sacerdotes y monjas por avion y en el barco Covadonga, por ordenes directas de Fidel Castro y con el beneplacito de su hermanito Raul y de todos los comandantes que siguen oprimiendo a los cubanos y que ahora reciben gustososa un cura socialista aue llego a Papa.

Imagen de Anónimo

Cierto, el partido comunista sigue diciendo a sus militantes que Dios no existe y que los curas son una desgracia para los pueblos. Todo ahora es pura pantalla con la visita del papa que tanto beneficia a la tirania, porque este papa es izquierdoso y apoya a los Castro pues los admira desde los anos 60.

Imagen de Anónimo

Nada solucionara nada impresionara al cubano nadahara que haya una masiva participación en las iglesias católicas taslvez si reparten algo la gente iría pero de no hay durante 56 años se inculcó se inyectó se introdujo en la piel. Y cerebro del cubano que los católicos la iglesia los curas el papa eran los malos y que dios no existe en  cuba el lavado  de cerebro si ha funcionado.

Imagen de Anónimo

Muy buen articulo. Explica por qué la visita del papa no significa nada para los cubanos y si mucho para la tirania castrista, la unica que se beneficia con esta visita.

Imagen de Anónimo

Muy buen analisis. El Papa nunca va a disgustar a la crapula que ostenta el poder en Cuba. Y va a darle todo el apoyo posible a su amigo Raul Castro.

Imagen de Anónimo

Esta papa evidentemente es de izquierda y no va a reunirse con disidentes, ni querrá disgustar a Raul Castro, con quien ha hecho muy buena amistad personal. Su visita sera unb triunfo internacional para el castrismo. No se haga nadie ilusiones al respecto con esta visita, como dice muy bien el autor de este artículo.El Ingeniero

Imagen de Anónimo

Miren,El sr Ortega exprisionero político de los campos de concentración Camagüeyanos(UMAP),fue escogido y autorizado por F.C. para ser cardenal de Cuba y no deja de ser uno mas de la pandilla de pastores, babalaos y  brujeros que se han adueñado de todas las religiones cubanas para ponerlas al servicio de la dictadura castro-biranesa.incluida la MasoneríaEsa desicion fue tomada para borrar un poco la vileza derramada sobre millares de jóvenes cubanos que fueron al martirio Camagüeyano y sometidos al trato mas aberrante a seres humanos,solo comparable con los campos de concentración nazis, eso fue negociado con el Vaticano y maquinado y autorizado ese cardenalicio por F.C.lo otro que se diga son pajas mentales.      el bobo alipio*'+ 

Imagen de Anónimo

Después y mucho antes de Juan Pablo II , no han existido papas en Roma, este huele a populista, no me convence

Imagen de Anónimo

Muy bueno el articulo pero no creo que a Jaime le hayan leido la cartilla, este cardenal es descarao, hipocrita y sinverguenza por cuenta propia y lo mas logico es que coincida naturalmente y sin presion alguna con la agenda del regimen castrista.  Tengo la misma consideracion que The Guardian sobre Bergoglio, pero agrego que utiliza una "humildad" cautivadora para enganchar verracos de banda tan ancha, que cubre izquierda y derecha. Cualquier similitud al Peronismo es pura casualidad. Los menos conformes recibiran alguna cosita del trio raul/papa/cardenal como premio <consolador>. En estos tiempos de aberraciones les digo que se lo metan por donde ellos saben.  Chicho Cagatrillo