Martes, 27 de Septiembre de 2016
09:51 CEST.
Opinión

El zafarrancho de los exégetas

Tan grotescos resultaron a la vista de cualquier persona con un poco sentido común los mítines de repudio orquestados por los delegados de la sociedad civil transportada desde Cuba por el Gobierno del General Castro, que los exégetas y maquillistas oficiales, amanuenses de oficio, han tenido que saltar alarmados para establecer una explicación coherente a lo sucedido, tarea imposible, aunque los supuestos intelectuales, que actúan más bien como cosmetólogos ideológicos, siempre están dispuestos a justificar sus cada vez más mermadas prebendas.

El número más reciente de la revista digital La Jiribilla, uno de los medios dedicados a expresar la versión oficial de la cultura cubana, recoge un dossier de artículos publicados al respecto, en otros medios o escritos a solicitud de la revista. El propósito es "responder" principalmente al periodista uruguayo Fernando Ravsberg, exreportero de la BBC, compañero de viaje que reside en Cuba y que por lo general defiende a la revolución con cierto sentido "crítico" (que no va más allá de la vergüenza ajena que siente cualquier extranjero que tiene que defender de manera relativamente creíble lo indefendible), que se atrevió a criticar la ejecutoria de los delegados, aunque siempre comprendiendo los principios que propugnan.

La colección de artículos no es más que un mal orquestado intento de ofrecer opiniones aparentemente disímiles, pues a algunos la gritería y la grosería les parece mal, pero a la larga todos justifican el hecho en base a que: "fueron provocados", "los culpables son los americanos", "no se puede compartir una mesa con un asesino como Félix Rodríguez"… ¿Suena familiar? Es el reciclaje de la misma retórica, el presentar únicamente posiciones antitéticas, sin matices, la versión moderna de "Patria o Muerte" (que nunca ha desaparecido).

Silvio Rodríguez parece criticar la conjura contra Ravsberg y finge molestia respecto a la gresca, pero la justifica por el aspecto de provocación de las delegaciones disidentes. Amaury Pérez Vidal cree que el debate es más sano, y expresa que "nuestra historia como nación puede exhibir múltiples ejemplos de juicio y altura en sus desacuerdos" (es difícil saber a quién se refiere), pero eso lo escuda con la siguiente frase: "En la Cuba futura, la que promueve con fuerza, vigor e inteligencia nuestro General Presidente…"  Que conste que no hay aquí ironía. Sé muy bien que Amaury no tiene el menor sentido del humor. Pero bueno, Amaury y Silvio no son intelectuales.

Aurelio Alonso justifica en su trabajo los exabruptos, porque existió una "prefabricación provocadora e inescrupulosa de los foros periféricos" y acto seguido comienza a utilizar una terminología pedestre, de instructor de barrio, acusando a "la mafia de Mami" de crear la provocación con su apoyo financiero a seres indeseables.

Rafael Hernández aparenta cautela intelectual en su trabajo y básicamente trata de poner contra la pared a los disidentes cubanos, que según él ahora van resultar un estorbo para la política norteamericana de restablecimiento de relaciones, ya que la "mayoría de ellos se opone a esta". En el mismo artículo se hace una serie preguntas como "qué harían los Estados Unidos con un grupo que recibe apoyo financiero de una potencia vecina", y lo único que demuestra es su falta de comprensión de la tolerancia que existe respecto a los opositores en cualquier país civilizado. Esto tiene su corolario en las declaraciones estúpidas de Abel Prieto en las cuales compara a los disidentes cubanos con Al Qaeda. Ya resulta imposible preguntarse qué hacen individuos inteligentes defendiendo un espejismo, un delirio que se deshace.

Pero lo curioso es que todos tienen un común denominador, el reforzamiento del discurso binario, el blanquinegrismo intolerante y de nuevo, la base de todo, la identificación de Cuba-Pueblo-Revolución-Partido-Estado como unidad inseparable. Si alguien se opone a uno se enfrenta a todos. Esto justificará siempre no solamente la gritería, los ataques verbales y los asaltos tribales organizados, sino también la represión violenta contra quien sea considerado como un enemigo de esa pentarquía unitaria.

En momentos en los cuales proclaman cambios y apertura, el discurso que rige sus acciones, se cierra con más fuerza en el aislacionismo, la xenofobia, el desprecio a la diversidad y el patriotismo pueril. Como señaló recientemente en una entrevista el escritor francés Michel Houellebecq, los patriotas necesitan enemigos.


Este artículo apareció en el blog Diletante sin causa. Se reproduce con autorización del autor.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Gabonice2

La violencia represiva de la Dictadura es muestra de la debilidad ideológica que padece. Si sabes que tus argumentos son débiles, pues tienes miedo a sentarte a debatir, temes en ser derrotado. En ese momento la intolerancia es el refugio. Los enviados por la Dictadura a Panamá tenían miedo de ser derrotados por las opiniones de los disidentes y entonces acudieron a la intolerancia, temían sentarse a debatir, perder moralmente el debate y tener que dar la cara al Dictador que los envió. Actuaron por miedo y ahora están tratando de darle forma al desastre, pues eso tiene un costo político: La Sociedad Civil de la Dictadura quedó desenmascarada.

Imagen de Anónimo

Reacciones estupidas de Abel Prieto,  es una redundancia,  no lo fue toda la vida pero prefirio la mediocridad que por ende lo conviertio en un mediocre.

Imagen de Anónimo

¿¿Y donde esta la psicologa???? Yo quiero saber donde esta la psicologa????

Imagen de Anónimo

Lo de "cosmetólogos ideológicos" es SENSACIONAL. Queda para la Historia. Lo citaré (con el crédito, claro).

Imagen de Anónimo

Esos q ahora tratan de despellejar a los disidentes son los mismos q se la pasaban hablando de q loamericanoeto, loamericanoetootro, hasta q la china solto q loamericanosonbueno; si mañana la china suelta q los disidentes son honestos y hay q dialogar con ellos, alli iran igualmente a dialogar pa congraciarse con la china. Vivir pa ver.

Imagen de Anónimo

No había nadie de los representantes de la sociedad civil cubana en la trifulca porque a esa hora estaban en el hotel. El enfrentamiento fue con grupos de solidaridad panameños y funcionarios de la embajada cubana. Vena bien los videos y dejen de mentir!!!

Imagen de Anónimo

Anonimo de pas 7:02:

 -... Son unos miserables. - dijo y se le cayo la conexion otra vez. Se habia ido la luz por trigesima vez en el dia, y ahora debia enfrentarse a la perspectiva de dos horas minimo para llegar a su casa,entre la espera y el viaje en si, a bordo de un omnibus lleno de gente desagradable y maloliente. Y encima no se acordaba si hoy tocaba comer en su casa croquetas o picadillo.

Ese eres tu. O no, la otra posibilidad es q seas un arrastrapanza del gobierno, y el personaje de arriba sea un cubano cualquiera de losmuchos q tu ayudas a reprimir. 

Y hablas de ser miserable? 

Imagen de Anónimo

Estos Gusanos, jalabolas de los Gringos no cambian. Son unos miserables

Imagen de Anónimo

Yo simpatizaba con los grupos de la sociedad civil que mando Raul Castro a la cumbre pero cuando vi a la sicologa dando gritos que se habia pagado el pasaje con el dinero que gano curando locos en Cuba ahi mismo me pase de bando.

Ni Eliecer que lleva como 10 años sembrando ajos ha podido pagarse el pasaje.

Reportando desde los rascasuelos del daontaon de Jayalia,

El Mongo

Imagen de Anónimo

Cierto. Silvio Rodriguez, y menos aun Amaury Perez, son intelectuales. Cualquier profesional no es un intelectual. Estos dos se han convertido en funcionarios del regimen.