Domingo, 17 de Diciembre de 2017
10:46 CET.
Sociedad

Santa Clara: Impedidos físicos piden al gobierno local que elimine obstáculos a su movilidad

El término barrera arquitectónica designa en urbanismo todo obstáculos físico que impide a determinado grupo de población acceder o moverse por un edificio, plaza, acera o zona particular.

Y las barreras arquitectónicas son abundantes en Villa Clara, como en toda Cuba, donde muy pocos sitios han sido adecuados para quienes necesitan usar una silla de rueda o deben apoyarse en un bastón.

En Santa Clara son comunes las puertas y rejas que abren inversas, los huecos y acometidas abiertos, las alcantarillas sin tapas.

Carlos Fuentes, vicepresidente de la Asociación Cubana de Limitados Físicos Motores (ACLIFIN) en la capital provincial, enumera varias instituciones inaccesibles: Destacan el estadio de béisbol Augusto César Sandino, el Teatro La Caridad, la Casa de Cultura, el Salón Eco, Pesca Villa, varios bancos y policlínicos del Consejo Norte, además de parques como La Pastora, El Carmen y el de La Audiencia, que carecen de rampas.

Las rampas pueden ser utilizadas tanto en aceras, accesos a edificios o incluso medios de transporte público, como una alternativa a las escaleras para facilitar el paso a personas discapacitadas o con movilidad reducida.

Pero ninguna de las rampas construidas en los extremos del parque Vidal cumplen totalmente su función, por estar mal hechas, y ya han ocurrido accidentes de personas que, al querer subir, pierden el equilibrio y caen hacia atrás.

Una evidencia más son las escaleras que se construyen en las aceras para llegar a puertas de nivel alto. Estas impiden el paso, además de a personas con problemas motores, a transeúntes que circulan por la acera.

La instalación de cierto tipo de rampas intentó solucionar un problema, pero causó otro: Residentes en viviendas con garaje rompieron aceras para lograr la pendiente necesaria para subir sus vehículos. Estas pendientes nunca estuvieron aprobadas pero se hicieron y crearon una nueva barrera.

En cuanto a transporte, los ómnibus urbanos marca Diana, ensamblados en Cuba, no disponen de rampas. Dos ómnibus de fabricación europea que ruedan por la ciudad tienen el sistema pero solo trabajan para zonas hospitalarias.

La arquitectura de la ciudad, con aceras estrechas y calles de una sola vía, crea barreras, incluso para aquellos que no tienen problemas motores. Los nuevos puntos de venta de los trabajadores por cuenta propia, las colas, las bicicletas y autos se suman a los obstáculos que deben enfrentar los impedidos físicos.

La responsabilidad de la falta de rampas, los huecos en las calles y las alcantarillas sin tapas "recae en empresas estatales como Viales, Acueducto y Alcantarillado, la de Servicios Comunales y en otras de mantenimiento constructivo", comenta el arquitecto Segundo Ramos.

"Las instituciones gubernamentales muestran poca voluntad en resolver la problemática, y los particulares esgrimen que esa no es su responsabilidad", añade Espinoza. ¿Entonces, quién arregla el problema que se convierte en una trampa para sillas de ruedas?

Afirma el vicepresidente de la ACLIFIN que anualmente la asociación reitera pedidos al gobierno provincial para que ponga soluciones, sobre todo con el tema de los postes mal ubicados y las aceras rotas, pero no hay respuesta.

Algunos casos se resuelven con ingenio propio del barrio, otros se mantienen o expanden el peligro por culpa del "insuficiente trabajo multisectorial" que evite accidentes.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

me gusta mi santa clara, mi linda santa clara, pero hay que arreglarla toda, sobre todos los barrios del condado y dobalganes...

Imagen de Anónimo

Me parece muy bien que se hable de este sector de la población cubana que siempre se ignora. Los minusválidos e impedidos físicos de todo tipo, son como inexistentes en Cuba. Nunca se habla de ellos ni se les considera. El "desgobierno" fascista ha hecho muy poco por ellos, a pesar de autoproclamarse "potencia médica". En cualquier país civilizado se toman medidad para facilitar la vida de estas personas que forman parte de la sociedad. En Cuba se les ha ignorado casi por completo. Es una verguenza. Los organismos internacionales y los corresponsales de la prensa extranjera nunca tocan ese tema ni con el pétalo de una rosa. La verdad es que si en ese país no hay condiciones dignas para vivir cuando se es válido, qué se puede esperar para los descapacitados !!!?????