Martes, 12 de Diciembre de 2017
20:40 CET.
Visita papal

¿Y qué va a sacar la Iglesia?

El Papa que llegará este septiembre a Cuba no es el mismo que sirvió de intermediario entre Raúl y Obama; es más bien un señor que viene a cobrar, a que le paguen por hacer bien su tarea.

Independientemente de la valoración que cada cual tenga del "papel papal" en el negocio de la apertura de las embajadas, no se puede negar que el argentino estuvo perfecto: llevó cartas, removió sedimentos de espías y contratista, aguantó críticas, calló mientras le pegaban a Ortega, y al final consiguió que Raúl y Obama bailaran un pas de deux, y que los protagonistas interrumpieran por un instante sus estrechones de manos y sonrisas  para reconocer el toque de Francisco como coreógrafo, su rol fundamental en el bolero de la reconciliación.

Ahora Francisco quiere lo suyo y no se debe ir de La Habana sin que Raúl le premie. Pero el agradecimiento del General suele ser "generalmente" muy liviano. Y quien lo dude, que le pregunte a Obama.

De seguro La Habana tiene planeado devolverle al Vaticano algunas de las construcciones confiscadas en los años 60, llámense Escolapios de Guanabacoa o Teresianos de Camagüey. Sin embargo, reducir la propuesta oficial a una reposición de este tipo parecería una burla o una estafa.

La mayoría de los antiguos predios católicos de todo el país  piden a gritos una demolición compasiva, un disparo certero que derrumbe las columnas de los vetustos templos-escuelas. Los edificios que no se caen a pedazos, como la Universidad de Villanueva o el Colegio de Belén, fueron convertidos en almacenes de divisas o escuelas tecnológicas del Gobierno y esos son más difíciles de devolver. Por no hablar de la Villa de los Maristas transformada en uno de los lugares más temidos por todos los cubanos, un departamento que ni siquiera el Vaticano querría de vuelta.

Está bien que le reintegren sus ruinas a la Iglesia, sería un tardío acto de justicia social, pero sería lamentable que la fiesta se limite al recuento de esas paredes enmohecidas.

Francisco es el tercer sumo pontífice en línea que llega a Cuba. Nada extraordinario en ello, no cabe simular que en la visita está el premio. Tampoco es su primera vez en la Isla, pues ya caminó por La Habana Vieja, le escuchó el cuento a Eusebio Leal y hasta escribió un libro sobre su experiencia como miembro de la comitiva de Juan Pablo II en 1998.

El calendario cubano no soporta un día feriado más y el almanaque católico tampoco, así que por esa vía no deben venir los tiros. Ya se trabaja muy poco en Cuba como para estar regalando otra jornada a la sombra.

El índice "inquisidor" de Francisco debe apuntar hacia los medios de prensa. Quizás consiga la trasmisión de la misa dominical por alguno de los canales televisivos, tal vez en uno de los denominados canales educativos. A esa temprana hora de la mañana y en medio de la resaca tras la noche del sábado, un cura en pantalla pareciera un daño controlado, una transgresión de bajo perfil, una novedad con poca audiencia.

La creación de una versión cubana de Radio Paz o la legalización y generalización de publicaciones como Vitral, son otras opciones que el gobierno de Raúl pudiera aceptar. Compromisos sencillos y sobre temas con los que ya conviven sin provocar ningún cambio drástico.

Ahora mismo existen varios centros de adiestramiento y superación profesional en diferentes iglesias del país, así que convertir estos lugares en una variante educativa independiente y oficial sería una victoria de Francisco y algo bien recibido por la población que acude a estos centros en busca de oportunidades.

La presencia generalizada de la Iglesia en hospitales y hogares de cuidados especiales podría estar entre las prebendas que consiga el Papa. Las monjas han demostrado su capacidad para sostener en pie clínicas y hospitales arruinados por los programas oficialistas. Pero, a pesar de esta evidencia, nunca las han dejado administrar o dirigir estos proyectos, solo colaborar, algo que puede cambiar a partir de septiembre.

A la Iglesia no se le permite importar ni distribuir directamente las donaciones y aportes que lleva a la Isla. Tampoco puede heredar las propiedades que sus feligreses les dejan en testamentos. No está autorizada a desarrollar fincas, programas agropecuarios o pequeñas industrias que no sean para su autoconsumo o sustento. Esto tiene que cambiar, es el momento de negociarlo o sencillamente imponerlo.

Francisco puede conseguirlo todo, salir con una iglesia recuperada, empoderada, pero puede irse con las manos vacías, igual que los otros papas, igual que todos los que llegaron antes. El protocolo cubano es ducho en regalar columnas de humo y pintar de actualidad cosas pasadas.

La comisión vaticana tendrá que estar atenta para cortésmente rechazar ofrecimientos inocuos como la eliminación de la pena de muerte, algo que de oficio ya se asume en Cuba, o la unificación de la moneda, tema netamente nacional y que en nada involucra a la Iglesia.

También están las listas. A la revolución le sobran presos y siempre los ha usado como piezas de canje, regalos de alto nivel. De seguro ya tiene una selección a disposición del Papa, queda ver si Francisco quiere su lista y en qué condiciones se la entregan. Recordemos los pasajes de no retorno con que despidieron al grupo de opositores enviado a España. Sería aconsejable que la lista se diera por un hecho consumado, que tan pronto se la presenten el Papa la guarde en su cartera y diga "de esto ya hablamos, vayamos a lo nuevo".

Francisco debe saber que a la contraparte cubana se le habla claro, directo, sin hipérboles ni parábolas, porque su capacidad de interpretación se reduce a cinco letras, que ahora son cuatro, pero que siguen diciendo lo mismo.

A 90 millas hay pocas esperanzas puestas en la visita y sus posibles logros, pero todos la atienden. Es el colofón de un año de sorpresas y asombros. Algunos creen que solo será un espectáculo, otros aseguran que las cosas han cambiado tan aceleradamente que no puede ser un Papa más en La Habana.

Un tercer grupo prefiere convertir el tema en parte del choteo habitual de Miami: Manolo Sedano bromea diciendo que Francisco no va a pedir sino a devolver la pintura de Kcho que Raúl le llevó al Vaticano. Jorge de Armas se ríe imaginando que en el recibimiento del Papa la orquesta de Adalberto Álvarez interprete el popular tema "¿Y que tú quieres que te den?". Le riposto con la letra de un famoso chachachá que bien pudiera cantar Francisco: "Toma chocolate, paga lo que debes".

El cardenal Jaime Ortega en el programa de Amaury Pérez

'Para mí fue una acción humanitaria que la Iglesia pudo desplegar', comenta sobre las conversaciones con Raúl Castro que llevaron a la excarcelación y deportación de presos políticos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 48 ]

Imagen de Anónimo

Se siguen cumpliendo las predicciones de Nostradamus Loret de Mola, nada, que se la ponen buena. Lista de prisioneros, misa televisada…

Imagen de Anónimo

Banales cazadores de espías, tropa de sapos populacheros que vulgarizan todo espacio, émulos de Tony Menéndez que visten gorros de esquimal en medio del calor tropical para tratar de destacar. Vayan a hacerse los graciosos a otros lares, que este es un sitio serio, no apto para tontos disfrazados de pseudointelectuales, porque ni a eso llegan.Hay una plaga de comentaristas prestos a rimar clavo con culo, que aparecen en todo artículo. Dan pena. Bilewi

Imagen de Anónimo

Los compromisos con la iglesia no crean mucho rollo para el gobierno de Raúl. Por eso puede asumir la lista entera de lo que supone el autor y no peligra ni un ápice su condición de presidente vitalicio.Otra cosa son las elecciones o la libertad de partidos políticos, allá no llegan, pero jugueteo y toqueteo con el Cardenal sí que puede haber. Al Cardenal le encanta dejar un legado, ser el primero que manoseo a Raúl o el único con un séquito de mojas esclavas que hasta le lavan. Una de esas monjas es el agente Frómeta de la seguridad del estado, que según dicen las malas lenguas es doble agente, por la mañana informa a la seguridad y por la noche le pasa profundamente la información al Cardenal. A Amaury se le hace la boca agua con este comentario. A que sí.

Imagen de Anónimo

Veamos algo lógico, Loret de Mola anuncia la trasmisión de misas en la televisión cubana y sucede hoy, justo antes de la llegada del Papa.¿Se la están poniendo desde Cuba?, si así fuera entonces vienen programas de radio y revistas de la iglesia. Loret de Mola debe jugar limpio y confesar si tiene una garganta profunda en la Habana, a lo mejor es él.

Imagen de Anónimo

Virginia de la Caridad, ilunínalos

Imagen de Anónimo

Chiquitico y zorro el cardenal, nunca sabrás de que bando estás, nunca se entiende claro si lo que dice es a favor de uno o del otro, por eso Fidel nunca le soportó y delegaba en Raúl para estos menesteres. El Papa… esperemos que no peque de incrédulo, que entienda que sigue tratando con el enemigo, el equivalente del perdón católico no existe entre los comunistas.

Imagen de Anónimo

La historia de que los deportistas podrán regresar se cae con la nueva declaración de la comisión nacional de volleyball. Escoria todo el que se quede o pida la baja, que parece que son muchos los que se escapan. Peloteros aguanten que todavía no viene la cosa.

Imagen de Anónimo

Yo creo que los pagos se arreglan antes de las visitas, claro, la presencia del Papa en Cuba hace que sea el momento del cobro, como dice el autor. Allí es cuando tiene que ponerse duro Francisco, porque todos sabemos que le dan un diploma, un llavero y a bailar.Raúl está soltando un poco la cuerda, si se fijan hay nuevo tratamiento a los médicos, posibilidades con los deportistas y profesionales para que regresen, es la única forma de detener la sangría constante que devalúa el país. Pero esas medidas son curitas, y necesitamos curotas no curas complacientes.

Imagen de Anónimo

Señor Jaime Blas, creo que se equivoca, en esas cenas hubo más de un pato, eso sí, uniformado también. El seminarista ausente

Imagen de Anónimo

En la medida que pasan las horas el Papa se da cuenta de que lo siguen usando de lleva y trae. Raúl le espera con una enorme lista de recados que Francisco le debe llevar a Obama. Cuando Francisco le diga que quiere cobrar, Raúl le dirá que cobre al final, que todavía no ha terminado su trabajo de mensajero celestial. Pero la verdad es que con los comunistas de La Habana una vez mensajero, mensajero para toda la vida, solavaya en el brete que se metió el Papa por culpa del mamporrero del cardenal.