Sábado, 1 de Octubre de 2016
14:00 CEST.
Opinión

Elecciones y cambios políticos

Las elecciones de Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular, celebradas el domingo 19 de abril en Cuba, en el marco del restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos, pusieron de manifiesto la necesidad impostergable de extender las reformas a la esfera de la política.

Por vez primera cerca de un millón de electores, el 11,70% del total registrado, no asistió a las urnas. Si a los ausentes se suman los más de 700.000 que invalidaron sus boletas, la cifra de los inconformes se eleva a 1.700.000, lo que sobrepasa el 20% del total de electores.

En el año 2003 la suma de las abstenciones y la boletas invalidadas fue del 6,09%; en el año 2008 aumentó a 7,73%; en 2013 alcanzó el 14,22%, casi el doble de los comicios precedentes y en esta oportunidad superó el 20%. Ese crecimiento sostenido constituye una clara señal de cambio en la conducta de los cubanos que las autoridades no deberían ignorar.

Las causas son harto evidentes. Ante el impacto negativo de una crisis estructural generada por un modelo inviable, manifestado en la insuficiencia de los salarios, la corrupción generalizada y el éxodo masivo, los cubanos —conscientes que los Delegados electos carecen del más elemental poder para cambiar esa situación—, a pesar del riesgo que se corre en condiciones de Partido único, monopolio de la información y carencia de las libertades fundamentales, han optado por no asistir a las urnas o en su lugar tachar, anular, garabatear o entregarlas en blanco, incluyendo decenas de miles que depositan su voto en la última hora como forma de castigo. Se sabe, además, que por cada uno que se atreve hay otros que van perdiendo el miedo que aún los paraliza. Por eso, al argumento de que es el pueblo el que postula, hay que añadir que también es el pueblo el que se ausenta o invalida las boletas.

Las autoridades, en vez de continuar aferradas al pasado o de cambiar "sin prisa pero sin pausa", deberían hacer una lectura crítica de esas cifras y aceptar la necesidad de extender los cambios a la política, comenzando por una verdadera Ley electoral que permita elegir directamente entre candidatos con diferentes opciones. Se trata de dar cumplimiento al compromiso anunciado aquel 8 de enero de 1959, cuando el líder de la revolución, aseguró que habría elecciones en el "más breve plazo de tiempo posible". Sin embargo esa brevedad demoró nada menos que 17 años, cuando en julio de 1976 se promulgó la primera Ley electoral, después de la revolución, pero cargada de limitaciones hasta su derogación en 1992, año en que se promulgó la Ley 72, que regula los actuales comicios.

Según esta Ley el voto directo está limitado a las elecciones de Delegados para las Asambleas Municipales del Poder Popular. De ahí en adelante, las candidaturas para las asambleas provinciales y nacional, y las de Presidente, Vicepresidentes, Secretario y demás miembros del Consejo de Estado, son conformadas por las Comisiones de Candidaturas (artículo 67), las cuales la integran los dirigentes nacionales de las llamadas organizaciones de masas (artículo 68), todos miembros del único Partido permitido por la Constitución.

Según la Ley, los delegados electos directamente por el pueblo no pueden exceder el 50% del total de candidatos. La otra mitad es nominada por las Comisiones de Candidaturas, la cual tiene potestad para incluir a personas no electas por el voto directo (artículos 77 y 86), lo que anula la soberanía popular.

En su famosa obra El Contrato Social, Juan Jacobo Rousseau expuso la tesis siguiente: "de la unión de las personas para defender y proteger sus bienes emana una voluntad general que convierte a los contratantes en un cuerpo colectivo político. Al ejercicio de esa voluntad general, devenida poder, se le denomina soberanía y al pueblo que la ejerce, soberano".

Si las elecciones son una manifestación de la soberanía popular, entonces el sistema electoral cubano es una negación de la misma, como se ha manifestado en las elecciones recién concluidas. Se impone, por tanto, una nueva Ley que responda a los intereses de los cubanos y no solamente a la conservación del poder.

El pasado mes de febrero, durante la celebración del X Pleno del Comité Central del Partido Comunista, se anunció una nueva Ley Electoral que regirá las elecciones generales del 2018. Se puede inferir que la misma limitará el tiempo para desempeñar los principales cargos del Estado y establecerá el máximo de edad para ocupar dichas responsabilidades. Pero esos cambios son insuficientes. La nueva Ley debe nacer de una consulta popular para que la misma nazca de un consenso y dejé atrás la imposición de leyes sin tener en cuenta los intereses del pueblo.

El 1.700.000 que rechazaron el sistema electoral tiene derecho a elegir otras opciones. Hace algunos años un opositor —en dos oportunidades consecutivas— se postuló en el municipio Plaza y sólo logró el voto suyo y el de su esposa. Sin embargo, en estas elecciones el informático Yuniel López, de Arroyo Naranjo, y el abogado y periodista independiente Hildebrando Chaviano, de Plaza, se presentaron a los comicios como opositores. Ambos fueron elegidos en asambleas para ser candidatos. El primero obtuvo 233 sufragios y el segundo 189. Es decir, a los que se abstienen e invalidan las boletas se unen ahora los que abiertamente votan por opositores, a pesar de las campañas difamatorias en su contra.

Como la nación es una comunidad de personas diversas pero iguales en dignidad que busca un bien común, hay que reconocer que el multipartidismo es una expresión de esa diversidad. De ahí la necesaria restitución de las libertades políticas para que los cubanos comiencen a desempeñar el papel activo que les corresponde en los destinos de Cuba.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

El amigo Dimas va a seguir abogando hasta que Cuba sea multipartidista y democrática con un estado de derecho con sus poderes independientes, vivir para ver amigo Esopo, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Al 1700000 inconformes dentro de Cuba hay que sumarle casi 2 millones de cubanos que viven fuera del país, lo cual eleva la cifra a casi 3 millones y que cada año sigue aumentando con el éxodo masivo.

Imagen de Anónimo

Por ahi viene el 1ro de Mayo,seguiremos viendo la misma película

Imagen de Anónimo

Amigo Dimas despierta de tu largo sueno embrutecedor, pues en Cuba el Partido Comunista de Cuba vino para quedarse mientras exista el Capitalismo salvaje, cruel, terrorista, inhumano, destructor de hombres, pueblos y paises, por tanto mi amigo Dimas no sigas con ese cuento, yo se que te aporta dinero extra para poder pagar tus deudas y lujos donde vivives, pero tus suenos de una noche de verano no caminaran.

Aunque el gringo abra embajada, haga inversiones en la Isla, etc. etc. etc. el cuartido politico, ideologico y revolucionario seguira igualito, los mercenarios no tienen futuro en Cuba, tanto los que son pagados como los que son ideologicos o reclutados secretamente por la CIAu otro organo de inteligencia del campo capitalista, son muchos anos de terrorismo contra Cuba y su pueblo, son muchos anos de Bloqueo Economico, Comercial, Financiero, Terrorista, Criminal y Genocida del Gobierno Gringo contra CubaDimas.

El grupito de apatridas, vendepatrias y delinecuentes politicos al servicios del Imperio no es peo que rompa calzoncillo como decia mi querida abuela, por tanto sigue buscandote tus kilitos gringos, pero cambia el tema, ya aburre y no da para mas.

Imagen de Anónimo

Alguien en realidad piensa que  la "DICTADURA DEL PROLETARIADO" necesita alguna legitimidad mas alla que la que le da la represion ?. 

Imagen de Anónimo

Dimas tu análisis es válido para el marco estrecho del delegado a las asambleas municipales. Cito: “Comenzando por una verdadera Ley electoral que permita elegir directamente entre candidato con diferentes opciones”. Amigo Dimas mientras eso se haga y se continúe con el modelo de partido único seguimos en el callejón sin salida, dicha ley electoral lo primero que debería de establecer es el multipartidismo viabilizando la legalización de los partidos políticos de oposición como condición “sine  qua non” pero como eso no es todavía suficiente para resolver la cuestión de las elecciones castristas sigo abogando por los 4 pasos programáticos  para una transición ordenada a la democracia de Cuba que a continuación sigo enunciando 1) Legalización de los Partidos Políticos de Oposición, 2) Convocatoria a una Asamblea Constituyente Multipartidista, 3) Instauración de un Estado de Derecho con sus poderes independientes, 4) Elecciones Multipartidistas Municipales, Provinciales y Nacionales, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Estimado Dimas en su analisis se me parece a Pedro Campos, aun no quieren reconocer que en la Cuba actual para hacer algo sensato tanto en lo politico, como en lo economico o en lo social es necesario que desaparescan del gobierno esa mal llamada generacion del centenario, hasta tanto eso no sea asi, julio iglesias seguira con la vida sigue igual, no sigan arando en el mar, ahora usted propone que tambien se hagan reformas en lo politico, tal parece que usted da por sentado que las reformas en lo economico han dado algun resultado, el cual con todo su respeto no lo ve nadie, cada vez menos productos y todo mas caro.

Imagen de Anónimo

Lo que se impone es que se acaben de largar y se haga un referendo anexionista .que se larguen es lo que se impone.que mientras un solo castro espin este en el territorio nacional no habra democracia.saben estan en sus ultimos dias y todavia estan haciendo inventos para conservar el poder que no quieren soltar.se calcula tinen como 5billones escondidos en paraisos fiscales.mas todas las inversiones que han hecho en espana y a.latina.en chile han comprado muchisima Tierra.se han hecho ricos y senores absolutos con la ignorancia de un pueblo.la gente tiene hambre.los ninos no tienen leche pero en punto cero cada miembro de la familia tiene una vaca geneticamente programada para dar leche con el gusto que quiere cada uno.

Imagen de Anónimo

Los reconocen porque nadie ha salido a gritarles que se vayan y que nadie voto por ellos.

Imagen de Anónimo

Todo esto es cierto.son detestados por todo el mundo.pero mientras la gente siga participando en actos de repudio y aplaudiendo y votando en las votaciones  que hacen.porque eso no son elecciones.no hay nada que elegir.es el mismo partido y la misma gente por anos.todo sequira igual.en los paises de Europa del este la gente salio a la calle a pelear sus derechos.hubo el dictador de rumania si no me equivoco que lo colgaron con su esposa .la gente esta cansada.y si los castro no se largan o dejan hacer una transicion democratica les va a pasar algo asi.no es bueno llegar a los extremos.hay cada vez mas gente descontenta y emigrando.lo ideal seria una transicion Pacifica .pero ellos no quieren aceptar que son odiados .quieren sequir pretendiendo ante el mundo que son amados por un pueblo que emigra de que puede.el poder es de los cubanos si no salen a la calle estan perdidos.pueden encarcelar a 1000 o 1 millon pero no a 8 o 9millones.el dia en que eso pase la situacion se les saldra de control y ellos lo saben.