Sábado, 16 de Diciembre de 2017
06:11 CET.
Periodismo

El Gobierno desprotegió primero

Es común hallar en las páginas de la prensa oficialista frecuentes críticas a los precios de los bienes y servicios ofertados por los trabajadores por cuenta propia. Transportistas, vendedores de productos agrícolas, y operadores de equipos de recreación infantil, entre otros, son los blancos preferidos de una campaña mediática que pretende demonizar al libre juego de la oferta y la demanda en la formación de esos precios y tarifas.

En ese contexto sobresale el artículo "El bosque, el lobo y la ley de la oferta y la demanda", aparecido en el periódico Granma recientemente. En él se muestra el caso de un cochero en Santa Clara que pidió al usuario el pago de una tarifa superior a la habitual considerando la hora en que se prestaría el servicio. Una situación que el autor del artículo describe como "actuar según las leyes de la selva".

Es de destacar, además, que varios de esos trabajos periodísticos han llegado a solicitar un tope en los precios de determinadas actividades ejercidas por los cuentapropistas, bajo el pretexto de defender los intereses de la población. Una solicitud que no se ha limitado a la prensa, sino que estuvo presente también en varias de las Comisiones Permanentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Por supuesto que son deseables unos precios asequibles al ciudadano promedio. Pero es preciso evaluar las difíciles condiciones en que se desenvuelve el trabajo por cuenta propia, con elevados impuestos, sin un mercado mayorista donde adquirir los insumos y materias primas, y soportando las leoninas condiciones de fiscalización de las Declaraciones Juradas de Ingresos Personales. Todo ello, sin dudas, impide que los precios y tarifas de los cuentapropistas sean más bajos.

Además, es hora ya de que tomemos conciencia de la manera en que debe de funcionar nuestro pequeño segmento de economía de mercado —pequeño, lógicamente, si lo comparamos con la abrumadora presencia de la planificación estatal—, representado fundamentalmente por el trabajo por cuenta propia. Aquí una intervención gubernamental para controlar los precios por decreto desnaturalizaría todo el engranaje económico, con las secuelas de escasez, bolsa negra y desmotivación de productores y prestadores de un servicio. Claro, existe un mecanismo económico ideal para bajar los precios: la competencia. Sin embargo, el Estado cubano, hasta ahora, no ha sido capaz de competir con los cuentapropistas en aras de alcanzar dicho objetivo.

Pero, por otra parte, y volviendo al inicio de estas líneas, los periodistas oficialistas deben saber que no fueron los trabajadores por cuenta propia los primeros en retirarles la protección a nuestros consumidores. Porque, ¿cómo considerar aquella decisión gubernamental de comenzar a comercializar en dólares o CUC —la moneda con la que no les pagaban a los trabajadores cubanos— los bienes de consumo de primera necesidad, en momentos en que la "canasta básica" ofertada mediante la libreta de abastecimientos se reducía a la mínima expresión?  Eso fue poco menos que un sálvese quien pueda.

Analicemos, entre muchos ejemplos que podrían exponerse, el caso del aceite comestible. La cantidad mensual de este producto contemplado en la libreta de abastecimientos no alcanza para más de 15 días. Entonces a los consumidores no les queda más remedio que acudir a las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) para adquirir una botella de aceite a 2,40 CUC, o 57,60 pesos cubanos, al tipo de cambio actual. Eso podría significar la sexta parte del salario mensual de cualquier trabajador estatal cubano. Obviamente, los alimentos no pueden prepararse adecuadamente en muchos hogares de la Isla.

De igual forma podemos traer a colación lo acontecido con los artículos de aseo personal, como los jabones de lavar y baño, y la pasta dental. Todos fueron sacados de la libreta de abastecimientos, y se venden hoy en forma liberada, pero con aumentos de precios que en algunos casos alcanzan el 2.000%.

No obstante esas evidencias, nunca hemos visto alzarse la voz de un periodista oficialista para señalar la desprotección de los consumidores debido a las políticas gubernamentales. Prefieren enfilar sus dardos contra los trabajadores por cuenta propia, haciendo válido aquello de que "la soga siempre se quiebra por su parte más débil". Por lo pronto deseamos recordarles a esos voceros de la prensa oficial que la credibilidad no se alcanza mediante consignas y el ocultamiento de ciertas verdades.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 19 Ago 2015 - 2:00 pm.Noto que su conflicto reside en que usted no gana en dólares y eso duele, pero para ir tirando mientras le llega la oportunidad, la OFICODA está entregando jabitas especiales a personajes como usted, que incluye un manual para montar un paladar. Espero que esto le ayude a mitigar su pena. Puede pasar por cualquier OFICODA; la contraseña es: "jodido, pero contento".

Imagen de Anónimo

Otra vez el articulista se pone de parte de los poderosos , del capital , de los plusvalistas que siempre quieren mas . Los cubanos cuentapropistas de tanto imitar a los yankis ya copian sus practicas mafiosas explotadoras . Del regeton  chabacano ya se actua como un broker de Wall Street , dame la pasta brother ...donde esta la solidaridad humana , el amor al projimo que inculco Marx y Jesus . El problema de Cuba no es el castrismo sino el egoismo y la avaricia de los " macetas " que como no son nadie , porque no estudiaron , se creen los barbaros porque tienen 4 pesos pegajozos y disfrutan humillando a sus compatriotas ilustrados . Un botero analfabeto cuando monta a una profesora de Filologia Hispanica se regodea en que el gana " un baro " . La mira por el retrovisor con cara de asco ...Luego monta la pepilla jinetera con el ephone 4 y esa es la quintaesencia del exito , self-employed . El gobierno hace bien . Cuba no es la selva . En Cuba los trabajadores , el proletariado aun tiene derechos . Nos acorralan pero la revolucion triunfara . 

Imagen de Anónimo

Pero de que asombrarse, si lo dijeron en los "lineamientos" o no los leyeron ?. No van a cambiar, lo han dicho y lo han repetido desde que toda esta danza comenzo. Ahora por lo pronto es injusto, es desacertado y es inexacto llamarles "PIRATAS", pues ya no lo son. En lo adelante debe llamarseles CORSARIOS pues Obama les ha regalado la Patente de Corso que han venido exigiendo por tanto tiempo, para explotar y masacrar a su Pueblo, solo que en lo adelante lo haran con la venia de los "democraps".

Imagen de Anónimo

Lo peor de todo esto es que el régimen está consiguiendo satanizar a los mercados y los cuentapropistas, acusándolos desde la prensa oficial de prácticas en contra de la población, cuando el origen de esas prácticas está en el mismo gobierno que, como dice el articulista, no abre espacios para la actividad económica privada. Un desastre

Imagen de Anónimo

al sr articulista no es libreta de abastecimiento eso no existe es libreta de racionamiento : de racionar y punto

Imagen de javier monzon velazques

Y cuáles entidades o grupos exprimen más a los ciudadanos, que las del regimen (tanto las de CUC como las de CUP) que son el 99, 99...% del total? 

Imagen de Anónimo

Exactamente, si el regimen vende los productos mas baratos, al cuentapropista no le queda otro remedio que bajar los precios. Pero pienso que a un precio mayor que el del estado, la poblacion prefiere comprar al particular por la calidad del producto e incluso la cantidad, pues el cuentapropista no se roba a si mismo,  sabemos que todos los productos del estado llevan en si una "multa", pues el que elabora y el que vende tiene que llevarse una parte para revender y poder sobrevivir. Esto lo sabe la prensa oficialista, pero lo oculta como siempre juega con la cadena y no con el mono, ya nadie les cree.

Imagen de Anónimo

el gobierno siempre ha sido el mayor abusador con el pueblo de cuba. lo demas siempre han sido minucias.

Imagen de Anónimo

Magnífico artículo. Claro y preciso. Diciéndo en voz alta tantas verdades que duelen. El gobierno ha sido el primer Hp, y perdonen la expresión. Hay que comenzar a decirle a todos estos seudo-comunistas las verdades en su cara. Lo sinvergüenza que han sido y el doble rasero que siempre han utilizado. Todo lo que viene del gobierno es justificable y hasta "loable". Látigo y cepo para toda iniciativa particular por muy honesta y sincera que sea. Tengo unos deseos de que esta pesadilla termine de una vez por toda!!!