Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Sociedad

Santa Clara: A los problemas por la sequía se suman roturas en la red de distribución

El barrio suburbano de Vigía Sur ha sufrido problemas con el servicio de agua durante más de diez días. Según la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, la causa radica en una rotura en la conductora municipal hasta esa barriada. Pero realmente nadie da una explicación clara sobre la situación y su eventual solución.

En tres llamadas telefónicas realizadas a dicha instancia por este reportero recibió tres respuestas distintas sobre la magnitud del problema y el tiempo que demorará solucionarlo.

Además de las crecientes roturas, "ninguna de las áreas de la localidad recibe una adecuada provisión de agua debido a las malas condiciones de las redes" y "el mal servicio de las subestaciones eléctricas que abastecen de energía los sistemas de bombeo y rebombeo influyen también en la inestabilidad del abasto", confesó un funcionario de Acueducto en Santa Clara. Mientras, un ingeniero hidráulico aseguró que se da prioridad a ciertos barrios en la reparación de redes.

"Siempre es lo mismo —replicó un vecino— las roturas son para esta parte del barrio, pero donde residen los funcionarios del MININT (Ministerio del Interior), cerca de la circunvalación, nunca hay falta de agua".

Tomás Díaz Pérez, delegado de Recursos Hidráulicos en la provincia, declaró a la prensa oficial que "se ejecuta uno de los mayores programas inversionistas y de mantenimiento en el territorio villaclareño". La pregunta sería si cada inversión de mantenimiento de redes generará una crisis como la de Vigía Sur.

Los vecinos de los muchos edificios multifamiliares, la mayoría de cinco plantas, buscan salidas para abastecerse de agua: extracción de los pozos y cisternas, pago a personas que por 100 pesos llenan un tanque de 55 galones y, los menos, consiguen carros cisternas de empresas estatales para llenar sus tanques particulares.

Otro método, menos común pero existente, son los "ladrones de agua", pequeñas turbinas con mangueras que tiran directamente de la cisterna colectiva. Son ilegales, pero algunos "poderosos" los tienen clandestinos.

"Muchas veces se ha planteado —dice un viejo cederista— abastecer con pipas (camiones cisterna) algunos edificios a los que con menos frecuencia llega el agua, pero nunca se ha hecho".

La crisis en Vigía Sur se suma a la sequía, que mantiene los embalses por debajo de su capacidad de llenado y genera problemas de distribución.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.