Domingo, 17 de Diciembre de 2017
05:39 CET.
Sociedad

Peluquero privado abre una escuela y ayuda a mejorar su barrio

Gilberto Valladares, un próspero "cuentapropista" de La Habana Vieja, ha incursionado en lo que en los países capitalistas se llama "responsabilidad social empresarial" y ha ayudado a mejorar el rostro de su barrio, reporta la AFP.

Conocido popularmente como "Papito", Valladares dejó su empleo en una peluquería del Estado para convertirse en trabajador privado. Ahora posee uno de los salones de belleza más populares de La Habana, pero mientras otros destinan las utilidades a hacer crecer el negocio o a darle mejor vida a su familia, Papito gasta parte de sus ganancias en procurar el bienestar de otros miembros menos favorecidos de su comunidad, según la agencia.

"Siempre digo que el momento histórico de comprometer a los emprendedores con la sociedad es ahora", dijo Valladares, de 45 años, en la escuela de peluquería que abrió este año y que financia.

En la pequeña escuela, gratuita, hay media docena de alumnos. Eran 15 al comienzo, pero las exigencias académicas y la necesidad de ganarse la vida han provocado deserciones, explicó.

"Me enteré por unos vecinos que había un curso de peluquería de Papito y me integré. Esto marcó un cambio en mi vida", dijo Lilian Nargoyes, de 18 años, quien espera algún día abrir un salón de belleza en su casa.

Los alumnos, que estudian durante un año, tuvieron algunos meses de clases teóricas, pero ahora practican cortando gratuitamente el cabello a gente del barrio.

"Hace tiempo que me corto aquí, me gusta mucho porque es cerquita y es gratis, y nos atienden muy bien", dijo el anciano Alfonso Ruiz Cepero.

En el mundo capitalista, la "responsabilidad social empresarial" es un tema en auge. Muchos clientes prefieren compañías que se involucran con la comunidad y protegen el medio ambiente. Pero en Cuba, donde el Estado controla desde hace medio siglo casi el 90% de la economía, es algo desconocido.

Con apoyo de la Oficina del Historiador, la entidad estatal encargada de la conservación de La Habana Vieja, Papito abrió también un museo de la peluquería y un pequeño parque infantil, con columpios y toboganes con forma de navajas y tijeras.

El peluquero y otros trabajadores privados del barrio pagan los salarios a los encargados del mantenimiento de este parque, situado en el extremo norte de La Habana Vieja, cerca del Museo de la Revolución.

Valladares y la Oficina del Historiador también han organizado la limpieza de calles y la restauración de las centenarias casas del barrio natal del peluquero, Los Santos Ángeles.

La Oficina del Historiador convirtió en paseo peatonal con adoquines la otrora derruida calle Aguiar, donde están la peluquería y la escuela.

En el vecindario ha abierto media docena de bares y restaurantes privados. Hay uno que usa símbolos de la peluquería en muros y cartas, aunque aclara que sirve "comida sin pelos".

"Ya se habla de 'la Calle de los peluqueros'", dijo Valladares con satisfacción.

"Con este salón de belleza yo, propietario, sostengo un proyecto social, o sea, el proyecto económico sostiene el proyecto social que es la escuela", cuyos alumnos "a veces son víctimas de la familia, víctimas de la propia sociedad", añadió.

Con el cambio experimentado por la estrecha calle Aguiar, la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana decidió organizar allí recientemente un espectáculo callejero de música y danza.

"Somos un proyecto comprometido con el barrio, con el momento histórico en Cuba, con los jóvenes, con los niños, con los abuelos", dijo Valladares, quien considera que "vale la pena" involucrarse con la comunidad.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Pobre Papito. Nada es suyo, y además, en cualquier momento se lo quitarán. No vale la pena esforzarse mucho en una economía comunista

Imagen de Anónimo

Qué buena iniciativa. Ya ven que también se pueden integrar y complementar la empresa privada con la conciencia social. Ojalá este tipo de iniciativa se extienda en la isla. Será útil y beneficiosa para todos. 

Imagen de Anónimo

Para el q pregunta sobre lo raro q puede ser la vinculación con la Oficina del Historiador, ¿q hay de raro? En ningún lugar del mundo puedes hacer nada, ni para bien ni para mal, en el espacio público sin una autorización de las entidades competentes, así q imagino q habrá tenido q coordinarse con el Plan q tiene el Historiador para La Habana Vieja, eso es normal y hay q aplaudir q se hayan puesto de acuerdo pq ahí si está lo raro, q le hayan dejado hacer, q no está mal.

Imagen de Anónimo

BRAVOOOOO!!! Me alegro mucho por los exitos de este Cubano que ha creado un proyecto tan abierto para todos jovenes y les ofrece ESPERANZAS dentro de la Sociedad en que viven. Nada que ver con la Sexualidad de PAPITO (No creo que sea importante) Lo interesante de este articulo es el deseo de crear Nuevos Talentos.

Imagen de Anónimo

Felicidades para este cubano emprendedor y atento a lo que pasa a su alrededor.

Imagen de Anónimo

Los gays triunfan.

Imagen de Anónimo

Muchas feliciades por esta iniciativa.

Imagen de Anónimo

Muy bueno.yo estudie lic en enfermeria.trabaje anos en varios paises incluyendo donde vivo y ahora trabajo con mi marido en algo totalmente diferente.pero mi sueno fue ese ser peluquera .adoro todo lo que sea belleza y hacer sentir bien a la gente.ese fue mi sueno.pero quien sabe .tal vez un dia me animo.bravo por papito.lo que encuentro extrano es lo de la vinculacion con la oficina del historiador.eso esta raro.pero bueno lo que cuenta es el bien que se hace y la felicidad que se aporta.suerte  papito.

Imagen de Anónimo

Felicidades a "Papito" espero que su proyecto siga adelante sin injerencias del gobierno que cuando ve que algo privado funciona enseguida mete el rejo y lo acusa de lo que sea con tal de quitarlo del medio, son como el perro del hortelano que ni comen ni dejan comer.