Lunes, 18 de Diciembre de 2017
12:04 CET.
Opinión

Pragmatismo: ¿una carta de triunfo?

Con la oficialización de la embajada de Estados Unidos en La Habana, es de prever que los cabilderos antiembargo multipliquen sus esfuerzos para que el éxito llegue más temprano que tarde.

Parece que la balanza se inclina a su favor y que la resistencia dentro de las instituciones, sobre todo en el Congreso de Washington, será cada vez más reducida.

En el último tramo de una historia signada por la incomprensión y las tensiones, los más pragmáticos tienen casi todas las posibilidades de alzarse con el triunfo.

El presidente Obama es solo la cara visible de una estrategia que venía cocinándose a fuego lento dentro del establishment estadounidense. Su salida de la Casa Blanca en 2016 no representará el fin de un plan a culminar en la normalización.

Un gabinete republicano podría contentarse con las pausas, pero de ninguna manera con la abolición de un plan consensuado entre importantes grupos de poder.

En esa ofensiva por allanar el camino hacia la instauración de un capitalismo probablemente con muy pocos atributos democráticos, salta a la vista la intervención que tendrá Alina Fernández Revuelta, la hija no reconocida de Fidel Castro, en la Décima Cumbre Anual de Comercio de Semillas Oleaginosas y Granos, que se realizará en el hotel Hyatt Regency de Minneapolis, Minnesota, del 30 de septiembre al 2 de Octubre.

Allí disertará sobre los cambios que Cuba ha experimentado en las últimas décadas y las oportunidades que se presentan por delante.

No creo que en algún momento de su conferencia salga a luz el tema de las flagrantes y sistemáticas violaciones a los derechos humanos de un régimen del cual ella pudo escapar en 1993.

Es un tema que no le interesaría mucho al auditorio compuesto por hombres de negocios del sector agrícola, uno de los más interesados en que caigan las talanqueras de la Ley Helms-Burton para rubricar acuerdos con el monopolio estatal, como bien se sabe controlado por las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.

En estos tejemanejes no faltan opiniones que traen a colación los presuntos efectos democratizadores de una avalancha de inversionistas norteamericanos.

Por muy enjundiosos que sean los análisis en torno a este asunto, no bastan para asegurarse de que la llegada masiva de capitales alteraría el mapa político de la nación cubana.

A los empresarios del Norte, que escucharán las disertaciones de la señora Fernández sobre las bondades de invertir en los campos de la Isla, no hay que convencerlos de nada.

Saben que en Cuba le esperan altos márgenes de ganancias. La dictadura les garantiza mano de obra barata y otros privilegios no menos tentadores.

Con esas realidades se fortalecen las hipótesis de que la democracia llegaría a Cuba en un futuro imposible de predecir y con sus respectivas amputaciones.

Los incentivos para que el capitalismo de Estado se consolide en Cuba, crecerán en la medida que avanza el deshielo y proliferan las iniciativas favorables al pleno entendimiento entre ambos gobiernos.

He escuchado que el proceso que comenzó el 17 de diciembre y que suelo interpretar, al margen de los dimes y diretes, como una evolución hacia no se sabe qué, duraría no menos de una década.

En ese período puede que se llenen gradualmente los estantes de las tiendas y los agromercados, baje la inflación, suban los salarios de una parte de los trabajadores y exista el marco legal para el ejercicio limitado de algunos derechos fundamentales.

Esperar más es válido, razonable y justo, pero ingenuo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 17 Ago 2015 - 2:38 pm.Usted habla de inversiones americanas, pero qué tipo de inversiones. A MENOS, que el régimen decida abrir el país a la libre empresa y la economía de mercado, con la actual centralización de la economía en la que el estado se lleva la parte del león, no creo que nadie invierta en una fábrica de chambelonas, para no tener ganancias.  No estamos hablando de paladares y remendadores de cazuelas, sino de fábricas, empresas y complejos industriales.Como dice El Exagerado, ¿Irá McDonald, Coca Cola o Nestlé a invertir en Cuba para llevarse qué; las gracias?

Imagen de Anónimo

Montón de ignorantes. VIVA Fidel Castro.

Imagen de Anónimo

La luna de miel entre gobierno cubano y comerciantes americanos durara tanto como demore la tirania en comerse la plata yuma como lo hace con todo los paises con los que ha comerciado. No veo como MacDonalds podra operar una franquicia eficientemente a la mitad con los castros, por poner un ejemplo, con los salarios bajos surgira la busqueda y McDonalds vera muy poca plata. El comercio sera alrededor del turismo y algun que otro pomo de aceite para las TRD, pero no le aurguro gran crecimiento con tan poco poder adquisitivo en Cuba. Ademas no conviene sacar al pueblo de la miseria, la libreta de comida es el primer eslabon de sometimiento. Como dicen los cubanos de la isla, esto nadie lo tumba...pero tampoco se arregla. EL EXAGERAO

Imagen de Anónimo

En diez an'os no quedara ni sombra de los dictadores Raul y Fidel Castro,ni la desgracia del castrismo tal cual es hoy como obra de esos dos apestados.

Imagen de Anónimo

JAJAJAJA!!! sientense a esperar!.....toma chocolate y paga lo que debes!...133

Imagen de Anónimo

La economia mejorara dentro de 10 anos en Cuba gracias a las inversiones norteamericanas, pero la Democracia depende esclusivamente de los cubanos. No olviden que el pais mas desarrollado del mundo tuvo un Martin Luther King  quien lucho por los derechos civiles en EEUU y si bien no es perfecta la democracia, sabemos que en Cuba todo lo que sea derechos civiles no existe. Solo los cubanos tendran que resolver ese importante tema incluso corriendo el riego de que lo asesinen.

Imagen de Amadeus

Soñar no cuesta nada. Pero como dice el colega Plutarco: ¿Y de dónde saldrá el dinero?