Domingo, 17 de Diciembre de 2017
05:39 CET.
VERANO

Santiago de Cuba: Tras las clases, playa, carnaval y borrachera

La llegada del verano es el inicio de otra odisea para las familias. Con pocas posibilidades de viajar al exterior y por la difícil transportación en el interior, los cubanos están obligados a quedarse en sus casas y aprovechar las ofertas veraniegas de sus ciudades, sean cuales sean.

El pasado 27 de junio, el MINTUR (Ministerio del Turismo), dio comienzo oficial al verano en el Café Palmares de Santiago de Cuba, bajo el slogan "Razones para disfrutar", según información del semanario oficial Sierra Maestra. Se prometían "diferentes propuestas recreativas con la participación popular" y, como no se especificaba cuales, las expectativas de los veraneantes serán las de siempre: en julio los carnavales y en agosto las playas.

Julio arrancó con el tradicional Festival del Caribe, preludio de los carnavales y que este año no ha tenido ni la masividad ni la promoción de los anteriores. Esta vez, además, su espacio estuvo limitado por las construcciones que proliferan en la ciudad con motivo de la celebración de su medio milenio.

No obstante, los habitantes de Santiago pudieron disfrutar de conciertos como el de Johnny Ventura y su invitada Maridalia Hernández, y de algunas exposiciones.

Para los santiagueros en busca de diversión lo más atractivo habrían sido las noches caribeñas en la zona de René Ramos, con cerveza, música y algún espectáculo.

El Carnaval a punto de llegar (del 20 al 27 de julio) es la fiesta más esperada del año, sobre todo por las tradicionales, amadas y temidas congas. Estas constituyen un gran medio de catarsis popular. Arrollar durante kilómetros cantando estribillos de doble sentido y bebiendo ron a pico de canecas, bajo el tórrido calor santiaguero, es uno de las esparcimientos populares aglutinadores, a pesar del constante asedio policial que rodea estos eventos, escogido por algunos como ocasión para resolver disputas.

Aunque el Gobierno anuncie y promueva otras actividades, la realidad es que muchas ofertas se vuelven difíciles de alcanzar, ya sea por los precios o porque no son suficientes para una población de medio millón de habitantes.

Hasta ahora lo único novedoso es la remodelación del abandonado parque de diversiones, ahora de los "sueños", cuyos aparatos han sido solo visitados por el óxido durante los años que pasó sin repararse.

Una de las modalidades de entretenimiento son las áreas recreativas ofertadas por el INDER (Instituto Nacional del deporte, Educación Física y Recreación), disponibles en los barrios. En un esfuerzo por justificar los sueldos de los profesores en estos meses, las autoridades los convierten en guardianes de dichas áreas, que languidecen ante la indiferencia de adolescentes y niños, más que nada por las confecciones deficientes de los juegos presentados.

Las piscinas de los hoteles están disponibles para todo el público, pero a precios inalcanzables para la mayoría de los santiagueros, entre 10 y 20 pesos convertivles (CUC). La de los complejos deportivos y centros recreativos de la ciudad, que se encuentran en mal estado, son las únicas con precios populares, entre 1.00 y 5.00 pesos moneda nacional.

En las dos en servicio, bañarse es un serio riesgo para la salud debido a que no se mantienen los requisitos químicos y de higiene del agua, además de recibir más personal del que realmente pueden permitirse.

El agua en esas piscinas suele convertirse en un menjunje color café. Su aspecto turbio es una advertencia sobre posibles enfermedades contagiosas, ya de por sí latentes en la ciudad.

Las playas, la otra gran fuente de recreo, padecen del mal de las transportaciones, el menguado parque estatal de guaguas no puede satisfacer la demanda popular.

Visitar una de ellas conlleva lidiar con camiones abarrotados y colas kilométricas, además de cargar jabas de comidas para no afrontar los desorbitantes precios de los vendedores particulares.

Los jóvenes conocen estas opciones, es lo que hay. No hace falta hacer planes elaborados para pasar el verano. Se contentan con poco: bailar reguetón y beber ron, las mismas formas de diversión que practican todo el año, solo que en los meses estivales tienen licencia para emborracharse.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

ya no tienen nada interesante que decir... todo es crítica y de las malas... 

Imagen de Juan

Muchacho! Que piernas mas linda tienes esa morena!

Imagen de Anónimo

Santiago siempre ha sido asi. Es la escritora marciana?

Imagen de Anónimo

Pero si eso es exactamente lo mismo que hacen cuando llegan a La Yuma!!!!!!!A quien le sorprende eso? 

Imagen de AdelaCuba

Triste y estoy segura muy cierto el paisaje pintado por quien ha escrito este articulo. Eso de las piscinas con agua color cafe me deja con el estomago revuelto.