Jueves, 14 de Diciembre de 2017
15:56 CET.
Economía

Muchas trabas y alguna facilidad para el empresariado privado

De acuerdo a la información brindada por la Oficina Nacional de Estadística e Información (Organización Institucional, enero-diciembre 2015), al cierre de 2014 funcionaban en Cuba 1.992 empresas, sin contar las empresas mixtas, las de capital totalmente extranjero, ni las sucursales de empresas extranjeras.

Por la naturaleza planificada y centralizada de la economía cubana, no existe el menor espacio para las relaciones mercantiles entre empresas. El Gobierno, por medio de los ministerios a los que pertenecen las empresas, fija sus respectivos planes y, para garantizar su cumplimiento, les asigna los recursos financieros y materiales.

Uno de los más graves problemas que hoy confronta el sistema empresarial cubano es que los gastos en que incurren para producir determinadas mercancías son demasiado elevados. Esta situación es provocada fundamentalmente por lo obsoleto del parque industrial, el alto consumo de combustible, electricidad e insumos.

Los gastos no se corresponden con la productividad, lo que provoca el indeseado alto valor agregado del producto terminado y los precios pocos competitivos en el mercado.

Que en estos momentos estén inmovilizados cientos de millones de dólares en mercancías ociosas  en los almacenes de las empresas estatales cubanas es culpa del anacrónico y antieconómico sistema de planificación centralizada por el que tienen que regirse obligadamente los directivos de esas entidades. Como están con las manos atadas, tienen que contemplar impotentes cómo las entidades que dirigen se han convertido en almacenes mayoristas, sin tener  facultades para poder vender esos excedentes directamente en el mercado, sin intermediarios, con precios de acuerdo a las leyes de la oferta y la demanda.

Por decisión del Gobierno,  la Empresa Comercializadora de Tecnología de la Información (Cedipad), subordinada al Grupo Comercializador de Productos Industriales y de Servicio, perteneciente al Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), es la única autorizada para la comercialización mayorista y minorista de los inventarios inmovilizados de las empresas.

El paso dado por el Gobierno para solucionar el problema de los productos ociosos y de lento movimiento es descabellado y antieconómico. No resolverá el asunto, sino que contribuirá al enriquecimiento  de dirigentes corruptos que venden los productos varados en los almacenes.

En los últimos tiempos han proliferado los pequeños negocios privados, principalmente pequeños restaurantes, hostales y aquellos que han destinados sus vehículos particulares al servicio de taxis a la población.  Estos negocios requieren de equipos, piezas, partes e insumos que, en su mayoría, se encuentran inmovilizados en los almacenes de las empresas y, puesto que tales bienes no están a la venta en el mercado, una situación así da lugar a la compraventa ilegal.  

Más del 90% de los vehículos que prestan el servicio de taxis privados en Cuba son de fabricación norteamericana de los años 40 y 50 del pasado siglo. Sin embargo, en la mayoría de los casos lo único que les queda de norteamericano es el casco. El motor, los sistemas de dirección y de freno, las bombas de agua y de combustible y otros componentes han sido comprados por sus dueños en esos almacenes de la empresas. Por la izquierda.

En definitiva, esas piezas y partes  llevan años en esos almacenes y, cuando aparece alguien dispuesto a comprarlos, los empleados negocian con él el precio a espaldas del departamento de  contabilidad de la empresa. Y parece ser que ese contrabando de mercancías ociosas e inmovilizadas no se detendrá.

Un trabajo publicado recientemente en Granma,  "Movilidad a los artículos ociosos", informó que Cedipad tiene un sitio en Internet en la que los interesados pueden tomar nota de la amplia gama de artículos, agrupados en 17 categorías, cada uno con su precio y sus descripción. En dicho sitio web se ofrece un manual de usuarios que brinda todos los detalles acerca de los contratos que podrán formalizarse con la Unidad de Gestión de Inventario de Cedipad, lo cual permite que los clientes puedan llenar contratos y concurrir a a la empresa para firmarlos, luego de comunicar por correo electrónico al técnico responsable la mercancía que desea adquirir.

Las personas naturales (léase los pequeños propietarios de negocios privados) no tienen derecho a acceder a los servicios de compra, que solo están habilitados para  personas jurídicas, es decir, empresas estatales y cooperativas no agropecuarias.

Que a los miles de dueños de negocios privados se les prohíba usar las facilidades que brinda Cedipad para adquirir vía correo electrónico la mercancías que necesitan, es una muestra más de que al Gobierno cubano no le interesa facilitar la labor a los emprendedores privados, que serían los principales clientes de esas mercancías.

Al cerrarles esa posibilidad, los emprendedores privados se ven lanzados al ruedo de los contados establecimientos de la red minorista, cuya oferta es bastante deficitaria. Y, al no encontrar allí aquello que necesitan, no tienen otra salida que gestionarlo como han hecho hasta ahora: de manera ilegal en los almacenes de las empresas. La diferencia es que, por la inmediatez que les brinda el nuevo sitio web, ahora resultará más fácil localizar  la mercancía y la negociación ilegal será más directa, puesto que concurren con conocimiento del precio del artículo.

Es decir que, gracias a Internet, este negocio ilegal adquiere otra dimensión, en la que salen beneficiados tanto el que vende como el que compra.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

en el 4to parrafo el autor senala "el indeseado alto valor agregado del producto terminado". es exactamente lo contario, el bajisimo valor agregado del producto final es una caracteristica intrinseca de la produccion material cubana.  una de las ventajas competitivas de las economias desarrolladas es precisamente el ALTO valor agregado.

Imagen de Anónimo

 "la Empresa Comercializadora de Tecnología de la Información (Cedipad), subordinada al Grupo Comercializador de Productos Industriales y de Servicio, perteneciente al Ministerio de Comercio Interior (MINCIN" Saca cuentas cuantas firmas y autorizaciones necesitan en este entramado, cuando debiera ser una empresa como Ebay para ofrecer el excedente. EL EXAGERAO

Imagen de Anónimo

Esta lamentacion la estoy escuchando desde hace mas de medio siglo,le ha hecho la vida un yogurt al cubano de a pie y detenido el desarrollo del pais en el tiempo y destruido la infrestructura productiva hasta la ruina total y asi seguira hasta tanto no se cambie la tripulacion en el puesto de mando quiza en unos 5-7 an'os mas,paciencia que no falta tanto ya.