Domingo, 2 de Octubre de 2016
00:21 CEST.
Relaciones Cuba-EEUU

¿Quién ganará y quién no?

Con solo la intención de querer normalizar las relaciones con los hermanos Castro,  el presidente Barack Obama  ha puesto a Cuba de moda y todos quieren ir a La Habana para "estar en onda".

Sin embargo, casi nadie se pregunta  quiénes realmente ganarán y quienes recibirán tan poco que al final  podría decirse que saldrán perdiendo. Al parecer, en este andar hacia el deshielo bilateral La Habana y Washington se basan en la filosofía del poeta español Ramón de Campoamor: "todo es según el color del cristal con que se mira".

Y me sorprende que no se mencione que falta un tercer prisma, y no color de rosa como el que usan los gobiernos citados. Es el del pueblo de Cuba, que siendo el protagonista principal ha sido ignorado por  los Castro y que en esa "nueva era" que se augura no va a ganar tanto como muchos creen.  

Haciendo trizas la dignidad nacional, de la que tanto habla, el régimen está dispuesto a llegar a un arreglo con  una superpotencia extranjera pero no a dialogar y entenderse con los cubanos del patio. Así vende, ahora con más éxito que nunca, la idea de que el problema de Cuba es el "bloqueo" y el diferendo con EEUU, y no la dictadura comunista.

La propia Administración Obama, aunque diga lo contrario, no ha tenido en cuenta que en estas negociaciones tiene que haber tres factores y no dos: 1) los intereses económicos y geopolíticos de EEUU, 2)  los de la dictadura castrista, 3) y los de los cubanos de a pie.

Los objetivos 1 y 2 encajan bastante bien entre sí, pero no mucho con el 3. Y en dependencia de si se benefician o no los cubanos es que la normalización será positiva o no. 

Prisma  de Washington

En EEUU los empresarios ven el deshielo como una formidable oportunidad para hacer negocios en un país que, devastado por el sistema comunista, no tienen nada y necesitan de todo. Los estadounidenses en general lo desean, pues les abriría un singular destino turístico que estuvo cerrado mucho tiempo y está a 40 minutos en avión.

Para Obama representa pasar a la historia como el presidente de EEUU que puso fin al   enfrentamiento bilateral, que politólogos y académicos consideran un rezago de la Guerra Fría,  aunque no es cierto, pues comenzó en 1959 con las confiscaciones de las propiedades estadounidenses en suelo cubano.

Como importante efecto colateral el mandatario  y  sus asesores esperan que al "amigarse" con los Castro las relaciones con el resto de América Latina van a mejorar, con lo cual ha de extinguirse, o disminuir al mínimo, la hostilidad de los gobiernos izquierdistas de la región contra EEUU. Craso error.

En cuanto a derechos humanos, la tesis de Obama es que en vez de exigir que estos se respeten  lo mejor es acercarse a Raúl Castro y su equipo, concederles estímulos económicos, y dejar que sea la comunidad internacional la que le exija luego que concedan las libertades ahora inexistentes.

¿Empoderar a quién?

Aún no hay evidencias suficientes de que la elite castrista quiera realmente tener relaciones amistosas con Washington, sino que se levante el embargo, recibir créditos, muchos turistas "yanquis" e inversiones de capital. Si lo logra, comenzará a poner piedras en el camino y a dilatar las conversaciones para  la normalización total de las relaciones.

El dictador ha dicho que no habrá cambios políticos.  Es cierto, para ello haría falta un relevo radicalmente nuevo y desideologizado del actual liderazgo castrista, algo que no se atisba en el horizonte. En todos los países excomunistas los cambios estuvieron a cargo de nuevos dirigentes.

En cuanto al ámbito económico, es una ilusión creer que las compañías y los bancos estadounidenses podrán "empoderar a los emprendedores" y fomentar un pujante sector privado. En Cuba el Estado tiene el monopolio absoluto y enfermizo de toda la actividad industrial, comercial, bancaria y hasta la agrícola, pues los campesinos están obligados a vender a empresas estatales de acopio casi todo lo que producen.

Además, la Ley de Inversión Extranjera impide que los cubanos residentes en el país puedan invertir. Y si reciben financiamiento extranjero  tampoco pueden porque lo prohíbe el Partido Comunista (PCC), que establece: "No se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas (negocios privados) o naturales (individuos)". Es decir, no hay cómo crear capital  privado. Por ejemplo, el dueño de una paladar no puede crecer porque solo le permiten tener 50 sillas como máximo. 

Los cuentapropistas no pueden exportar o importar nada, ni negociar directamente con nadie. Solo pueden relacionarse con las empresas del Estado y nunca con una empresa privada o mixta, y menos con extranjeros. 

Alguien podría decir que con derogar esas restricciones los cuentapropistas podrían convertirse en capitalistas. Eso no va a suceder. Con los Castro en el poder es impensable la consigna de "enriquecerse es glorioso" con la que Deng Xiaoping inició las reformas luego de la muerte de Mao Tse Tung.

Hacer fortuna será privilegio de la elite militar castrista, que será la que negociará con los estadounidenses directamente. Ella será la ganadora neta y sí se va a "empoderar". 

Un cese del embargo consolidará la nueva burguesía cívico-militar —ya en gestación—, integrada por los familiares de los Castro, el generalato y jerarcas del Partido Comunista. Y acelerará el diseño del neocastrismo, cuya primera versión será presentada en el VII congreso del PCC, en abril de 2016.

Más palos que zanahorias

Otorgando el beneficio de la duda puede pensarse que como el castrismo no está preparado para quedarse sin el "enemigo" que hizo posible su discurso político-ideológico y fue el motivo para movilizar al "pueblo combatiente", al producirse finalmente la invasión yanqui, pero de turistas y hombres de negocios, la situación podría desbordar al régimen y producirse cambios más profundos. Esa es la esperanza de los más optimistas. Pero parece muy poco probable.

Es cierto que los cubanos sentirán menos miedo. No será delito hablar bien del Gobierno "yanqui". Y si se levanta el embargo ya el "imperio" no será el culpable de todo lo malo. Ello evidenciaría con más fuerza que nunca, de manera ineludible, que la pesadilla cubana solo puede tener fin con la salida de escena de los Castro y la gerontocracia "histórica". También hay que contar con el uso creciente de teléfonos móviles y otros medios tecnológicos en la Isla.

Sin embargo, el control de la sociedad cubana que tiene el castrismo es algo nunca antes visto en Occidente. Es asombroso el control absoluto que ha logrado de la vida de cada ciudadano. Y no se vislumbra que eso se vaya a modificar, haya o no relaciones con EEUU.

Por el contrario, el autoritarismo castrista se está fortaleciendo. Sabedora de que es la vedette política del momento y que nadie, ni siquiera Washington, va a censurarla para no hacer ruido en las negociones en curso, la dictadura se siente impune y arrecia la represión contra los disidentes.

El deshielo Cuba-EEUU,  si se levantase el embargo, traerá una ligera mejoría económica para la gente, pero bajo la égida estatal. El Gobierno podrá recibir créditos, más dinero del turismo y de los eventuales negocios que hiciere con compañías extranjeras, y habrá más importaciones de alimentos, maquinarias, medicinas  y artículos de consumo.

Como conclusión, a mi modo de ver este proceso empuja a Cuba hacia una versión raulista y modificada del modelo chino: se mantendrá la represión política igual o peor que en China, pero no se permitirá que surja un millonario sector privado como el que ya genera el 70% del Producto Interno Bruto (PIB) de la segunda mayor economía mundial.

Los cubanos recibirán los mismos palos, pero menos zanahorias que los chinos. Y continuarán sin disfrutar las libertades a las que tienen derecho.

Ojalá me equivoque de plano y todo sea distinto.

Comentarios [ 26 ]

Imagen de Anónimo

El "escribiente" de este articulo, como dice el anónimo de las 8:27 pm, tiene razon en lo que dice. En Cuba no va a haber cambios mientras esten los comandantes de la Sierra a cargo del pais martirizandolo. Todo lo demas son puras ilusiones.

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Solo quiero referirme a esta frase del articulo: "...no habrá cambios políticos..., para ello haría falta un relevo radicalmente nuevo y desideologizado del actual liderazgo castrista, algo que no se atisba en el horizonte". Hay que resaltar que cualquier dirigente actual que evidenciara su oposicion a la politica de Fidel y Raul, seria deplazado del poder inmediatamente. Los anhelos mas intimos de algunos dirigentes, no estan a la vista. Por otra parte, esta claro que el pueblo de Cuba, por ahora anestesiado y envilecido, puede despertar en cualquier momento. No hay forma de predecirlo, pero tampoco de descartarlo. Y no hay dudas de que las reformas, comenzando por las economicas, van creando poco a poco las condiciones para que el pueblo se rebele. Es decir, no tengo por que jugar la carta del pesimismo como muchos en este foro y como el escribiente de este articulo. 

Imagen de Anónimo

Sr Marcus Wolf:

Nadie llama dictadura a Cuba en el mundo porque los medios son cada vez mas controlados por la izquierda y la derecha no se ocupa de eso y se deja ganar terreno cada vez mas en todos los sentidos.

Imagen de Anónimo

A MARCUS WOLF:

Es el colmo que Ud hable de elecciones en Cuba, un pais en el que se permite solo el Partido Comunista y los opositores no solo no pueden expresarse, sino que son apaleados y metidos en la carcel, y hace algunos años ese mismo Partido Comunista hoy en el poder los fusilaba sin juicio siquiera. Es el colmo que Ud diga que en Cuba no hay dictadura. Por favor.

Imagen de Marcus Wolf

Segun el autor:

"La propia Administración Obama, aunque diga lo contrario, no ha tenido en cuenta que en estas negociaciones tiene que haber tres factores y no dos: 1) los intereses económicos y geopolíticos de EEUU, 2)  los de la dictadura castrista, 3) y los de los cubanos de a pie."

En primer lugar, nuestro gobierno no es una dictadura,el hecho de que muchos criticos utilizen este termino,no significa que lo sea,ningun gobierno en el mundo entero o institucion internacional se refiere a nuestro gobierno como una dictadura,ya que el mismo es fruto de elecciones libres,que el proceso electoral nuestra sea difernte no implica que no sea legitimo,lo que me  lleva al segundo aspecto,cuando 2 paises sostienen conversaciones oficiales, los representantes designados de ambos gobiernos son los encargados de esto,ya que son precisamente los gobiernos los que representan los intereses de sus pueblos,cuando se trata de gobiernos oficialmente reconocidos por la comunidad internacional y electos libremente por sus respectivos ciudadanos y este es el caso de Cuba,a mi como cubano de a pie, quien representa mis intereses es mi gobierno ,porque esos que se hacen llamar "oposicion" y a los que alguien sabiamente llama "disituristas" ,para nada representan mis intereses

Imagen de Anónimo

Anónimo 3.17, siga usted si quiere estando 100% de acuerdo, respeto su opinión, esa unanimidad es la que le gusta a la dictadura cubana; sin embargo, yo leo, analizo, y saco mis conclusiones sobre lo que comparto y sobre lo que difiero. Además, no creo en que nadie sea un gurú para creer en él a ciegas. Usted ni siquiera se detiene a sopesar las opiniones y pone a RAQ y a CAm en un mismo saco, cuando lo cierto es que sus puntos de vista respectivos están a kilómetros de distancia.

Amadeus, me identifico con la idea general de tu comentario pero no creo en lo del plan mesiánico de Fudel Castro de instaurar el comunismo a toda costa. Castro lo que quería era el poder, no porque abrazara la ideología comunista pues nunca fue ni ha sido comunista, lo único que le interesa es el poder y la torpeza de Kennedy le facilitó el camino y la guerra fría fue el terreno propicio. Castro se dijo "Si para quedarme en el poder hay que ser comunista pues ahora mismo me convierto"

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 13 Mayo 2015 - 8:33 pm.

Obama y todos los demócratas saben muy bien que las relaciones con Cuba no llevan a nada si no se cambia la naturaleza del sistema, que es a estas alturas es bastante difícil viendo como ya tienen amarrado la transición del poder, pero entre ellos.

Lo que Obama intenta es sentar un precedente que facilite de alguna manera el intercambio económico, que tampoco será fácil si Estados Unidos no otorga créditos al régimen y libera las cuentas congeladas, pero para eso habría que levantar el embargo donde el congreso es el que corta el bacalao. LO de Obama es un paripé que la dictadura sabe apreciar porque le facilita la credibilidad internacional que necesita, lo que revela que Estados Unidos fue, es y seguira siendo lo único factor importante para Cuba. En cuanto los yankees levantan el dedo, van enseguida corriendo Hollande, Cuomo, los japoneses y cuanto pregrino de la UE.

En cuanto a lo de la cuota azucarera, coincido con el otro comentarista que es discutible. Primero, porque no eran previsibles las consecuencias en aquel momento de la historia. De la misma manera si los americanos lo hubiera previsto tampoco la habrían suspendido. Segundo, porque la suerte estaba echada. Si no hubiera sido la cuota azucarera Castro hubiera encontrado otro motivo,  porque su plan mesiánico ya estaba en camino.

Imagen de Anónimo

El sr; RAQ esta siempre en sintonia con una opinion REAL de lo esta y se supone esta por suceder en esta "islita" , como uno de los mejores analistas de situacion cubana sin pasion ni "cubicheo" , el Sr. RAQ esta cerca con sus analisis de la situacion y sus posibles futuros escenarios, el y CAM son dos de nuestros articulistas y quizas algun otro escritor que este con ellos mas o menos cerca de la realidad cubana, otros que cogean de la pierna "izquierda" hacen constantemente analisis parcializados y manipuladores tratando de confundir no solo a lectores de otros paises sino hasta el mismo EXILIO, de manera que pienso y estoy de acuerdo 100% con lo dice el articulo, esta es una movida MAESTRA para segurar el futuro de las generaciones siguientes en el PODER en la isla de "castrolandia" , y PUNTO !.Lo demas como siempre digo y agrego son ; "cuentos de caminos ":, Pamplinas, Pacotilla.Gracias,...., Rudy

que quizas esten dentro de un grupo de escritores y analistas politicos que mas cerca estan

Imagen de Anónimo

Anónimo - 13 Mayo 2015 - 8:33 pm. "si la administración Kennedy no hubiera sido tan torpe cortando al cuota azucarera, aquello no hubiera pasado de un alarde nacionalista y no se hubiera convertido en un elemento de la tensión sovietico-norteamericana con ribetes geopolíticos y la farsa de la ideología proletaria y bla bla bla. " Eso es debatible.

Imagen de Anónimo

Lo de CRASO ERROR que dice el autor es correcto. Por mucho que se esfuerce el preidente Obama en congraciarse con los presidentes izquierdistas en América Latina, estos van a seguir en lo mismo. No habra mejoria alguna de relaciones con Latinoamerica mientras esté en manos de la izquierda. Quien no lo comprenda asi es muy ingenuo y eso en politica es fatal.