Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Corrupción

Empresas y entidades sin control interno

Los gobernantes cubanos le confieren gran importancia al control interno en las entidades y empresas estatales con vistas a erradicar los actos de corrupción que asolan a esas instituciones. Se trata, como su nombre indica, de un mecanismo permanente de control preventivo que opere con los propios medios de la entidad, y que no precise de la actuación de auditores o inspectores externos para detectar las deficiencias.

Un pilar del control interno lo constituye el denominado "ambiente de control". Este ambiente se alcanza cuando todo el colectivo laboral, y principalmente los jefes, estén imbuidos de la necesidad de controlar los recursos de la entidad, y en consecuencia actúan para alcanzar ese fin.

La más reciente reunión del Consejo de Ministros no aportó noticias muy halagüeñas en ese sentido. La señora Gladys Bejerano, contralora general de la República, se refirió una vez más a varias de las anomalías que afectan la gestión de empresas y entidades: la falsificación de documentos, transferencias ficticias, apropiación del efectivo no depositado en los bancos, fraudes en nóminas, introducción ilegal de mercancías, pagos indebidos por servicios que no se pactaron o no se realizaron, y el favorecimiento a proveedores.

Sin embargo, más preocupante aún que todo lo anterior para la nomenclatura castrista debe de haber sido el siguiente párrafo de la intervención de la Contralora General: "Existe falta de rigor en los análisis que realizan las administraciones sobre las causas y condiciones que propician estos hechos y, en consecuencia, no se logran implementar sistemas de trabajo que permitan tener contrapartidas efectivas" (Trabajadores, edición del lunes 1 de junio).

Todo muy claro. A las administraciones no les interesa crear contrapartidas efectivas —por ejemplo, un sistema de contabilidad confiable que supervise el movimiento de mercancías e insumos en los almacenes— entre las distintas áreas y departamentos de las entidades. La razón es muy sencilla: con frecuencia son los propios jefes los que roban o depredan los recursos. En esas condiciones, por supuesto, ni pensar en la existencia de un ambiente de control, y mucho menos del control interno.

Esta situación pudiera reforzar las posiciones de los elementos conservadores del oficialismo que abogan por ralentizar las reformas raulistas; reformas que, como es sabido, tienen un componente esencial en brindar mayor autonomía a las empresas y entidades estatales. Y en ese sentido no serían muy descabellados los argumentos que se oponen a la referida autonomía. Porque, ¿cómo poner ilimitadamente recursos materiales y financieros en manos de funcionarios que solo piensan en robar y corromperse?

Pero hay más. Por estos días circula en las librerías habaneras el libro El derrumbe del socialismo en Europa (Ciencias Sociales, La Habana, 2014), de la autoría de José Luis Rodríguez García, exministro de Economía y Planificación durante el período 1995-2009, y que se desempeña actualmente como asesor del oficialista Centro de Investigaciones de la Economía Mundial. Rodríguez García estima que la autonomía empresarial instaurada por Mijail Gorbachov, como parte de su perestroika, aceleró el desplome del socialismo en la Unión Soviética.

Al respecto escribe, en la página 64: "El cambio más significativo ocurrió con la aprobación de la ley de la empresa estatal en 1987, la que se basó en los principios de autonomía, autogestión, y autofinanciamiento. En ella puede decirse que cuajaban ya modificaciones sustanciales al concepto de la propiedad socialista al introducir con la autonomía una ruptura en la línea de dirección centralizada, consustancial a cualquier economía planificada. Apoyándose en el argumento de democratizar la gestión mediante la elección por los trabajadores de los dirigentes empresariales, unido a la reducción del papel rector del plan, de hecho comenzaba a desarticularse desde la base el sistema económico que se pretendía perfeccionar".

"Con esos truenos, ¿quién duerme?", podrían refunfuñar los dinosaurios políticos que nutren las filas del Partido Comunista y el Gobierno cubanos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

No creo que se trate sólo de bajos sueldos. Hay "corruptos seriales" que jamás los han rozado con un pétalo de rosas. Y se han cansado de tanto juntar billetes.Una vez tuve la oportunidad de ver a un conocido vice ministro llegar al aeropuerto Martí: llenó un carro de maletas y equipos electrónicos, incluidos varios televisores. De más está decir que el personaje era uno de los preferidos de la Mesa Redonda.

Imagen de Anónimo

Todo lo que aquí se comenta no deja de tener razón con respecto a quién es el culpable de la situacion actual en la isla del terror, pero nadie ataca al verdadero problema de frente que es el bajisimo sueldo impuesto por la dictadura al cubano de a pié, cosa que no es casual o por problema de escaces monetaria ni recursos de la dictadura, eso es hecho adredes para tener al cubano centrado en como sobrevivir y de donde sacar su sustento y el de los suyos, mientras las personas están centradas en esta lucha no piensan en política ni como cambiar nada solo en sobrevivir a toda costa.Esta demostrado que el ser humano cuando tiene sus necesidades básicas cubiertas no roba ni desfalca, a no ser que la ambición sea mayor por ser un botín sustancial, o por cuestiones de enfermedad "Deudas de juego, alcoholismo, drogadiccion, y otros etccccc".Ojo odio tanto como todos ustedes a la dictadura pero hay ke reconocer que ya sea en democracia u otros sistemas, si los gobernantes odian a su pueblo lo harán sufrir hasta el final de sus días como mandatarios.A no ser que sean arrancados por la fuerza de ese trono en el que se han perpetuado. 

Imagen de Anónimo

En Cuba, las auditorías se hacen a dedo y se sabe que quien es señalado la va a pasar muy mal. Seguro, a esos funcionarios que encontraron robando en alguna tienda (o que le armaron un expediente simplemente para aumentar la estadística de casos positivos), le harán la vida un yogur.Pero en el caso de "los hijos de papá" jamás pasa eso. Y no son pocos los casos conocidos, por lo que dado el secretismo, el nivel de corrupción debe ser como un iceberg: se observa un pequeño porcentaje y el mayor volúmen está escondido.Quién se animaría a hacer una auditoría a las GAESA, si el administrador es ni más ni menos que el yerno de Raúl Castro? Otro que Blattner en la FIFA.

Imagen de Anónimo

"EL OJO DEL DUEÑO ENGORDA AL CABALLO"NO HAY MAS NA...

Imagen de Anónimo

Muy buen análisis, porque analiza el punto de partida y es el centralismo burocrático de la planificación económica. Las corrupciones que se analizan no son el resultado de la descentralización económica sino del sistema anterior y latente aún en las empresas estatales.La descripción es el resultado de la centralización económica y del control burocrático del sistema soviético, por eso las autonomías de las empresas estatales tienen que diseñarse fuera de la planificación centralizada, de lo contrario reproducen y amplifican la corrupción.

Imagen de Gabonice2

La Mona aunque se vista de seda Mona se queda. En realidad la Propiedad Estatal sobre los medios de producción no existe, lo que existe es la Propiedad de Nadie. El robo en Cuba es General, empieza en la Casa del General y si el de arriba roba, el de abajo se siente con el derecho a robar. Al dueño en la Propiedad Privada no le pueden robar, porque se arruina. Cuando el dueño se lleva algo de la empresa, nadie puede decirle nada porque es de él. Pero cuando el Administrador se roba algo de la Empresa de inmediato el trabajador se siente con el derecho de robar también. Este proceso de corrupción empieza en Zona Cero, en Jaimanitas. Allí nada de lo que veas ha sido pagado por los miembros de la Familia Real, todo ha sido robado y a partir de ahí empieza el Roba Roba que tiene hundido a Cuba. La única solución es un cambio real del sistema, que se larguen y dejen a los cubanos arreglar el desastre de medio siglo.

Imagen de Anónimo

Ese vándalo ladrón que compra y vende sin reparar en la ética es el prototipo del hombre nuevo que soñó el asesino argentino conocido por el Ché. Qué mejor epitafio en su tumba que ese prototipo del ladrón de la miseria castrista, falto de todo escrúpulo, degenerado por una "educación" que lo convierte en vasallo de una absurda ideología. El asesino de Rosario no lo llegó a ver y lo mandaron al infierno hace mucho tiempo, pero sus huesos deben estar temblando en la tumba al comprobar la invalidez de sus principios. Ahora bien, las dos bestias de Birán se lo comerán hasta el final de sus días y por mucho que la Bejarano haga, ella también es una corrupta consumada, tendrán que convivir con ese "hombre nuevo" que ellos mismos crearon. Que el diablo los confunda

Imagen de Anónimo

Miren conozco de serca esa situación que el jefe controla para poder robar y deja robar a sus aliados y compinches y compra el silencio de los policías que deben de velar por la propiedad del estado,es en el municipio de San cristobal pinar  del Río allí hay una fábrica que elabora pienso para el ganado porcino y el alministrador se roba el pienso y permite que otros trabajadores lo haga y tiene comprado al partido,la policía que por un poco de pienso se asen de la vista gorda,golea como se llama dicho alministrador por su puesto cría los cerdos en casa de sus suegros un lugar muy cerca de dicha planta así el trasiego no core peligro de ser.detertado por los que no participan en el robo diario,esto por supuesto afecta a la economía y el se enriquece con lo que debía mejora la alimentación del pueblo y casos como este deben ocurrir en todas las empresas de cuba 

Imagen de Anónimo

El autor observa uno de los problemas más importantes que tienen las economías de planificación central y sin derechos de propiedad. La ausencia de control es consecuencia directa de la falta de responsabilidad y del ejercicio del comportamiento libre maximizador de riqueza que anima las decisiones en la economía de mercado. No es condición humana poner una economía bajo la dirección de burócratas que siguen al pie de la letra las directrices de organismos onanistas como la JUCEPLAN. Mientras que en Cuba no se suprima todo ese aparato de represión y control de las libertades económicas, seguirá el descontrol, el robo, el expolio y la miseria social tal y como se describe en este artículo. No veo para la economía castrista el mismo proceso que en los países del Este de Europa. La resistencia a cambiar y tirar por la borda una experiencia desastrosa es mayor en la Isla, lo que nos indica el mayor peso de los intereses creados por la jauría comunista. Pobre Cuba tardará mucho en salir de ese tunel de oscuridad