Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Economía

El ralentizado crecimiento de los negocios privados

Entre los desastres económicos provocados por Fidel Castro está su disparatada política de pleno empleo —con la cual saturó al extremo las plantillas de los centros de trabajos—, y su voluntad de llevar a la mínima expresión la actividad privada, que había autorizado nuevamente el Decreto-Ley No 141 del 8 de septiembre de 1993 del Comité Estatal de Trabajo y Seguridad Social.

Durante 12 años hubo una continuada política de ampliar la actividad estatal en los sectores del servicio y el comercio, en detrimento de la actividad privada. Esto quedó reflejado en la Resolución No. 9 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de marzo de 2005, la cual solo aprobó118 actividades privadas y eliminó 40, entre ellas, las que más beneficios proporcionaban, como dueños de pequeños restaurantes y cafeterías, chofer de taxis privados y arrendamiento de habitaciones.

 En  2008, cuando Raúl Castro asumió la presidencia, cerca del 90% de los negocios privados más rentables habían desaparecido.

De las 275.000 personas con licencia para ejercer la actividad privada que había en 1998, al finalizar 2007 no sobrepasaban las 110.000.

Como no había dónde ubicar a los cientos de miles de trabajadores que sobraban en los centro de trabajo como consecuencia de las plantillas sobregiradas, el Gobierno de Raúl Castro tomó la determinación de volver a flexibilizar la actividad privada.

En línea con tal política, en el periodo 2010-2013 se dictaron tres resoluciones por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) que ampliaron el número de actividades privadas.

La cantidad de sillas que podían tener los pequeños restaurantes privados se elevó de 12  a 50, y a los propietarios se les permitió contratar empleados.

Miles de cubanos han encontrado empleo en restaurantes, cafeterías, hostales o como choferes de taxis privados.

Las 118 actividades autorizadas en 2005 se elevaron a 201 en virtud de la Resolución No. 42 del MTSS del 26 de septiembre de 2013, vigente actualmente.

Pero la política del Estado cubano relacionada con las pequeñas empresas privadas  quedó plasmada en texto introductorio de los 313 lineamientos económicos aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista: "En la actualización del modelo económico primará la planificación y no el mercado, la planificación centralizada de la economía y el control sistemático del Estado y el Gobierno serán garantía del funcionamiento eficiente de los sistemas, pero este deberá ser armonizado con el desarrollo de formas de gestión no estatal, léase privadas y cooperativas, en la producción, con miras a incrementar los niveles de producción y elevar el nivel de vida de la población."

El titular de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge, no ha dejado lugar a dudas al insistir en que de las formas de gestión no estatal, la prioridad para el Gobierno son las Cooperativas No Agropecuarias (CNA).

Murillo ha dicho que las CNA tendrán prioridad de acceso al mercado mayorista, no así los dueños de los pequeños negocios privados. Otro elemento a favor de las CNA es que  las cargas tributarias serán un 50% menor que las que se aplican a los pequeños emprendedores privados.

Esa política está dirigida a estimular la creación de nuevas CNA y ralentizar al extremo, mediante los altos impuestos, la actividad privada, para de esta forma evitar la extensión y consolidación de una clase media adinera e influyente.

Los dueños de los pequeños negocios privados enfrentan numerosas dificultades para el adecuado desempeño de su trabajo.

A las 504.613 personas con licencias para ejercer la actividad privada, el Estado las reconoce como personas naturales.

Al no ser personas jurídicas, los dueños de los pequeños negocios privados, como restaurantes y hostales, legalmente no puede dar empleo a trabajadores contratados. La Resolución No. 42 del MTSS solo los reconoce como personas naturales, por tanto, no tienen ningún respaldo legal: propietario de negocio no aparece entre las 201 actividades aprobadas en la susodicha resolución.

El espíritu emprendedor de los dueños de los pequeños negocios privados en Cuba es digno de admirar: a pesar de todos los obstáculos existentes, la actividad privada ha crecido. Hoy, más de un millón de personas, de una forma u otra, están vinculadas a ellas.

A pesar de que los dueños de los pequeños negocios privados no son reconocidos como personas jurídicas, no cuentan con almacenes mayoristas, sufren la acción depredadora de los inspectores y una abusiva política tributaria, cuyo fin es desestimularlos y ahogarlos, para que no les quede otro camino que entregar las licencias, como ha ocurrido con miles de ellos, lo cierto que a pesar de esas grandes dificultades, el semestre termina con el funcionamiento de 3.000 pequeños restaurantes y hostales que le dan empleo a miles de trabajadores contratados.

Los pequeños negocios privados en  Cuba se han expandido contra viento y marea.

Según una información brindada por The Havana Consulting Group el pasado 29 de febrero, después que el Ministerio de Turismo autorizó la contratación de alojamiento y servicio gastronómicos a los dueños de hostales y restaurantes mediante los buros de turismo de las diferentes agencia de viajes pertenecientes a dicho ministerio, en los polos turísticos de Trinidad y Viñales funcionan 1.435 hostales privados con 3.517 habitaciones, con un precio promedios diario de 27 dólares. El Estado, por su parte, dispone de 10 hoteles, con 1.063 habitaciones y un precio promedio de 82 dólares.

Si se suman los hostales y pequeños restaurantes de La Habana, Ciego de Avila, Holguin, Santiago de Cuba y Santa Clara, la cantidad de hostales y restaurantes privados se triplica, lo que demuestra el peso que hoy tiene el sector privado en todo lo referido a las ofertas de alojamiento y servicio gastronómicos puestas a disposición del turismo. En la competencia con las instalaciones estatales, han logrado sacarle ventaja, porque la atención que brindan a los turistas, por lo general, es de mayor calidad.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Los lectores de DDC deseamos saber si ya UBER llego a Cuba. Muchas gracias por adelantado.

Imagen de Anónimo

Yo les deseo a los que monten negocios en Cuba la ruina por comemierd%&@s . Hay que ser imbecil , anormal , cefalopodo , tarado mental , esquizofrenico , estupido ufff se me acabo el repertorio para montar un negocio en Cuba . Apenas el 20 % de los negocios sobrevive a los 24 meses y eso en economias " normales " . En Cuba no hay Internet , no hay mercados mayoristas , la corrupcion de los funcionarios es nauseabunda , no hay medios de transporte para mover ni mercancias ni clientes . No hay poder adquisitivo ( 20 $ de sueldo ) Pocos saben tecnicas de venta , posicionamiento , gestion empresarial , resolucion de conflictos de personal . Cuba es un pais medieval . Los " pioneros " que se estan lanzando a montar timbiriches lo perderan todo , asi que poco a poco la gente con dinero en Cuba lo perdera quedandose en la miseria ( como el resto ) . Esto provocara que cada dia haya menos dinero , menos clase " media " . Raul esta recogiendo el efectivo que envian los familiares que reciben cuc , luego estos invierten , pierden y Raul recupera el cuc . dentro de unos anos no habra nadie en Cuba con ahorros porque los habran perdido en los experimentos empresariales fallidos . Entonces vendra el ultimo recurso : vender la casa , el carro y los muebles para largarse . Hay que hacer como Warren Buffet o Jim Rogers : esperar a que el mercado colapse y entonces comprar . Cuba ahora esta de moda , esta sobrevalorada , invertir es un suicidio .