Domingo, 17 de Diciembre de 2017
05:39 CET.
Sociedad

Y ahora 'Granma' defiende la privacidad

El nuevo barniz que el diario Granma usa para cubrir los lamparones de la mediocridad lleva un emblema que desconcierta. Al abordar el tema del irrespeto a la privacidad descorre las cortinas del cinismo y el escarnio. Sencillamente, el texto publicado el pasado jueves  no cumple con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública por medio del análisis y los cuestionamientos a un fenómeno que se ha enraizado en Cuba.

Respetar la intimidad del prójimo es uno de los valores que yacen bajo el lodo de las políticas que se crearon para apuntalar la parafernalia del totalitarismo. Con la deificación de la chivatería y la censura medieval contra los llamados rezagos burgueses, comenzó la tragedia.

El mal gusto, la chismografía, el odio por diferencias ideológicas y la  doble moral florecieron como rosas en primavera. Los jerarcas del poder y las nuevas generaciones se encargaron de la proliferación de esas cosechas. Cada cual desde sus nichos de autoridad o vulnerabilidades.

Resulta inconcebible que el tratamiento de estos tópicos continúe enmarcado en los límites de la intrascendencia. ¿Dónde están los antecedentes del problema y al menos las señas de algunos de los principales culpables?

Los responsables de que hayamos perdido todos los derechos individuales son los mismos que dan el visto bueno a esas jugadas de engaño.

Cuestionar el irrespeto al espacio privado es desde el Granma un despropósito de marca mayor. Y si de sacar intimidades a la palestra pública se trata, el régimen  tiene un largo historial.

En horario estelar televisivo y en primera plana, decenas de opositores y líderes de la sociedad civil independiente han sufrido campañas de desprestigio que incluyen fotografías, conversaciones telefónicas e imágenes audiovisuales, en franca violación de su privacidad.

La impunidad de esas prácticas pone en entredicho el interés de la prensa estatal por  ponerle coto a lo que en Cuba es una norma de convivencia y una herramienta del Ministerio del Interior para hacer añicos la reputación del que consideren un contrarrevolucionario.    

Pedir una ley que penalice tales eventos es cuando menos risible. En primera instancia hay que desmantelar el modelo que basa su legitimidad en el chantaje, la dosificación de la pobreza y otras particularidades de tintes maquiavélicos.

Al margen de los amagos críticos de Granma y compañía, inmiscuirse en la vida del otro, es en Cuba una especie de código del cual muy pocos escapan.

De no ser por ese hábito condicionado por el miedo y los avatares de la supervivencia, el socialismo fuera un mal recuerdo.

Conocer los detalles de la vida del prójimo es una ventaja, una fuente de oportunidades para tan siquiera poder cabecear en los bordes de la enajenación en la que se vive por decreto, hace más de 50 años.

A propósito del tema, en el barrio se habla sobre la inminente reactivación de las labores de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Entidad creada, en la década del 60 del siglo pasado para vigilar e informar a nivel de cuadra lo que haga, dentro y fuera de sus hogares, cada integrante del núcleo familiar.  

¿Puede ser creíble entonces la defensa a la privacidad desde el órgano oficial del Partido Comunista?     

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Es una hipocresia tras otra, ese cinismo es propiedad de las dictocracia y la cubana no puede escapar, prepararon chivatos para hacer daño ahora no los necesitan y los mandan al diablo.

Imagen de Anónimo

Muy a tono con la noticia del principe Antonio en Turquía, tremendo No?

Imagen de Anónimo

los CDR en Cuba y en el exterior las asociaciones de Cubanos todas jineteras y jineteros  revindicadas aparentemente , en Miami todos del G2 asquerosos!! sin hablar de los dirigentes exmilitares que cuando se les acabo la gozadera emigraron si yo lo digo los americanos son los mejores dan abrigo a todos , descarados vive bien los hijos de ellos paseando y comprando fuera sin contar todo lo que piden e insinuan para que les regalen asco de pais asco de govierno maldita la hora en que Batista no acabo con ellos

Imagen de Anónimo

Seria lo mejor que pudiera ocurrir desmantelar los CDR version ciudadana de la STASI.tanta gente que tienen trabsjando sin producir nada nada mas chivateando.es terrible el dano que le han hecho a la sociedad cubana.el cubano de por si es chismoso imaginense lo que han hecho los CDR.le ronca atreverse a hablar de privacidad.cuando estos sistrmas populistas se mantienen controlando y chantajeando a la gente.como estan haciendo ahora en venezuela con las elecciones.estan chantajeando a los empleados publicos diciendes que si no votan perderan sus trabajos.tipico caso.

Imagen de Plutarco Cuero

Bueno, ¿será que están preparandole el cadalzo a los CDR?

Imagen de Anónimo

Serán hijos de puta estos castrocomunistas, yo me tuve que meter zafras y escuelas al campo y el cabron colectivismo, y ahora se van a respetar las individualidades? Por eso, coño, jamas voy s volver a Cuba., no quiero saber de ese estercolero.   

Imagen de Anónimo

no exis inviduo mas inmoral que un comunista y si es cubano mas

Imagen de Anónimo

Es asqueante.

Imagen de javier monzon velazques

Es cierto;  el regimen se ha caracterizado por hurgar en la vida privada de los opositores, para inventar, o exponer públicamente, todo cuanto les venga en ganas.

Imagen de Anónimo

Este articulo es consecuencia del incidente en Turquia con el delfin de los castro. No estan acostumbrados a la libertad de prensa. Un valiente y educado esbirro de la mafia cubana golpea a un periodista local. Ellos le llaman intransigencia revolucionaria. Probablemente sera mencionado por el granma por su hazaña revolucionaria. La practican dentro de Cuba aun con mayor fervor contra aquellos cubanos que se atreven a expresarse sin miedo.