Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
19:24 CEST.
Negocios

Empresarios españoles prevén concretar 'importantes proyectos de inversión' en la Isla

La visita de una delegación comercial española a Cuba tendrá "resultados concretos" en las próximas semanas o meses, cuando se podrían cerrar "importantes proyectos de inversión", afirmó este miércoles a la prensa en La Habana el secretario de Estado de Comercio de España, Jaime García-Legaz, informa EFE.

García-Legaz encabezó una delegación que desarrolló una intensa agenda en dos días de visita a la Isla y de la cual formaron parte representantes de 45 empresas españolas y dirigentes de la Cámara de Comercio de España y la patronal CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales).

"Las reuniones han tenido como objetivo identificar proyectos de inversión concretos en los que empresas españolas van a tener un papel protagonista", dijo el funcionario en rueda de prensa al término de su primera visita oficial a Cuba.

"En los próximos meses" se podrían materializar inversiones de cadenas hoteleras españolas con el apoyo financiero de entidades también españolas, para los planes de desarrollo de la capacidad hotelera en la Isla, sobre todo en el segmento de 4 y 5 estrellas, añadió.

Aseguró que existe un "interés manifiesto" de empresas españolas en sectores como el de las energías renovables, área en la que España es "líder" y con mucho potencial en la Isla en los casos de energía eólica y fotovoltaica.

García-Legaz dijo que en España se ha trabajado para crear un marco regulatorio y nuevas líneas de financiación que faciliten la inversión en Cuba.

Señaló que en esta "nueva etapa", marcada por las conversaciones entre Washington y La Habana para normalizar relaciones, cada vez más empresas españolas están interesadas en hacer negocios en Cuba.

"Las empresas españolas en todos estos años de dificultades han querido permanecer y contribuir a la economía de la Isla (...) Son empresas que no tienen que demostrar nada, ya han demostrado capacidad durante mucho tiempo y cuentan con ese bagaje para poder acometer nuevas inversiones y dar satisfacción a los planes de inversión de la Isla", subrayó García-Legaz.

España se propone "abrir una nueva etapa de mayor intensidad" en las relaciones económicas y comerciales con Cuba, dijo el secretario de Estado en declaraciones a la agencia EFE.

"Ahora se reúnen circunstancias que no se habían dado para que el Gobierno de España haga también un esfuerzo adicional por apoyar la presencia de empresas españolas" en la Isla, añadió.

Sobre las cifras del comercio bilateral indicó que rondan los 1.000 millones de euros al año, "una cifra razonablemente positiva", que convierte a España en el tercer socio comercial de Cuba, después de Venezuela y China.

"No nos sentimos satisfechos. Estamos convencidos de que estas cifras se pueden superar con holgura en los próximos años. El comercio bilateral tiene un recorrido al alza", subrayó.

Unas 200 empresas españolas están instaladas en la Isla.

García-Legaz también se refirió a la renegociación de la deuda que La Habana está llevando a cabo con sus acreedores del Club de París, entre los que figura España, discusiones en las que ahora se están tratando de "conciliar" las montos.

El funcionario señaló que las partes se han comprometido a completar la conciliación en las próximas dos o tres semanas, para solucionar "algunas discrepancias sobre los intereses de demora de los créditos que la Isla dejó de pagar" en los años noventa, durante el recrudecimiento de la crisis económica tras la caída del bloque socialista.

La intensa agenda de la misión empresarial y comercial española encabezada por García-Legaz incluyó entrevistas con el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca y el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas, además de con los titulares de los ministerios de Turismo, Industria, Construcción y Energía y Minas.

La delegación empresarial que acompañó a García-Legaz tenía previsto visitar el jeuves la Zona de Desarrollo Especial del Mariel, a la cual el gobierno de Raúl Castro intenta atraer inversiones.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Esto es deprimente.y el pueblo jodido y sin democracia.y todavia esclavo.y ahora los cerdos van a abrir mas hoteles con Mano esclava del siglo 21 es lo mismo que cuando llegaron en 1492.y los asquerosos dictadoress de cuba a dejarlos y quedarse con la mejor tajada y el pueblo de esclavo.por 20dolares.y los extranjeros con mas derechos que un ciudadano cubano.esto da pena realmente.

Imagen de Anónimo

Desde los '90 y ayudados por Felipe González, los empresarios españoles invadieron la isla, con billetes, como pasó hace ya más de 500 años en territorio latino americano.

Siempre tuvieron un poder de lobby muy fuerte. Eran los únicos con Cámara propia y lo mismo hacían "regalos" a vice ministros que a los hijos de Fidel. No es secreto. Y tal es así que en más de un explote salían expulsados empresarios italianos, alemanes, mexicanos... pero no españoles.

Consumidores de primera línea del jineterismo cotidiano - sólo detrás de los itálicos - supieron mantener las formas y por un buen tiempo ser los principales proveedores de Cuba hasta que llegaron los venezolanos y los chinos.

Imagen de Anónimo

¿Con quién los van a concretar? ¿Con los dirigentes de la seguridad del estado y del ejército que controlan las empresas estatales? Son los únicos que pueden "concretar" algo. Qué verguenza el tal Legaz de la FAES y de Aznar, haciéndole el caldo gordo a los "pepes" que van a Cuba a otras cosas inconfesables.  Si vergonzoso es el acuerdo de Obama con Raúl Castro, los herederos del gran Lojendio, los que fueron confiscados sin  derecho alguno a devolución, los grandes españoles a los que el castrismo robó todo lo que tenían sin expropiación, se están acordando en sus tumbas del sr. Legaz y compañía. ¿Saben que quiero que les ocurra? Ni más ni menos lo mismo que aquellos a los que conocí y que murieron en la pobreza. Ojalá que los Castro, en este último tramo de su existencia miserable, les apliquen a estos "pepes" de tres al cuarto, la misma regla que a sus antepasados. Y ojalá que yo lo vea.