Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Última actualización: 22:20 CET
Sociedad

Se acabó el Carnaval

Carnaval en Santiago de Cuba. (MARTI NOTICIAS)

Son las cinco de la mañana en Martí y Gallo, y el regueton La gozadera, de Marc Anthony y Gente de Zona, reverbera en toda la cuadra. Una treintena de jóvenes "perrean" con cervezas en las manos. Son inagotables. Llevan bailando desde hace cuatro horas. Quieren amanecer. Pero el límite impuesto por los DJ es la seis de la mañana. Una pena para los muchachos, que quieren emborracharse y bailar hasta que no puedan más: este es el carnaval santiaguero, un frenesí de bebida, comida y música. Celebrado cada año del 20 al 27 de julio, es el evento más esperado, la catarsis de la ciudad.

Santiago hiede, orina, restos de comida y basura se acumulan en las avenidas donde se concentran quioscos y termos de cerveza. Amanece y un carro cisterna intenta limpiar con chorros de agua a presión la basura generada en el área del jurado, este año de vuelta a la Alameda, zona originaria de los desfiles, trasladados durante más de 30 años a la avenida Garzón, arteria vital del tráfico de la ciudad. El traslado generó polémica, la accesibilidad de Garzón, en el centro de la urbe, la contrapone a la Alameda, pero los embotellamientos del tráfico hicieron necesaria la medida.

Así es el carnaval en Santiago: popular, masivo y las 24 horas del día. Abarca todos los rincones, cuatro avenidas se destacan: Martí, Sueño, Trocha y Santa Úrsula. La hilera de quioscos a cada lado de las aceras se vuelve interminable: puestos con pizzas, pescado y pollo frito se intercalan con restaurantes improvisados y termos de cerveza a granel, la bebida popular. Todos salen con su jarrita plástica; beber cerveza de pipa, aunque no emborrache, refresca el sofocante calor y mejora el trabajo de los riñones.

Para muchos esta festividad es la mejor del país, aunque según los viejos antes era mucho mejor. Se refieren a cuando duraba un mes y era verdaderamente popular, cada barrio preparaba su verbena con sus recursos y un patrocinador, se ocupaban de crear decoraciones distintivas y la competencia era realmente identitaria. De allí nacieron las comparsas y las congas.

"Había mucha comida y era barata", dice Ángela, de 82 años. "Pero el carnaval empezaba en los ensayos, así que eran casi dos meses de fiesta. Podías ver los ensayos de la comparsa de tu barrio y opinar, la opinión de la gente en el barrio sí contaba." Dice el dicho que cualquier tiempo pasado fue mejor, y en este caso parece que sí se cumple.

Ahora, la dependencia absoluta del Estado crea uniformidad en las comparsas, congas y carrozas. El Ministerio de Cultura es el encargado de entregar las telas, y los colores y calidad de las mismas dejan mucho que desear. El resultado es que los diseños de ropas y decoración son muy parecidos, muchos reciclan y repiten los accesorios tales como farolas y banderines, y casi ninguno puede financiar una carroza: estas dependen de algún ministerio que tenga el poder monetario y le interese costearlas.

Antes, la comida criolla se elaboraba pensando en satisfacer el paladar de los clientes. Hoy solo se oferta comida chatarra, refrita en un aceite que de tanto usarse se torna negro. Comer y beber puede representar un riesgo para la salud, y contraer diarreas es lo más común. A pesar de las medidas sanitarias emitidas este año, el peligro sigue siendo alto.

Amanece el 28 de julio y el carnaval llega a su fin. Como cada día, en esta última semana el hedor a orina es insoportable en las áreas carnavalescas. Ello no arredra a los santiagueros, esperanzados en que el Gobierno les otorgue un día más. No importa quién ganó en los desfiles de la Alameda, el orgullo de los barrios se ha perdido. Beber y bailar es lo que interesa.

Parece que los vapores del carnaval santiaguero tardaran en borrarse, pero milagrosamente, nadie sabe por qué, cada año cae un fuerte aguacero que deja limpia la ciudad. Se retorna a la normalidad, el pueblo regresa de su catarsis para volver enfrentar sus agobios.

8 comentarios

Imagen de Anónimo

Oye como se llama la rubia mulata?  

Imagen de Anónimo

ta buena la rubia-mulata

Imagen de Anónimo

Al Anónimo - 30 Jul 2015 - 2:31 pm.Es mucho más respetable la "vejez" del comentario Anónimo - 30 Jul 2015 - 9:29 am.que tu "juventud". Si eres joven, eres el más vivo ejemplo del " joven nuevo" de Fidel Castro, amante de una falsa diversión, muy propia de coliseo romano, de gente sin entendederas, ignorantes con falsos grados escolares, desconocedores de aspectos elementales de su propia cultura e historia. Ustedes son incapaces de comprender el desprestigio de esa revolución, que lo fue unos pocos años, hasta que Fidel Castro, el solito, la secuestro y la destruyo. En Cuba no hay revolución hace decadas. Alli hay una involucion que ha parido engendros como tu.

Imagen de Anónimo

anonimo 30 Jul 2015- 9.29 am. Tu comentario debe ser leido y releido con detenimiento,ya que define el porque esa revolución durará medio siglo mas,eso que llamas chabacaneria y chusmeria refleja tu pensamiento racista,frustrado e ignorante de los deseos de la juventud de ese pueblo.Por otro lado lo que cuentas de los años 60 de los hippies y el consumo de LSD las drógas psicodélicas fue en cualquier lugar menos en Cuba,en los 60 los cubanos estaban alfabetizando a su pueblo,trabajando duro para ganarse el prestigio que tienen a nivel internacional..no vivo en Cuba y veo que eres un anciano,aunque no lo manifiestas,ya que todo lo que criticas es propio de la juventud mundial.acepta que tu tiempo ya pasó.esa es la vejez

Imagen de Anónimo

Tal vez el autor del articulo no sepa que las fiestas populares son una vieja , viejisima tecnica de manipulacion de masas para entretetener , embrutecer y enagenar a las masas de clase baja para que olviden sus problemas  . El carnaval no esta hecho para mayores de 30 , gente decente y honesta , clase media  , que trata de buscarse la vida como puede . Esta fiesta chabacana y de mal gusto es para unicamente para la chusmeria . Ya ocurrio en los 60's con los movimientos hippies y el consumo de LSD , enotnces el rock & roll , las drogas psicodelicas , el alcohol canalizaron el descontento de los jovenes criticos con la guerra en Viet Nam . Pan y Circo . Como en la antigua Roma . El carnaval , cuanto mas malo mejor porque cuanto mas malo mas atrae a la morralla , esa que puede encender la chispa de una revuelta popular . Por eso en Cuba trinfan en regeton y las pipas de alcohol . Aunque moralmente sea inaceptable que los jovenes se emborrachen y bailen hasta que el cuerpo aguante hay que entenderlos , ellos son victimas de un sistema del cual no quieren darse cuenta . Olvidar es el deporte nacional . Los jovenes cubanos solo tienen dos opciones : largarse u olvidar . Los blancos se van , y los negros se van al carnaval . El regimen lo tiene todo pensado . No hay nobleza en la borrachera , estes en Santiago o Dublin , bebas ron o cerveza Guinnes , seas negro o pelirrojo .  El dia que se acabe el circo la chusma toma las calles . 

Imagen de Anónimo

Pense que estaban hablando del Mardi Grass aqui en Nueva Orleans. Pero no era el de Santiago. Le falto decir que putas en la calle y gente encuera. 

Imagen de Anónimo

Ay naaaagüeeeeeee!!!!

Imagen de Joshua Ramir

bonita foto

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.