Jueves, 14 de Diciembre de 2017
22:57 CET.
Emigración

El derecho a viajar y el destierro

El comentario lo hizo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa del pasado 21 de mayo. Según El Nuevo Herald publicado el día siguiente, Earnest afirmó refiriéndose a Obama: "Sé que a él le daría mucho placer la oportunidad de visitar la isla de Cuba y en particular, La Habana". 

Me parece muy bien. Sin embargo, quisiera que alguien le informase al presidente Obama que tengo un amigo cubano desterrado —y como él hay miles— a quien también le gustaría poder visitar el país donde nació, con acceso  irrestricto y seguro, amparado por el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Pero el Gobierno de la Isla no se lo permite. Ni siquiera se molesta en explicarle el motivo de su negativa.

La nueva ley cubana: percepción y realidad

La Habana es muy eficiente fabricando titulares que crean percepciones distorsionadas del alcance exacto de sus "reformas". Nadie se encarga después de verificar o monitorear lo informado. Un buen ejemplo es el del anuncio, en octubre de 2013, de la promulgación de una "reforma migratoria" que supuestamente restituía  el derecho al libre movimiento de los ciudadanos cubanos. Los numerosos viajes al exterior de conocidos disidentes parecían validar esa noticia. Por otro lado, es un hecho que miles de cubanos viajan con frecuencia a la Isla, muchos de manera repetida en un mismo año, lo cual eleva la estadística de cubanos visitantes y eso tiende a ocultar realidades deplorables y mucho más amplias. Las cosas son bien diferentes cuando se examinan de cerca.

Primero: La ley de 2013, más que una reforma migratoria apenas puede considerarse una nueva regulación sobre los viajes al exterior de quienes viven en la Isla. Si antes requerían un permiso que solo alcanzaba 11 meses ahora se conceden 24 antes de retornar o de algún modo recibir una extensión. Por otra parte, las migraciones internas, continúan tan o más controladas que las fronteras nacionales. A los "indocumentados" y familiares que se arriesgan en la Isla a trasladarse a otra provincia en busca de empleo, se les niegan los servicios básicos de salud, educación y el acceso a trabajos, tal y como reclaman para EEUU algunos de los sectores más conservadores del Tea Party.

Segundo: No es cierto que los residentes cubanos en el exterior ya no requieran permiso para entrar al país en que nacieron. Lo que ha cambiado es el nombre del mecanismo de control: lo que antes se denominaba permiso de entrada, ahora se denomina "pasaporte habilitado" para entrar a Cuba. En un pasaporte cubano —ya que no se les permite a los cubanos viajar con el de otra nacionalidad— se estampa un cuño que lo "habilita" a ese fin por dos años. La doble ciudadanía no es permitida y aquel cubano que la posea está obligado a viajar exclusivamente con ese pasaporte cubano "habilitado". 

Miles de cubanos radicados en muchos países no han sido autorizados a recibir el pasaporte habilitado para visitar su país, donde además solo pueden permanecer por muy escasos meses de llegar a poseer ese documento. Están desterrados.

Muchos pagan cada cierto tiempo el trámite, solo para que se les informe que de nuevo les ha sido denegado, sin que se les devuelva la importante suma aportada, ni se les comunique las causas que llevan al Gobierno cubano a violar flagrantemente el artículo 13 de la Declaración de Derechos Humanos, de la cual Cuba es signataria. Si se trata de desterrados, "excluibles" por estar su nombre en alguna lista negra, las autoridades cubanas por lo general ni siquiera acceden a conceder un permiso de entrada al país en casos claramente humanitarios, como a veces ocurre cuando hay familiares cercanos en la Isla próximos a morir.   

Tercero: No es inusual que las autoridades migratorias cubanas rechacen a un cubano al llegar a la Isla con todos sus documentos en regla, y lo despachen de regreso en el mismo avión, sin permitirle siquiera saludar a los familiares que lo esperaban en el aeropuerto. No han faltado casos en que los que arriban para una corta visita son detenidos y llevados a prisión durante meses, acusados de supuestos delitos, cuyo juicio puede ser dilatado sine die. La falta de garantías procesales que exhibe el aparato judicial de la Isla hace que muchos lo piensen dos veces antes de emprender el viaje.

Detrás de las violaciones flagrantes del derecho al libre movimiento de los cubanos radicados en el exterior se encuentra la negativa a que los que migraron puedan siquiera expresar libremente sus ideas y criterios desde el extranjero sobre lo que ocurre en el país donde nacieron. No importa si lo hacen con mayor o menor delicadeza. La mordaza es transnacional.

La libre circulación: una tarea pendiente

En resumen: el respeto al artículo 13 de la Declaración de Derechos Humanos es un asunto pendiente de solución en Cuba.

Las autoridades continúan considerando que permitir la circulación de los cubanos —bien sea dentro de la Isla de una provincia a otra, hacia el exterior o desde otro país hacia la Isla— es una dádiva concedida a discreción y no un derecho ciudadano inalienable.

La retención de los pasaportes a disidentes que viven en Cuba como Antonio Rodiles y su esposa Ayler González y a la internacionalmente conocida artista Tania Bruguera cuando viajó a La Habana, son muestras de esa deplorable realidad. Ninguno de ellos tres tiene una causa pendiente en los tribunales cubanos que justifique esa medida.

Esta es una realidad que, irónicamente, cobra significativa importancia adicional ahora que se reabre el debate sobre el derecho a viajar a Cuba de los estadounidenses. Muchos de ellos defienden activamente su derecho constitucional a viajar a cualquier país aunque no sea de su agrado y su visita les suponga riesgos. Algo que considero justo. No me parece adecuado defender los derechos humanos de los cubanos privando a de ellos a los ciudadanos de otro país.

Obama retiró toda traba al ejercicio del derecho de los emigrados cubanos a viajar a su patria desde su primera administración. Pero los desterrados cubanos —excluidos por La Habana de ese beneficio— siguen reclamando el fin de las listas negras elaboradas por las autoridades de la Isla para poder ejercer a plenitud el derecho internacionalmente validado a la libre circulación y permanencia ilimitada en el país donde nacieron. Algo aún más justo y urgente. 

Defender ese derecho no supone que se tenga la motivación inmediata por ejercerlo. Muchos prefieren —y pueden— esperar cambios reales antes de emprender el viaje. Pero sea cual sea el interés inmediato en viajar que pueda albergar cada cubano, lo que está en juego en este caso es la protección de un derecho ciudadano inalienable e internacionalmente reconocido.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 63 ]

Imagen de Anónimo

Es super estupido la actitud del gobernante Democrata Barack Obama el regimen dictatorial cubano dirigido y orquestado por Castro y su familia,para viajar a Cuba es una odissea para aquellos que no logran entender que Castro es enemigo de todos los cubanos,y que nada que se haga para favorecerlo constribuira a que los cubanos logremos el respeto a nuestros derechos,viajar a Cuba es como sacar un pasage al infierno y las sedes diplomaticas cubanas en el mundo no estan para representar a los cubanos por el contrario representan el aparato represivo del regimen para intimidar y aterrorisar a los que se encuentren radicos en otro pais,Obama no tiene respeto por la libertad ni lealtad hacia los gobiernos democraticos del mundo,ha negociado con los enemigos de los Estado Unidos y reprimido a los amigos.Cuba esta representado por un asesino dictador quien esta reciviendo todos los beneficios de la adminstracion obama  

Imagen de Anónimo

Al fin un articulo que trata el tema!!! Gracias!Yo personalmente no tengo el mas minimo interes se viajar a donde me vejaron y reprimieron pero si creo que hora de que se presione al gobierno cubano para que respete el articulo 13 (que deje a un lado el enfoque matonista y revenchista) NADIE CREE EN LA REVOLUCION) ... Ni los propios hijos de los jerarcas)... Propongo una campaña internacional para que se respete el derecho de todo cubano a entrar y salir cuando le venga en ganas...y que sea esto parte de las negociaciones con la Yuma.

Imagen de Anónimo

Si no eres kubano porque te molestas dando opiniones de remordimientos? De paisito de mierda todos lo sabemos, ahora se trata de que todos no seamos tratados igual a la mierda, algunos tienen familiares alli. Si no eres kubano vete alla de donde eres.

Imagen de Anónimo

Cuando salí del paisito adonde fueron a parar mis antepasados, dejé atrás aquella nacionalidad humillante. Aquel infierno donde el destino me hizo nacer. Escogí no ser cubano, sino tener la nacionalidad de mis ancestros. Hoy, con dos nacionalidades, dos pasaportes de verdad,  de países reales, desarrollados, ¿qué me interesa viajar a aquel paisito de mierda, cuando puedo pasearme por los Campos Elíseos y Abbey Road: bañarme en el Egeo o el Mar Rojo? A mí no hay gobernarte que decida mi vida.  Mi patria soy yo. Yo y lo que me salga de los cojones de mis recuerdos. Nadie hace negocio con mi nostalgia, no la tengo. Nadie tiene nostalgia del infierno a no ser que se sea masoquista. Yo no lo soy.  A no ser Argentina, no me paseo por esa pobreza del Sur. No tengo alma de Teresa de Calcuta ni para mí es chic decir que amo a los pobres. Los detesto. También los pusilánimes que habitan aquel país del churre, la vagancia, la vulgaridad que una vez fue el sueño de los míos. Yo no vuelvo a aquella pesadilla. Jamás. Never more.

Imagen de Anónimo

La culpa de la pobreza de los que viven en Cuba la tiene el comunismo y la tonga de oportunistas que han sabido vacilar y aprovecharse de sus restricciones. Medita.

Imagen de Anónimo

Está prohibido el sexo oral en la florida? Ñooooo, la ñico lopez esta apretando con las mentiras, jajajajajaja.....si eso es verdad nadie lo cumple, pero a ningún americano le piden visa para regresar a su país.

Imagen de Anónimo

cuanto tiempo van a necesitar los cubanos para saber que viven como esclavos desde hace 56 anos??Eso es tan dificil de entender? o es que les da pena confesarlo? no tengan pena,sencillamente,aceptenlo y hagan lo que puedan por cambiar eso!!

Imagen de Anónimo

ningun gobierno es perfecto pues esta hecho por hombres que ya sabemos que tampoco somos perfectos. todos los gobiernos tienen el mismo problemas, que los politicos al final se olvidan de los demas y solo piensan en si mismo. todos tienen reglas absurdas por ejemplo en la FLorida (esta prohibido el sexo oral ) en EEUU los muchachos y muchachas de 18 años pueden ir a la guerra y morir, pueden filmar peliculas pornograficas, pero no pueden tomar alcohol ni tampoco puende fumar. En EEUU el gobierno graba y vigila cada uno de los movimientos de todos sus ciudadanos, ademas en lo que en EEUU  llaman democracia, tienen cortes secretas que hacen leyes secretas para vigilar y violar cada una de la enmiedas de la constitucion. y como ya saben al igual que en Cuba la CIA tortura a los presos, eso tambien es una violacion de los derechos humanos. ES DECIR TODAS LAS SOCIEDADES SON CORRUPTAS PUES EL HOMBRE CON PODER SOLO QUIERE CONTROLAR y TENER PODER SOBRE LOS DEMAS.

Imagen de Anónimo

Hey, si los canadienses van en los cruceros, porque los cubanos no? Más razón por haber nacido alla, la culpa de la pobreza de los que viven en cuba la tiene el comunismo no los que se fueron. Medita.

Imagen de Anónimo

Por si alguien como el anonimo de las 9.44 no entendio, rectifico. Cualquier cubano que pretenda viajar hacia en un crucero a la par de turistas, con intenciones de hacer valer su condicion de turista pleno en poderes, recursos, comodidades y privilegios a los que no tienen acceso sus coterraneos dentro de la isla, merecen ser tratados a patadas por la tirania cubana. En mi opinion, por verguenza moral los cubanos no encajan en el plano de los turistas extranjeros. Derecho a entrar tenemos todos y hay que reclamar porque todos podamos hacer valer ese derecho. Pero derecho a disfrutar de nuestra patria, tambien los tenemos todos. Si usted quiere hacer valer su derecho de montarse en un crucero siendo cubano, piense tambien en los que no pueden hacer valer ese derecho. Entonces, como vas a disfrutarlo? Como ser tan egoistas y morbosos en cuestiones que tienen que ver con todos los cubanos? Antes de pensar en paseos por Cuba primero hay que atajar este problema.