Domingo, 25 de Septiembre de 2016
00:15 CEST.
Sociedad

¿Por qué Cuba 3.0?

En un artículo publicado recientemente en DIARIO DE CUBA, Juan Antonio Blanco incluyó por primera vez el concepto Cuba 3.0 y afirmó: "Raúl Castro se ha limitado a  'actualizar' el sistema, cuando lo que se impone es resetear la sociedad cubana, no para retornar a la de 1958, sino para avanzar hacia una Cuba 3.0."

A propósito de este tema, hemos conversado con el al autor.

Cuba 3.0, ¿de dónde viene este término?

El concepto 3.0 viene de la tecnología digital y de ahí ha sido tomado para analizar dos casos de países que enfrentan una bifurcación histórica: el de España —Javier Santiso, España 3.0 (Planeta, Barcelona, 2015)— y el de China —Mark Leonard, China 3.0 (Amazon Kindle Edition, 2012). En mi caso, yo había expuesto desde 1993 que nuestro país llegaba a una encrucijada histórica y ante la nación se presentaban varios "futuros posibles" (Tercer Milenio, Acuario, La Habana). He insistido desde entonces en valernos de un enfoque contextual amplio de las opciones nacionales para poder situarnos más allá de la inmediatez política.

Acceder libremente a internet no es solo un derecho ciudadano. Lo que está en juego es mucho más que la prolongación de una dictadura. Es nada más y nada menos si la sociedad cubana será marginal en la nueva civilización de la información y el conocimiento. Si ello sucediera, el país se sumiría en un prolongado estado de deterioro y pobreza endémica como le ocurrió a Haití y África por su rezago al acceder a las tecnologías de la civilización industrial entre otros factores.

La sociedad cubana no necesita de la "actualización", con parches, del programa 2.0 que caracteriza al régimen vigente, sino que requiere ser reseteada, reformateada, reprogramada como Cuba 3.0

¿Qué significado quieres darle al concepto Cuba 3.0?

Ese término subraya el agotamiento de la Cuba 2.0 del socialismo de Estado y la inevitabilidad de su sustitución por otro régimen de gestión —no una simple actualización. Primero, es necesario tener claro que la Cuba 3.0 tiene distintas posibilidades de definición, unas autoritarias y otras democráticas. La futura sociedad cubana pudiera parecerse a China o a Irlanda.

¿Crees entonces en la necesidad de un cambio de régimen?

Hasta la elite de poder está convencida de que tiene que adoptar otro régimen.  Que viva con el temor de perder el control en esa transición es otra cosa. Un "régimen" no es solo un grupo de personas o un gobierno. Esa es la definición estrecha de ese concepto. Un régimen es ante todo un sistema de gestión que puede asumir diferentes modalidades, unas democráticas u otras autoritarias. Tampoco es cierto que los cambios de regímenes solo puedan obtenerse por medio de la violencia o de una intervención externa.

La esencia es que el cambio es inevitable y no podemos dejarlo exclusivamente en manos de quienes hoy detentan el poder. Pero tampoco podemos seguir imaginando la economía y la sociedad futuras anclados mentalmente en el siglo XX. Es absurdo pensar solo en turismo tradicional e industrias históricas como el azúcar, tabaco y níquel. Es derrotista imaginarnos como una inmensa maquila —sea de ropa, computadoras o fármacos—, cuya competitividad se base  en salarios miserables que se obtienen bajo la presión de un régimen de autoritarismo "actualizado". Ese es, por cierto, un futuro posible —y casi seguro— que nos espera bajo algunas de las concepciones autoritarias de la Cuba 3.0. Afortunadamente, hay otros proyectos de porvenir que son igualmente factibles y se hace necesario impulsar.

Urge abordar asuntos como la necesidad de fomentar la llamada economía naranja de industrias creativas (culturales, de programación, entretenimiento, deportes),  el uso de internet para dar cobertura universal médica y de educación a costos razonables, la exportación de servicios profesionales (outsourcing) por vía de internet sin necesidad de migrar, la recuperación de las ideas, conocimientos y experiencias acumuladas por los cubanos en la Diáspora sin necesidad de su relocalización en la Isla, los mejores planes de desarrollo urbanístico, los nuevos métodos y materiales para la construcción de viviendas, la mejor estrategia para asegurar la seguridad ciudadana frente al crimen organizado global y muchos otros.

¿Por qué ha de prestarse atención a una discusión sobre "futuros posibles" cuando todavía no hay acuerdo sobre cómo salir del presente?

El asunto no es escoger entre debatir los rasgos que pueden configurar una futura Cuba 3.0 y las acciones políticas inmediatas que puedan adoptarse para transformar el régimen actual. No hay contradicción entre uno y otro tema. Por el contrario, son —o pueden ser— complementarios.

No todos los futuros posibles en una Cuba 3.0 se apoyan en un Estado democrático de derecho ni son inclusivos y equitativos en oportunidades. La gente lo intuye, pero cree que desde el poder la van a arrastrar —de manera inexorable— a ese nuevo futuro indeseable. La elite de poder y su tecnocracia preparan su propia transición y cambio de régimen hacia una Cuba 3.0 que sea más eficiente pero no mucho menos autoritaria.

Cuando la gente crea que existe "la Cuba 3.0 mejor y posible" lucharán por materializarla y se opondrán a sus otras versiones. Proyectar un futuro atractivo al alcance de la mano, es una seria contribución al cambio.

¿Qué confianza puede depositarse en las ciencias sociales para vislumbrar el futuro si se han mostrado incapaces de preverlo en relación a acontecimientos históricos como la implosión de la URSS?

La Cuba 3.0 no es coto exclusivo de las ciencias sociales. Necesitamos interlocución con ingenieros, arquitectos, urbanistas, médicos, educadores, y muchos otros. Jóvenes y viejos que no provengan de una sola vertiente política o ideológica. Incluso hay que convocar expertos de otras nacionalidades cuyos conocimientos puedan ser de utilidad a este ejercicio.

¿Hay ya alguna iniciativa para sostener una conversación sobre Cuba 3.0 y quiénes participan en ella?

Comenzamos el pasado año con unos talleres en Miami Dade College bajo ese nombre. El primero en apoyarla en Cuba fue Dagoberto Valdés, quien va a ayudarnos a identificar a un grupo de profesionales de diferentes provincias para estos diálogos. No excluimos a ninguna persona que desee hacer una contribución honesta y respetuosa, cualesquiera que sean sus ideas políticas, religiosas, económicas o sociales. En la Diáspora varios profesionales han expresado su interés en participar. También hemos tenido un oído receptivo entre profesionales y organizaciones de la sociedad civil española que desean contribuir a este experimento.

A los escépticos les digo con todo respeto que las posibilidades de una idea solo se conocen intentando su implementación. Lo único que siempre asegura un fracaso es la inacción. 

Comentarios [ 31 ]

Imagen de Anónimo

Bueno además de muela bizca yq ue el Sr debe almorzar primero porque este hombre como en otra socasiones en planteado solo firma con su primer apellido no tien segundo apellido y el pobre ahora esta en 3.0 y esa nueva filosofia aqui hasta el 80 estaba en el Departamento de Relaciones Internacionales del Comite Central mde tiendo otra muela bizca se la ha pasado dano muelas y sin cogerla de verdad nunca ha movido un clavo a no ser para hacer sexo el pobre infeliz lo que toda su vida ha sido un VIVE BIEN ESO ASI AQUI A NOMBRE DEL QUE NO QUIERE QUE APAREZCA Y ALLA RETORCIENDOSE EN SU HIEL DE LAS COSAS QUE HIZO AQUI GRACIAS POR PERIMTIRME DAR MI OPONION

Imagen de Anónimo

Anónimo 25/abril, 5.06 pm...siga pensando señor, siga pensando, pero no se olvide de almorzar primero 

Imagen de Anónimo

Los felicito. Creo que hay que pensar Cuba. Quienes desprecian el ejercicio del pensamiento han olividado que las grandes obras han sido pensadas. Con la filosofia de panfilo solo nos convertiremos en animalea y nos conformaremos  con que nos den de comer. Hay que elevar la vista. Marti penso la guerra y su programa lo sobrevivio y aseguro el triunfo. No debemos arriesgarnos a no pensar en como queremos la cuba del futuro. Conformarnos con solo cambiar nos puede traer malas consecuencias. Obrar si pero pensar tambien

Imagen de Anónimo

Muela bizca, diría un joven reguetonero de Guanabacoa, verdadero representante de la sociedad cubana actual; el academicismo hueco nunca ha resuelto cambios sociales, NUNCA. Venir a estas alturas a decir que la sociedad cubana necesita una reprogramación es como decir que se ha descubierto el Mar Mediterráneo. Y lo más interesante es que los intelectuales de la bola de cristal ni siquiera tienen argumentos para decir cómo piensan hacerse a la mar para descubrir el Mediterráneo. Muela bizca, muela bizca y jorobá

Imagen de Anónimo

Lo que hace falta en Cuba es formatear, y no solamente al gobierno. Sino a toda Cuba, incluida su poblacion.

Porque si el gobierno no sirve, una gran mayoria de la poblacion no sirve un caraj. tampoco.

Imagen de Anónimo

Más allá de los respetables conceptos políticos vertidos por el señor Juan Antonio Blanco, quisiera solamente dedicarle una breve atención, desde el lenguaje computacional, a la frase "requiere ser reseteada, reformateada, reprogramada como Cuba 3.0", .

Resetear. Se efectúa para restituir exactamente un sistema operativo u otro programa sin corrupciones, es decir en su estado de factoría. En términos políticos, ¿supondría borrar la revolución socialista y volverla a instaurar, para que "trabaje" correctamente?

Reformatear es la acción más drástica sobre la escritura en un medio (sea disco duro, tarjeta flash, u otro soporte digital). Después de un reformateo no queda absolutamente nada escrito, se impone reescribir incluso el sector cero con una nueva lógica geométrica del soporte físico, para después poder escribir él. En términos humanos, ¿reformatear constituiría un genocidio total y la resurrección posterior de todas las personas?

Reprogramar. Remover un programa y colocar otro, igual o diferente. Aquí no creo necesario hacer un comentario.

Conste, una vez más, que no cuestiono los conceptos vertido por el señor Juan Antonio Blanco, es más, los considero serios, pero me parece que falla al utilizar analogías, invocando tecnologías que parece no conocer lo suficiente.

Imagen de Anónimo

Tres punto cero! Ya túsabes, mamacita, si con un solo punto cero aquello está de hampanga, imagínate con tres. Esta gente siempre está inventando boberías, Elpidio, por eso te digo que lo mejor es coger el machete y callarse la boca

Imagen de Anónimo

Ohhhh, reapareció en gran esopo con sus descubrimientos sobre el agua tibia, ahora sí ya estamos subiendo el nivel teórico de la cuestión en sí y para sí

Imagen de Anónimo

Anónimo 4.33 pm, por favor, me pudieras decir cuál es la propuesta? Disculpa que yo sea tan lerdo pero no veo la propuesta, solamente veo que ese señor dice que hay que re formatear a Cuba, eso ya yo lo sabia como cualquiera que haya vivido o viva alli 

Imagen de Anónimo

Parece que el sociólogo esopo anda por algún circulo de estudio, se extraña que no haya aparecido por aquí con sus teorías de escuela primaria