Sábado, 1 de Octubre de 2016
23:57 CEST.
Economía

Raulismo y cuentapropismo: pugilato declarado

Uno de los últimos programas "Cuba Dice"de la televisión oficial se ocupó de la política de impuestos al sector cuentapropista y la inexistencia de una cultura tributaria en la población cubana debido a tantos años de estatismo paternalista. Sin embargo, el reportaje solo se enfocó en la "necesidad" que tiene el Estado cubano de que los cuentapropistas declaren una cifra de ingresos "creíble" de acuerdo a su actividad y los ingresos que la misma genera, según los cálculos fiscales.

En el reportaje se mostró el caso de un negocio familiar que, aprovechando resquicios legales como el de no pagar impuestos en los tres primeros meses de iniciar el negocio, utilizaron la artimaña de cambiar de titular cada trimestre para evadir el pago de impuestos durante todo un año. O el reclamo de los cuentapropistas de la Isla de la Juventud de que se les aplique una tasa de impuestos diferente al resto del país, pues los ingresos de los cuentapropistas de esa empobrecida isla son menores a otros pequeños negociantes de la capital u otra provincia de Cuba. Solo en el caso de este reclamo el trabajo periodístico dio una  respuesta oficial: la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) no tenía facultad para bajar los impuestos, aunque sí para subirlos. 

Por supuesto, el problema de la subdeclaración de impuestos al Estado es mucho más complejo y tiene múltiples aristas no abordadas por el reportaje oficial. A juicio de una gestora-cobradora dedicada desde hace un lustro a esta labor, el principal problema que tiene el sector cuentapropista hoy en Cuba es la inexistencia de un mercado mayorista estable, diversificado y con precios preferenciales. La ausencia de estabilidad, variedad y atractivos precios para las materias primas conlleva a que los cuentapropistas acudan al vasto mercado negro para adquirir a altos precios todo tipo de alimentos, piezas de repuesto para autos o cualquier producto necesario para su negocio. Estos gastos no pueden consignarlo  ante las autoridades tributarias y esto trae como consecuencia que el margen de ganancia se reduce considerablemente.

A estas difíciles condiciones se suma la cantidad de impuestos que debe pagar este sector y que llega hasta un 50% de la ganancia de los ingresos brutos anuales, onerosas tasas concebidas para impedir la expansión del naciente sector privado. Esas altas tasas hacen que muy raramente el cuentapropista declare realmente sus verdaderos ingresos pues de hacerlo los impuestos a su negocio se elevarían exponencialmente para impedir su crecimiento.

Todo ello ha conllevado a que la cantidad de subdeclarantes sea altísima y que las multas a estos "violadores" del fisco sean muy abultadas. El descontento de muchos cuentapropistas no se ha hecho esperar y se quejan del carácter depredador del Gobierno y su tarea de coartarle su ya limitada autonomía. Entre ellos está el dueño de una cafetería ubicada en la barriada de La Víbora, al cual le subieron el impuesto fijo de 400 a 1.000 pesos mensuales simplemente por tener su dirección personal en el municipio Plaza de la Revolución y haberse inscrito allí. Al reclamar esa arbitraria subida de cuota fija, la directora de la ONAT de Plaza solo pudo responder que así estaba establecido.    

Otro factor de importancia no menor es la falta de transparencia gubernamental con el destino del dinero recaudado. "Realmente no se sabe exactamente a qué se destinan los miles de pesos recogidos ni qué uso se le da", asegura un reparador de celulares de La Habana Vieja, quien se queja de las constantes visitas de inspectores a su pequeño taller.

Al estar muy mal concebidas y debido a sus profundas limitaciones, las reformas raulistas impiden la creación de riquezas y el nacimiento de una clase empresarial próspera.  Mientras las actuales condiciones continúen, la guerra por evadir el fisco persistirá, incluso en aquellos negociantes más honestos, imposibilitados en las actuales condiciones de mostrar una gestión más transparente.     

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Quien le dio dinero a Castro para comprar el yate granma? Quien pagó las armas? La clase media cubana. Elllos no quieren que otros le hagan lo mismo a ellos.

Imagen de Anónimo

Cuba tiene los impuestos mas altos del mundo. Lo normal es que los impuestos a las empresas no excedan el 30 porciento sobre ingresos. La historia de la humanidad ha demostrado que la empresa estatal es ineficiente y que la empresa privada es rentable, genera empleo, genera tecnología y desarrollo y brinda un servicio o produce bienes. O sea, con la empresa privada todo el mundo gana.

Imagen de Anónimo

 la ley tributaria socialista siempre tendrá como objetivos:-1- frenar el desarrollo de la capacidad empresarial independiente de los cuentapropistas,-2-utilizar la ingenuidad, indefension y el sometimiento de los cuentapropistas para el enriquesimiento de la cúpula militar mafiosa que gobierna el país,-3- tener controlados la gestion y la economia de los cuentapropistas bajo leyes tributarias que le permitan la asficia de su labor independiente en cuanto la cúpular miliatar mafiosa se lo proponga .

 solo la democracia puede garantizar una ley tributaria que promueva y proteja con transparencia la actividad laboral privada de los cubanos vivan donde vivan y defiendan las ideas políticas que defiendan . CENTRO DERECHA CUBANA 

Imagen de Anónimo

Cuba es lo peor del Socialismo y lo peor del Capitalismo. Los Castros han instaurado en nuestra isla salarios miserables y un mercado disfuncional con los cubanos sin libertades ni derecho y paralelamente precios altisimos incluso para productos básicos para las personas como alimentos.

Imagen de Anónimo

A los dictadores Castros y su camarilla de dinosaurios no les conviene que existan personas con independencia económica pues cuando una persona tiene independencia económica también tiene independencia política y es mas dificil controlarla. Las revoluciones son nutridas principalmente por la clase media y Fidel Castro lo sabe, por eso se aseguró de eliminar a la clase alta y a la media, el hizo a todos los cubanos pobres. Solamente él y sus allegados podían ser ricos.

Imagen de Anónimo

Ay niños que les pasa a ustedes. Para que creen ustedes que se hizo la revolución. Para que vivan la Pepa, los hijos de los patriotas que se sacrificaron en el Moncada, ellos son los que ahora recogen frutos, pero no del campo en el trabajo voluntario... no que va. En las galerias en París como el hijo del historiador de la Habana... en los negocitos que tiene en España el hijo de Ramirito. Para que Mariela decore su sala con maderas preciosas traidas de Brasil, tenga colecciones de pintura pertenecientes al patrimonio nacional en las paredes de su casa. ¿Y al pueblo..qué? Hambre miseria y patadas al que se atreva.

Imagen de Anónimo

Hace falta que alguien investigue cuanto paga de impuesto el hijo del Che por la compania de renta de motocicletas Harley Davidson que fundo, y cuanto pago en la aduana por importarlas, y cuanto paga por entrar las piezas de repuesto.

Preguntando desde los rascasuelos del daontaon de Jayalia,

El Mongo

Imagen de Anónimo

¿Por qué los cuentapropistas subdeclaran impuestos al Estado?Porque casi todo el mundo con empresa propia trata de eludir los impuestos.

Imagen de Anónimo

RC intenta entretener a la gente con algo e inventó esto de los cuentapropistas, que no es ni más ni menos lo que en muchos países ocurre con parte de los actores de la economía informal, sobre todo en América latina.

Pero no se puede subir en la escala del negocio. Los más grandes van para los familiares o amigos de RC. Por qué creen que su yerno maneja la ampliación del puerto de Mariel??

Imagen de EL BOBO DE LA YUCA

Este articulo es tan ingenuo, que da pena. A nadie le gusta pagar impuestos. En todas partes del mundo las empresas y las personas fisicas tratan de pagar "lo menos posible", sea "aprovechando resquicios legales" o simplemente sonegando. La  historia está llena de ejemplos en todos los tiempos (recordemos que Al Capone no fue preso por asesino, sino por sonegar impuestos).