Viernes, 15 de Diciembre de 2017
10:39 CET.
Opinión

La vida sigue igual, pero hay que cambiarla

Cuba acaba de ser excluida de la lista de países que patrocinan el terrorismo internacional. El Gobierno cubano ya "se porta bien y no apoya movimientos revolucionarios violentos", parece decirnos el Ejecutivo de EEUU, país  que se abroga el derecho de calificar a otros en esta materia, obviando su propio récord, que no hace falta recordar.

Pero al fin que muy contentos, acusadores y absueltos acaban de eliminar un importante obstáculo legal para hacer más fácil  la apertura de las embajadas y avanzar en el desmontaje de la legislación congresional estadounidense que sostiene el bloqueo-embargo contra Cuba.

Nos lo dijeron el mismo 17 de diciembre: sería un proceso lento y complicado, este el de la "normalización" de las relaciones entre ambos países. Sin embargo,  listos como somos la mayoría de los cubanos, muchos se imaginaron que les estaban tomando el pelo, porque para hacer las paces, convivir y ayudarse mutuamente, no hace falta tanta parafernalia.

Pero resulta que los obstáculos que se levantan en ese camino no son fáciles de sortear, aunque por momentos da la sensación, según las declaraciones oficiales, que todo ha sido fría y obsesivamente calculado, en conjunto y luego separadamente por cada una de las partes.

A los efectos del Gobierno de Obama nadie puede seguir acusándolo de mantener el bloqueo: es un asunto del Congreso de EEUU. El Ejecutivo ha estado abierto a cooperar con Cuba en todo lo que le permita le ley. A los efectos del Gobierno cubano se retarda su intención de conseguir pingües y rápidos beneficios económicos, pero gana espacio y tiempo para seguir diciendo que el bloqueo se mantiene y, a costa del mismo, pretender continuar justificando sus déficits económicos y democráticos.

Ganan los gobiernos, siguen perdiendo los pueblos; los norteamericanos no pueden pasar sus vacaciones en Varadero, gastar sus dineros ni invertir en Cuba todavía; pero sobre todo el de la Isla que, pobre y sin claras perspectivas no ya de gastar, sino de cómo comer mejor, mira cómo pasa el tiempo, la "actualización" no le resuelve nada, ni tampoco el proceso de "normalización".

En fin, que la situación material de los de abajo, aquí no mejora. No importa que Rusia y otros hayan condonado la deuda, que haya aumentado el turismo y la producción azucarera como dice Granma. No importa que los precios internacionales del petróleo hayan bajado, que sigan entrando miles de millones de dólares al Estado por la explotación de los médicos y profesionales o que Obama haya dictado no sé cuántas medidas para aflojar el bloqueo… Aquí "la vida sigue igual".

A la unificación monetaria le pasa lo mismo que al proceso de normalización, que a "actualización" y que al experimento con las cooperativas "estatales": todo debe marchar sin prisa, para no equivocarse. Como si el problema fuera la velocidad, y no el camino escogido.

Por eso, al margen de por dónde vayan los Gobiernos, ambos pueblos, y especialmente el nuestro no debe hacer depender ninguna de sus expectativas futuras de lo que arreglen ambos, de lo que haga o deje de hacer el "Gobierno revolucionario" y buscar las formas y vías organizativas, políticas y económicas que les permitan acelerar los procesos de democratización de la política y socialización de la economía y tratar de resolver por sí mismo sus necesidades materiales y espirituales.

Desgraciadamente, la institucionalidad cubana vigente, cargada de burocratismo, estatalismo control y regulaciones absurdas impiden el asociacionismo libre de los cubanos, y eso que Marx escribió que el socialismo sería la sociedad de los trabajadores libres asociados. Pero de Marx parece que no se acuerda nadie en el Gobierno-Partido-Estado. Ellos siguen confundiendo marxismo con estalinismo.

En los barrios, en los centros de producción o servicios, en las escuelas y hospitales es necesario continuar desarrollando las estructuras autogestoras que se han ido formando al margen o con la anuencia de las instituciones oficiales que nada resuelven, pero a veces se hacen de la "vista gorda", como en la práctica han venido haciendo muchos cubanos y grupos sociales emprendedores, en los llamados trabajos por  la "izquierda", al margen de la legalidad burocrática, sin control gubernamental y en otros tipos de asociaciones de diversa índole.

Especialmente importantes son las asociaciones y espacios informales diversos de grupos disímiles de amigos, familiares, conocidos y afines para intercambiar sobre los problemas de la sociedad cubana y buscar cómo enfrentarlos.

Todos los que tenemos un pensamiento diferente, aunque tengamos otras discrepancias, debemos ver qué podemos hacer  juntos para hacer avanzar un proceso de democratización. Aunque nuestras capacidades sean muy limitadas, hay algunas experiencias en este sentido que deben ampliarse y potenciarse.

El poco acceso a internet y el conocimiento popular sobre las nuevas tecnologías de la información juegan un papel inestimable en este desarrollo del asociacionismo libre. Es necesario aprovechar las oportunidades que se brindan y enseñar a todos los interesados en el manejo de las nuevas tecnologías. El "paquete" y el correo Nauta han abierto brechas de interactuación que pueden y deben ser mejor aprovechados.

La nueva sociedad cubana tendrá bases más solidas en la medida en que vayamos construyéndola desde abajo.

Para cuando se levanten el bloqueo externo, y el interno, que es el peor de los dos y seguirá ahí mientras nosotros mismos no nos los saquemos de arriba, los cubanos ya tenemos que haber aprendido a asociarnos libremente fuera del Estado para trabajar, convivir, hacer política y resolver nuestros problemas. Si seguimos esperando porque esos bloqueos desaparezcan por acciones de ambos Gobiernos, para reorganizar nuestras vidas, no solamente jóvenes, ni viejos van a quedar ya aquí para hacer el cuento.

Un vecino cercano, veterano de la guerra de Angola, con 72 años, civil y con una jubilación de 350 pesitos cubanos, al que le pregunté si había oído la noticia sobre la exclusión de Cuba de la lista terrorista, me respondió con otra pregunta: "Y yo, ¿qué gano con eso?"

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Cuando digo crear un estado paralelo no es para convencer de eso a nadie en este foro, ni tampoco para que quieran convencerme de lo contrario, lo digo es para que algún o algunos oídos receptivos en el interior de Cuba, en cualquier comunidad, sea de negra\afrodescendientes, campesina, pueblina, citadina, sin techo, colectoras materias primas, ETC, se organicen libremente sin la tutela del estado totalitario que quiere controlar hasta los suspiros de los cubanos, para resolver sus problemas de forma autónoma o reclamar sus derechos sociales y porque no políticos también, esas son otras formas de desobediencia civil que están al alcances de cada cubano. Desde que entré en este y otros foros, hace ya bastante tiempo, siempre he dicho que hay que luchar en todos los campos para democratizar a Cuba y para desobedecer al partido único, para alcanzar esos objetivos bale todo no solo lo que se le ocurra a Esopo o a otros sujetos sin nombres, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Pedro Benitez

 dictadura que secuestra la libertad del pueblo cubano jamás tendrá voluntad para devolver los derechos que nos pertenecen como humanos.  Uno con 88 y el otro con 84; tienen toda la intención de traspasar el poder con la legitimidad que ahora les brinda la apertura de las embajadas. La interacción entre todos los cubanos es ahora mas importante que nunca porque los ancianos que nos oprimen ya establecen una dinastía que cobra tracción con Alejandro Castro Espín al frente de los servicios de inteligencia. 

Imagen de Anónimo

Para que China y Vietnam cambiaran al menos en su economia hubo de morirse primero Mao y Ho Chi Minh,las retrancas historicas al desarrollo y al progreso ,algo que en Cuba esta pendiente,mientras tanto seguiremos en la misma baba  al parecer por un buen rato porque Raulito se ve aún muy fuerte para neutralizar el pataleo de PC y de tantos otros "reformistas".

Imagen de Anónimo

Las "mafias" económicas internas ya están organizadas en toda la cadena de producción y distribución de productos y servicios, lo que pasa es que funcionan sotto voce. Si  el gobierno de Cuba fuera transparente veríamos como estas cadenas están todas conectadas con altos militares sus familias y amigos.Nada funciona en el país al margen del estado porque este es el principal importador de insumos y los controla.  No cualquier  actividad económica "independiente" del estado significa formas de organización del pueblo válidas. Son sencillamente formas de sobrevivencia corruptas porque no existe la legalidad de la propiedad y la autonomía del estado.Pedro me parece muy poético tu enfoque. 

Imagen de Anónimo

El Estado paralelo desde el punto de vista económico y político ya existe. El paralelo económico son todas las practicas de robo y extorsión del mercado negro de todos los insumos que se necesitan para  dar servicios y vender productos y él está compuesto en primer lugar por los funcionarios que desvían recursos y que hacen posible la existencia del mercado negro de productos y servicios. El estado político paralelo está en la existencia de toda la sociedad civil al margen del Estado desde los activistas de derechos humanos, los periodistas independientes, los proyectos artísticos paralelos, desde la oposición leal, a la oposición no leal y de todas las denominaciones ideológicas. El punto que falta es que la concertación política salga a la calle y paralice el aparato represivo por su presencia abrumadora. Mientras esto no suceda así, las actividades económicas independientes suelen ser- salvo muy contadas excepciones-, practicas corruptas no independientes de los burócratas con recursos, de esta manera lo que aparentemente parece una actividad independiente del estado no es más que una "marginalidad delincuencial" en aumento. Hasta tanto no se demanden en la calle los derechos humanos el "Estado político paralelo" seguirá igualmente reprimido y demonizado. 

Imagen de Anónimo

PC en mis delirios y devaneos por la democracia de Cuba creo que en este mismo foro de DDC dije en un comentario que al castrismo había que hacerle un estado paralelo, siguiendo esa misma lógica intuitiva en un comentario a la lucha de los negros\afrodescendientes cubanos contra el flagelo de la discriminación racial, si mal no recuerdo, escribí que las comunidades negras en su lucha actual deberían procurar, entre otras cuestiones, la secesión del totalitarismo que todo lo potiza y manipula a su imagen y semejanza en su provecho y sus objetivos de eternizarse en el poder, por eso estoy totalmente de acuerdo con tus propuestas bien argumentas y sugerentes que en la mentalidad de Esopo sería hacerle un estado paralelo al castrismo incontrolable e ingobernable, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Buen artículo, cuando los americanos quiten el bloeuqeo su amigo le dirá: "Y yo, ¿qué gano con eso?"