Martes, 27 de Septiembre de 2016
01:21 CEST.
Comercio

Truenos sobre los trabajadores

El pasado lunes los trabajadores de gastronomía de La Habana Vieja cobraron su último salario mensual con diez días de retraso.

Granma acaba de publicar la generalidad de un reciente control integral al Ministerio del Comercio Interior (MINCIN), liderado por la Contraloría General de la República (CGR). El Vice contralor declaró:

"Se cuantifican considerables pérdidas económicas derivadas de cuentas por cobrar y por pagar vencidas, en proceso judicial y en litigio; gastos por pérdidas y faltantes, deudas tributarias, pagos indebidos, productos vencidos de la reserva e inventarios ociosos…"

Por su parte, la Contralora General, Gladys Bejerano reveló: "Es un acto de corrupción que un directivo gane diez veces su salario, mientras que los trabajadores directos a la producción, dos o tres veces".

La referencia parte de la resolución 17/2014, que ordena pagar de acuerdo a los resultados productivos. En cuanto a ciertos centros laborales donde los obreros alcanzan a triplicar sus sueldos habituales, de por sí bajos, es también algo excepcional. Para la gastronomía la realidad se muestra muy distinta, veamos qué piensan en una de las tantas cafeterías de la Calzada de Monte:

"Si no cumplimos el plan, no nos pagarán el salario básico, pero hay poco para vender, la crisis está en los cigarros y tabacos, que representan la mayor parte de las ventas diarias."

Otro compañero de trabajo, elaborador de alimentos agrega:

"Muy poco se vende, no hay productos para llenar los panes y hasta los panes están limitados, hay que comprar 'por fuera' en la misma panadería de la población y hasta 'inventar' que echarles adentro."

La habitual fraseología del periodismo oficialista terminó reconociendo que existe un "deficiente aprovechamiento de las unidades de venta, y ausencia en el mercado, en más de un 30 %, de productos de alta demanda."

El reporte de Granma omite la práctica de "priorizar", es decir, distribuir bajo ordeno y mando los recursos disponibles, privilegiando ciertas unidades consideradas "estratégicas" de acuerdo a su ubicación, en tanto casi nada recibe el resto, perjudicando a sus trabajadores.

Tras inspeccionar 288 unidades, los controladores determinaron 670 responsabilidades administrativas, fueron aplicadas 340 multas y, obvio aunque no puesto en tinta impresa, llueven las sanciones.

Las conclusiones indican un modus operandi nada nuevo: "Usan el sistema de gestión contable Versat Sarasola que resultó altamente vulnerable pues permite modificar las bases de datos, doble facturación y reiteradas 'restauras” (borrar las operaciones) que dificultan la trazabilidad."

En los escalones más bajos de la pirámide económica socialista, los trabajadores y sus jefes inmediatos se defienden como pueden, sobre ellos cae desde arriba el peso de la ley.

De pasada, aparecen las planeadas "soluciones" para el canceroso comercio estatal:

"Respecto a la implementación de formas no estatales en la gastronomía y los servicios, sobresalió el incumplimiento de los plazos previstos para la ejecución de algunas medidas aprobadas en la política."

Las contradicciones son evidentes: Si la "política" es pasar a formas no estatales, entonces por qué aplicar una resolución concebida para empresas gubernamentales. De otra parte, los ingresos exigidos a cada unidad responden a expectativas de años atrás, imposibles de cumplir en medio de la crisis actual.

Buena parte de los dependientes esperan cobrar menos de su salario básico. No se conocen reclamos sindicales exigiendo al menos la suspensión de la normativa 17/2014. El silencio acompaña al atropello de alargar en el tiempo del pago de un salario mínimo que  no alcanza a los 300 pesos mensuales.

Un ex administrador, escapado a tiempo de la maquinaria infernal, denunció:

"Ahora los gastronómicos debemos resolver lo que nunca antes se logró, desde hace 50 años, cuando intervinieron estos pequeños negocios. Deberían considerarnos, aguantamos el palo de los años difíciles sosteniendo el socialismo."

Al cierre, la Contralora General de la República exhortó: "Hay que participar más, ser disciplinados no impide a cada cual decir su opinión".

Entre la ley, la moral y la triste realidad, el cielo truena sobre los trabajadores.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Si el responsable del desastre en la gastronomía fue La ofensiva revolucionaria, entonces enmendar el problema con una contra ofensiva no revolucionaria. Vicente la persona responsable esta sembrando moringa en punto cero. Por que no vas y le haces una entrevista sobre el tema?

Imagen de Anónimo

y este hombre una cara de estar v0lao como un tren en cuba para vivir hayq ue vivir anestesiao con la chispa,yo nunca tome lo mio era jinetear y jintear para poder comer yo y mi familia y yo vivia de yuma en yuma se iba uno y en el aeropuerto ya cazaba otro noo asi que mi anestesia era pasarme 15 dias en varadero o en el hotel comodoro un custodio me dijo un dia tu deberias traer la libreta de la comida para aca niña jajaja y me largue con un  yuma de la mierda esa ,.

Imagen de Anónimo

Ya veremos el 1ro de mayo la plaza llena de esos trabajadores que solo les falta bajarse los pantalones....

Imagen de Anónimo

Pero sospecho que la mayoría de estos trabajadores fue a votar en las recientes "elecciones".

Imagen de Anónimo

sin comentarios...el absurdo sobre el absurdo.