Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
13:57 CET.
Sucesos

El centro comercial de Carlos III vuelve a la normalidad tras la supuesta 'amenaza de bomba'

Eran las 4:00 de la tarde del lunes, inicialmente parecía una pelea entre varias personas, después vino la estampida. Minutos más tarde cerraron las puertas del centro comercial en divisas Plaza Carlos III: ¡Bomba! ¡Una bomba allá dentro! Cientos de personas, la mayoría escapando al anunciado peligro, rodearon el frente por la amplia avenida y uno de los laterales, por la calle Árbol Seco, donde se ubican los accesos al mercado.

Pronto apareció una furgoneta verde olivo del MININT, con el equipo de especialistas para tales casos y los conocidos perros orejas largas. Dentro quedaron algunos trabajadores, específicamente los miembros del Cuerpo de Vigilancia y Protección (CVP) junto a varios policías de uniforme.

No se apreció pánico, afuera los curiosos crecieron, esperando tal vez la reapertura de la instalación. Pasado el susto inicial, la gente no mostraba creerse una real amenaza terrorista, algo fuera de lo imaginable en la cotidianeidad cubana.

Mientras, en el interior eran visibles las pesquisas, revisando desde abajo hacia arriba el área enorme de la Plaza, con sus cuatro pisos y más de 10.000 metros cuadrados con decenas de cubículos a lo largo de un pasillo ascendente en espiral que caracteriza este lugar, uno de los mayores y más concurridos de su tipo en el país.

Durante más de una hora el creciente público se mantuvo a la expectativa, de entre muchos, algunos comentarios:

"Yo estaba cuadrando con unos clientes cuando me advirtieron, cobra y salgan todos que hay bomba". (Un dependiente)

"Gritaron ¡Bomba! y se formó el despelote. Yo no vi bronca, me parece que fue la mecánica de alguien, algunos aprovecharon y se fueron sin pagar. ¿A quién se le ocurriría esto?". (Señora con bolsa de compras)

"Allá adentro habían mujeres y niños, no tienen misericordia, los que lo hicieron merecen el paredón". (Otra mujer)

"Ahora esto se llenará de policías vestidos de civil, verdad o mentira se pone fea la cosa, ya verás, no habrá quien haga un negocio aquí". (Un taxista particular)

"¡Booomba! ¡Buuum!, dejen la bobería y abran". (Dos chicos husmeando entre las rendijas de la reja plástica que cierra la entrada principal)

Algunos testigos opinaron que el incidente pudo ser una estrategia particular para robar o un intento de empleados de justificar con el caos algún "faltante".

Finalmente, con el convencimiento de que no habría reapertura, la gente fue dispersándose. Sobre las 6:00 de la tarde había tranquilidad, salvo el cierre del centro comercial. Este martes las puertas abrieron sin contratiempos, bajo aparente normalidad aunque con mucho menos concurrencia de la habitual.

Noticia de último minuto en una ciudad siempre desabastecida aun cuando se trata de alimentos básicos en divisas: surtieron pollo, muslo con contra muslo y pechugas, dada la situación no hay colas, pero algunos avispados se están llevando la mercancía por cantidades.

Desde el amanecer los avatares de ayer están en internet. En Cuba esperamos por una nota oficial, si es que las autoridades competentes deciden que fue noticia lo sucedido en el mercado Plaza de Carlos III.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Que falacia, volveran a la normalidad cuando tumbemos a los CastrosNo castro no problem

Imagen de Anónimo

al dependiente le dijeron "cobra y salgan" jajaja ante una amenaza de bomba y lo mas importante es cobrar primero, qué país!