Domingo, 17 de Diciembre de 2017
05:39 CET.
Política

Almagro se compromete a buscar la integración plena de La Habana a la OEA

El nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se comprometió este martes a buscar la integración plena de Cuba en el organismo, tras el levantamiento de su suspensión en 2009 y en un contexto de acercamiento histórico entre La Habana y Washington, informa EFE.

"La OEA debe enterrar la Guerra Fría con el regreso de Cuba, eso requiere un esfuerzo de la organización y un esfuerzo de Cuba también", dijo el excanciller uruguayo en una conversación con periodistas tras tomar posesión de su cargo.

Almagro, que ha situado la vuelta del régimen cubano a la OEA como una de las prioridades de su mandato, hizo una mención específica a esta cuestión en su discurso de toma de posesión, en el que subrayó el "punto de inflexión" marcado con la participación de La Habana este año por primera vez en una Cumbre de las Américas, en Panamá.

"La inclusión de Cuba (en la Cumbre), junto a las renovadas relaciones bilaterales con Estados Unidos abre un abanico de distensión de efecto benefactor para todo el hemisferio", sostuvo en su alocución ante el Consejo Permanente de la OEA en su sede de Washington.

"Trabajaremos para que Cuba pueda integrarse plenamente a la OEA, obviamente tomando en cuenta la necesidad de respetar tiempos y procesos", añadió.

El régimen cubano no ha mostrado hasta ahora interés por reintegrarse en el organismo, al que se unió desde su creación en 1948 y del que fue suspendido en 1962 cuando se alió al bloque soviético.

Almagro, que forjó una buena relación con el Gobierno de Raúl Castro en su época de canciller uruguayo (2010-2015), está bien posicionado para conversar con La Habana, pero no se espera que a corto plazo el Gobierno cubano vuelva a estar en activo en la OEA.

La tesis general en la OEA es que no se puede ir de la nada al todo, por lo que la estrategia podría pasar por buscar proyectos concretos de colaboración que allanen el camino hacia el posterior reingreso de Cuba, el único país del continente que no participa en el organismo.

Una OEA más resolutiva

Almagro, quien sustituye al chileno José Miguel Insulza, se comprometió a lograr que el organismo continental sea más resolutivo, con el "diálogo" como bandera.

"Necesitamos más de la OEA", fueron sus primeras palabras como secretario general en el Consejo Permanente ante los embajadores y representantes de los 34 países que son miembros plenos de la organización.

Almagro asume cinco años de liderazgo de una OEA debilitada y en crisis. El nuevo secretario general, que desde el principio descartó optar a la reelección (su antecesor estuvo una década), se comprometió a que cuando deje el cargo, el organismo sea "más cercano, más eficiente, menos burocrático y que contribuya a la resolución de los problemas del hemisferio y sus ciudadanos".

Uno de sus primeros desafíos será la crisis política en Venezuela, un asunto que conoce bien tras participar el año pasado en una misión dirigida a propiciar una mesa de diálogo político entre el Gobierno y la oposición junto a otros cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

"En el terreno de la gobernabilidad democrática, la OEA debe tender una mano a aquellos países que atraviesan momentos de crispación y antagonismos que a veces sobrepasan los niveles de civilidad a los que la democracia regional debe aspirar", sostuvo en su discurso.

Preguntado en una conversación posterior con periodistas si con esa afirmación se refería a la crisis en Venezuela, el político uruguayo dijo no haber puesto "el caso de Venezuela por encima de ningún otro".

"Los países que tienen situaciones de crispación o conflicto o atrasos democráticos son obvios, nosotros no hemos puesto el caso de Venezuela por encima de ningún otro", señaló.

"Para evitar situaciones de crispación y conflicto creemos que la OEA tiene que generar situaciones de confianza y eso implica la necesidad de trabajar con los países y no condenarlos 'a priori' sino generar condiciones de diálogo que lo posibiliten", añadió.

En la ronda de preguntas, Almagro también se pronunció sobre las críticas de inacción que ha recibido la OEA ante la crisis venezolana por parte de organizaciones humanitarias.

"Lo que hemos visto son situaciones en diversos países que entran en conflicto con la Carta Democrática de la OEA y obviamente tenemos que ser tajantes al respecto para que todos los americanos tengan el máximo goce de derechos civiles, políticos, económicos y culturales", consideró al respecto.

"La democracia no puede ser entendida como una entelequia abstracta, tiene que llegar específicamente a la gente", agregó.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

¿Por qué este hombre no busca mejor las vías para que Cuba sea democrática realmente? A nadie en Cuba le importa la membresía de Cuba en la OEA como no le importa que la base de Guantánamo esté como esté. Democracia y jama como dijera Pánfilo, y cero Castros en el poder, eso es lo que interesa.