Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Opinión

¿Cooperativas o asociaciones de usufructuarios?

La construcción de cooperativas no agropecuarias marcha mal. Así se reconoció en la última reunión del Consejo de Ministros de Cuba el pasado 29 de mayo.

El proceso constructivo siguió más o menos el siguiente curso. En abril de 2011 los Lineamientos de la Política Económica y Social, aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista, definieron todo lo relativo a la construcción de las cooperativas. En diciembre de 2012 entró en vigor el Decreto-Ley 305, para regular la constitución, funcionamiento y extinción de esas asociaciones. Y en junio de 2014 se decidió que los establecimientos estatales de servicios gastronómicos, personales y técnicos pasaran a formas de gestión privada.

El 29 de mayo de 2015, en la citada reunión del Consejo de Ministros, se informó que "el procedimiento para construir las cooperativas ha incorporado una carga burocrática que genera dispersión y demoras, que han surgido dificultades en el acceso a los suministros, que ha existido una tendencia al incremento de los precios de los productos y servicios que ofertan las cooperativas". Por lo cual se arribó a la conclusión de lentificar el proceso para "rectificar errores antes de generalizar los experimentos".

Mientras se insista en soslayar las verdaderas causas del por qué marcha mal el proceso, las medidas resultantes no tendrán efecto sobre los males.

Las cooperativas son una manifestación del carácter social del hombre y por tanto antiquísimas, pero su experiencia moderna data de mediados del siglo XIX. En 1895, cuando esa forma de asociación se extendió por el mundo, en Londres se creó la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). Un siglo después, con las experiencias acumuladas, la ACI definió un conjunto de valores que constituyen los principios del cooperativismo actual, entre los cuales sobresalen: el carácter voluntario de la adhesión; la participación económica y la gestión democrática por parte de los asociados; y la autonomía e independencia.

Como esos fueron básicamente los principios que establecieron los tejedores del pueblo de Rochdale, en Inglaterra, quienes en 1844 se asociaron para el suministro de artículos de primera necesidad, a los mismos de les conoce como principios de Rochdale.

Una cooperativa, por tanto, es una asociación voluntaria y autónoma de personas que se unen para realizar una aspiración común mediante una empresa, donde cada socio es un dueño y tiene un voto, cuenta con una estructura democrática para tomar las decisiones y realizan un reparto equitativo y proporcional de las utilidades. La comparación de esos principios —suficientes para calificar a cualquier asociación como cooperativa—  con la construcción de cooperativas en Cuba arroja lo siguiente:

1)  Las cooperativas cubanas se crean a partir de un Decreto-Ley emitido por el Consejo de Estado, con el fin declarado de, en primer lugar, contribuir al desarrollo económico y social sostenible de la nación.  Es decir, se crean por voluntad del Estado, no de los "asociados".

2) El Decreto-Ley establece que el órgano, organismo y entidad nacional que autorice la constitución de las cooperativas es responsable directo del control y evaluación de su funcionamiento. Es decir, a la ausencia de la asociación voluntaria se une la subordinación a las instituciones estatales, que son sus verdaderos autores. Por tanto los "asociados" carecen de autonomía e independencia para fusionarse, extinguirse, dividirse o modificarse sin previa aprobación de los autores.

3) El Decreto-Ley establece el período de tiempo en que los "asociados" pueden contratar trabajadores asalariados, define las actividades y tareas que no puedan asumir los "socios" en determinado período de tiempo; mientras el reglamento que rige las cooperativas es emitido por el Consejo de Ministros.

4)  Las cooperativas se crean en los lugares que el Estado decide, como lo expresó el jefe de la Comisión Permanente para la Implementación de los Lineamientos: las  mismas "se ocupan de los segmentos del mercado que no resultan competitivos para la empresa estatal".

5)  El Estado conserva la propiedad sobre los medios fundamentales de producción, por lo que los "asociados" son arrendatarios, no dueños.

Si las cooperativas no surgen de la unión voluntaria de los socios; si se crean dónde y cuándo decide el Estado; si carecen de autonomía; si los asociados no son dueños; y si su reglamento lo emite el Consejo de Ministros, tales asociaciones no califican como cooperativas, más bien son asociaciones de usufructuarios dependientes de las necesidades e intereses del Estado.

Del breve análisis precedente brotan al menos tres conclusiones:

1)    La principal causa de los resultados negativos radica en la ausencia de las libertades para que los cubanos decidan  para qué, cuándo y cómo asociarse.

2)    Las cooperativas no se construyen, sino que surgen de las necesidades, intereses y voluntad de los propietarios.

3)    Se conforman de acuerdo a los principios establecidos por la ACI, allí y cuando los asociados lo decidan.

Lo ocurrido con las cooperativas no agropecuarias es una copia de que hace décadas viene ocurriendo con las cooperativas agropecuarias, surgidas también de esa vocación constructora del Estado cubano. Las Cooperativas de Créditos y Servicios sin personalidad jurídica en 1960; las Cooperativas Cañeras, creadas en ese mismo año por decisión del Gobierno y luego convertidas en propiedad del Estado; según palabras del propio líder de la revolución, porque "aquellas cooperativas no tenían realmente una base histórica, puesto que las cooperativas se forman realmente con los campesinos propietarios de tierra". Las Cooperativas de Producción Agropecuaria en 1976. Y las Unidades Básicas de Producción Cooperativas en 1993. Todas con los magros resultados harto conocidos.

Una prueba contundente de ese falso cooperativismo agropecuario fue el reporte publicado en el diario Granma del viernes 25 de enero de 2013, acerca de la decisión de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños  (ANAP)de sustituir o liberar de sus funciones a 632 presidentes de cooperativas agrícolas.

Si realmente el objetivo de las cooperativas, como reza el Decreto-Ley 305, consiste en contribuir al desarrollo económico y social sostenible de la nación, entonces la salida está, de un lado, en no continuar intentado utilizar esas asociaciones para ocultar la incapacidad del Estado, mantener la propiedad sobre los medios de producción y conservar un enorme aparato burocrático para su control; y de otro lado, renunciar a la construcción de las cooperativas y en su lugar aceptar los principios de la ACI y entregar (vender) los medios de producción a los asociados, para que Cuba pueda contar con un verdadero cooperativismo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Dimas, tu trabajo es magnifico y mas claro que el agua, pero:Machacar en hierro frio,predicar en el desiertoy echarle jeringa a un muertoes todo tiempo 'perdio'.Esa tropa, como tu mejor que yo sabes, lo que busca es la perpetuidad en el poder, asi estaran ensayando "ideas" hasta que exista esa nomenclatura descarada, y algunos peones sueltos que hipocritamente los apoyen. Gracias por estar tan claro.  Chicho Cagatrillo 

Imagen de Anónimo

Si alguien quiere saber como funciona una cooperativa prospera, vean a Wakefern Food Corporation en Elizabeth NJ, mas conocida como la cadena de supermercados Shoprite. Es la cooperativa mas grande de USA. Fue formada por un grupo de dueños de supermercados alla por los 60's con el objetivo de comprar al por mayor. Hoy son mas de 250 tiendas, claro el gobierno solo intervino para cobrar impuestos y punto. Se inmaginan el fracaso de McDonalds en Cuba entregandole la franquicia a los Castros y la gente "resolviendo" hamburguesas por la izquierda y dando cuero pa la busqueda? EL EXAGERAO

Imagen de Anónimo

Excelente análisis que debería ser tenido en cuenta por las autoridades gubernamentales para evitar erróneas reformas. 

Imagen de Anónimo

 En cuba lo que siempre ha existido es la APMCAsociación de Pendejos Manejados por Camajanes