Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

Diplomacia, pero no apaciguamiento

En torno al acercamiento de EEUU hacia Cuba percibo demasiada simplicidad de opiniones. Bien sea por no querer discordar con el liberalismo bobo de "a más turistas gringos, más derechos cubanos" —y quedar expuestos como "imperialistas"— o para no desalinearse con la retórica extremista del viejo exilio, que considera a Obama nada menos que un "comunista". Me cuesta encontrar posturas claramente equilibradas, que no confundan hechos y esperanzas, que piensen en los cubanos como seres que necesitan, como los proletarios del XIX, "pan y libertad". Hay demasiado "obamismo" naive y "bushismo" pendejo. 

Y es que nada es peor, si se incursiona en el terreno cenagoso de la realpolitik, que intentar justificarla aludiendo a argumentos ajenos a su lógica, argumentos "virtuosos". El hecho de que el Gobierno de EEUU prioriza el acercamiento con La Habana por encima de estándares democráticos es entendible y nada novedoso, como lo son sus nexos diplomáticos con China antes que con Taiwán, con el general Al-Sisi antes que los egipcios encarcelados. El negocio y la geopolítica pueden más que las invocaciones a 1789 y los Derechos Humanos. Por lo que indicar, como justificación de las movidas de EEUU, que "el comercio empodera al pueblo" y que los cruceros llevarán la libertad a la Isla es confundir a Lord Byron con Metternich.

Tampoco tiene mucho fundamento decir que el acercamiento obedece a la actitud pasiva de un pueblo cubano al que no tiene mucho sentido acompañar en sus demandas democráticas. Porque si hablamos de la disidencia, ese accionar es hoy, en sus diversas expresiones, más numeroso y, a ratos, organizado, que en cualquier momento de los pasados 35 años. Actualmente, pese a la represión y la incomunicación pública, salen a las calles habaneras decenas de opositores a marchar cada domingo en un número creciente (de 60 hace semanas a 90 más recientemente), que rebasa las cifras alcanzadas por cualquier acción colectiva en el Moscú anterior a la Perestroika.

Además, el descontento (desarticulado, pre-político) de comunidades empobrecidas es visible (sobran videos cubanos en Youtube para los interesados), e incluso en los textos de los "críticos tolerados" las distancias con el discurso (y resultados) de las reformas no dejan de crecer.

¿Alguien pensante y decente puede sostener que la gobernabilidad criolla no es otra cosa que un equilibrio precario entre una minoría dominante, una mayoría expectante y otra minoría resistente? ¿De verdad la inercia y la represión pueden venderse como legitimidad? ¿Y de verdad pueden creer que más capitalismo lumpen y más turistas con margaritas en la mano significarán mayor empoderamiento de la gente?

Mi postura es clara: el sentido del proceso es esencialmente correcto —el bloqueo es inútil e impopular— pero los ritmos y pasos me parecen confusos, sesgados y más guiados por retóricas de buena prensa —y cálculos ocultos— que por hechos y avances concretos. Y una suma de malos pasos y peores ritmos pueden, como saben los maratonistas, echar a perder cualquier carrera.

Los políticos estadounidenses no pueden ni deben sustituir a los ciudadanos cubanos en la lucha por una restitución y expansión de derechos, acordes a la política democrática del siglo XXI. La sociedad cubana, toda, deberá aprender y articularse más con los movimientos y causas sociales de todo el mundo, para enfrentar al leninismo de mercado que avanza y compensar la insolidaridad gobiernera que, desde Madrid a Brasilia, hace parte del drama cotidiano. Pero eso no implica que los EEUU, en su nuevo acercamiento hacia Cuba, sustituya la política de presiones y cambio de régimen con otra de convivencia espuria.

Programas como los de formación democrática y profesional, los mismos que EEUU tiene en sus embajadas del mundo, deben continuar, abiertos a todos, incluidos a los funcionarios del Gobierno y la gente sin filiación interesada en conocer un poco más del Rule of Law o el oficio de informar. También deben mantenerse las salas de navegación de internet, al menos mientras la feudal ETECSA no permita al ciudadano acceder a información no censurada y a comunicaciones rápidas y de calidad.

Pero, en lo adelante, sería deseable que la diplomacia gringa sea algo más tacaña en sus gestos "para no molestar a Cuba". Que no confundan diplomacia con apaciguamiento, ni al Gobierno con la nación. Al menos no a un Gobierno que, sin prisas ni pausas, ha hecho poco para "no molestar" a su propio pueblo.

Y, de cara a las noticias de estas horas, si Kerry va a abrir la embajada y dice que solo será una ceremonia de gobiernos, pues entonces que sea estrictamente eso: él y su homólogo cubano izando banderas y diciendo unas cuantas palabras lindas o atrincheradas. De modo que, horas después, el zoo vociferante de la suciedad incivil vaya a la casa del embajador,  junto a los opositores, periodistas y artistas independientes, a evitarse, saludarse, susurrar al Secretario y tomar mojitos. Que a eso, al parecer, quieren confinar a nuestra ilustre y activa criollez.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 18 ]

Imagen de Anónimo

Ay Chaguaceda, que te compre quien no te conocio.    Ya te desinteresaste por entrar en la religion en La Habana...?  Hasta creiste que eras periodista...historiador por estudios si, lo demas que escribes esta lleno de subjetivismos e incoherencias.  NO entiendo si estas en fresa o en chocolate.

Imagen de Anónimo

Bien por amadeus.

Imagen de Juan

Muy bueno Amadeus..

Imagen de Anónimo

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Amadeus, honor a quienes honores merecen, eso no significa que cuando se debatan las ideas se subordinen a la gratitud al exilio histórico, porque los nuevos escenarios requieren de una nueva dinámica y nuevos enfoques para llegar a la gran meta, trazada por lo que dieron su sangre, sus cuerpos languidecidos en los presidios castristas y toda su existencia, la libertad y la democratización de Cuba, con relación al presente artículo de Chaguaceda, salvando lo expresado por Amadeus, estoy en general de acuerdo, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Perdón, 7:06 (Amadeus) y 7:18

Imagen de Anónimo

Los comentarios de las 7:18 y de la 7:28 son precisos y oportunos. La descarada palabra bloqueo es una manipulación y me asusta que la usen personas que dicen pensar libremente. es falsa, simplemente falsa. El artículo, suficientemente bien, oportuno, aunque tan ambivalente como la realidad de estos días. 

Imagen de Anónimo

Creo que el comentario de Amadeus resulta en un complemento indispensable para el articulo del Sr. Chaguaceda. Las banderas de la libertad, mantenidas por ese EXILIO, hoy tan denigrado por quienes han llegado buscando refugio economico exculpando a la TIRANIA de tanto dano hecho a Cuba, no la mantuvieron levantadas por tanto tiempo, ni con tanta verticalidad y pasion patria, ni los llamados BLANCOS, refugiados en Francia.

Imagen de Anónimo

De acuerdo con Amadeus, el "exilio extremista" fue y sigue siendo la carta de libertad del pueblo cubano gracias a la cual el mundo oye de que los cubanos desean libertad. Si escuchan a los balseros y algunos disidentes que piden reformas de viajes e internet free, solo pensaran que el problema cubano es economico y no es asi. Si no existiera el exilio "extremista" todo estuviera mas o menos bien, la gente se va de Cuba para mejorar, los disidentes pacificos luchan por demandas como en cualquier pais, pero solo los extremistas entre los cuales me incluyo, pedimos lo extramadamente necesario, la eliminacion de todo el andamiaje del castrismo. Orgulloso de ser un extremista.

Imagen de Anónimo

Aquí parece que el autor está hablando de la disidencia: "los ritmos y pasos me parecen confusos, sesgados y más guiados por retóricas de buena prensa —y cálculos ocultos— que por hechos y avances concretos. Y una suma de malos pasos y peores ritmos pueden, como saben los maratonistas, echar a perder cualquier carrera".

Imagen de Anónimo

Buen articulo excepto la parte del "exilio extremista" y que "el bloqueo es inútil".Si vamos a analizar hagámoslo  con seriedad e investiguemos más  sobre estos comentarios tomados a la ligera a menudo.